Dario Herchhoren.— Hace pocos días se celebraron las PASO (Primarias abiertas simultaneas y obligatorias) en Argentina, que son algo así como tomar la temperatura política al país; y como se esperaba y auguraban todas las encuestas, el gobierno de Cambiemos (Macri) perdió las mismas por goleada.

Lamento decir que todos se equivocaron. La paliza fue de tal calibre que hasta los más optimistas de la oposición se asombraron ante ese triunfo enorme del peronismo.

Pero todo esto, que ha llevado algo de esperanza a los sectores populares, tiene una explicación; y vamos por ella.

¿Quienes son los Macri?

La familia de Mauricio Macri, tiene poco arraigo en Argentina. El es un hijo de inmigrantes de primera generación. Su padre Franco Macri había participado en algunas actividades políticas en Italia, y llegó a fundar un partido político, que con el devenir del tiempo se incluyó en el partido fascista de Benito Mussolini.

Pocos años después de ese acercamiento Franco Macri emigra a la Argentina, y se asocia a otro inmigrante húngaro de apellido Kadara, que tiene una fábrica de helados, que se venden en las calles, y que consistían en una barra de helado de chocolate insertada en un palito de madera, y que estaba envuelta en papel. Esos helados se vendían en forma ambulante mediante una «flota» de triciclos que manejaban unos empleados y ofrecían a voz en cuello. Tuvieron mucho éxito, tanto Kadara como Franco Macri ganaron mucho dinero con ello. Era durante el primer gobierno de Perón (1946-1952).

Macri finalmente se separa de su socio, y entra en sociedad con un industrial argentino de nombre Enrique Vera, que fabricaba botones metálicos para todos los uniformes de la administración pública (fuerzas armadas, ferrocarriles, correos, policia federal y de las provincias) donde realmente consigue amasar una enorme fortuna.

Conocí personalmente a Enrique Vera y fui compañero de estudios de su hijo Enrique quienes no dejaban de denostar a Franco por sus artimañas comerciales, y a quien tildaban de estafador. Pero es recién en los años 60, cuando Franco amasa una enorme fortuna, gracias a su sociedad con Enrique Vera. Este le facilita su entrada en el Club Italiano de Buenos Aires, un lugar muy exclusivo donde las grandes familias de la oligarquía, algunos de ellos de origen italiano se reunen, y hacen grandes negocios con el estado, en esos tiempos en manos de los militares golpistas, surgidos de la llamada «revolución libertadora» (el golpe contra Perón de 1955).

Ya a partir de ese momento, Franco Macri pasa a ser un industrial de éxito, y se hace con contratos para proveer al estado de diversos bienes y servicios. MIentras tanto, su hijo Mauricio cursa estudios en el colegio Cardenal Newman, colegio privado que mantiene un equipo de rugby, y donde se aprueban los exámenes casi sin estudiar.

Al finalizar sus estudios de bachillerato, el niño Mauricio ingresa en la carrera de Ingeniería en la Universidad Católica Argentina, lugar donde la gente «de bien», obtiene sus titulaciones con poco esfuerzo pero gracias a una billetera espléndida de los padres, que ven como sus cachorros hacen sus pinitos en el mundo de la empresa.

Mauricio Macri entra en la administración de las empresas de su padre, y bajo su tutela, comienza a volar solo. Es así como se hace con la presidencia del Club Boca Juniors, una institución muy antigua que le da popularidad, y gracias a ello consigue mediante elecciones y una enorme cantidad de dinero hacerse con el gobierno de la ciudad de Buenos Aires.

¿Cómo logra el gobierno de la Nación?

Los gobiernos de los Kirchner lograron renegociar la deuda externa argentina, y consiguieron de esa manera quitar el cepo que atenazaba el crecimiento del país. Se aumentaron en forma exponencial los salarios, se implementó una política inclusiva de los sectores populares, se otorgaron créditos blandos de para la industria y  se efectuó un control de las exportaciones y el valor de la moneda, mediante el Banco Central, que comenzó a supervisar las operaciones de cambio de moneda; y el estado recuperó las grandes empresas estatales que estaban en manos de particulares. La familia Macri era; y es todavía dueña del correo argentino al cual vaciaron, y ha sido condenada al pago de una cantidad sideral en concepto de indemnización. Esos fallos judiciales a la fecha no han sido ejecutados.

La clase media argentina

Si hay algo que caracterizó siempre a Argentina frente a otras naciones sudamericanas es la enorme extensión de la clase media, y su enorme peso político, mediático, económico y cultural,  contra el interior del país, en una verdadera guerra de clase, y auque los gobiernos peronistas y luego los Kirchner les favorecieran muchísimo nunca terminó de aceptar
esa  cercanía social. Pero  Macri ha proletarizado a la clase media, que fue el principal apoyo del macrismo.

Es evidente  que Macri mató a la gallina de los huevos de oro y esta vez, la clase media además de la clase obrera muy maltratada y diezmada han dado un triunfo enorme a la izquierda en Argentina.

Esto se verá en las próximas elecciones que se celebrarán en octubre próximo. A ver si esta vez la estúpida clase media argentina aprende la lección, y entiende que su futuro está junto a la clase obrera, y no junto a la oligarquía y el gran capital, que la invita a un banquete para el cual no tiene entrada.

1 COMENTARIO

  1. Lamento haber leído está noticia que carece de objetividad. Objetividad hubiera sido, que también se mencionaran las maravillas de la incorruptibilidad peronista y su pensamiento claramente primer mundista. Pero al no encontrar un equilibrio de tendencias en este artículo, es que reafirmo mi lamento en el tiempo perdido.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.