sábado, septiembre 26, 2020
Enlace externo

Guerra de Yemen: causas, consecuencias, balance de resultados (3).

Noticias populares

Una segunda cobaya humana que participaba en el experimento de la vacuna sufre graves efectos secundarios

La multinacional farmacéutica AstraZeneca, que desarrolla una vacuna contra el coronavirus con la marca comercial de la Universidad de...

«Un ejercicio de esterilización masiva»: médicos de Kenia encuentran un agente antifertilidad en la vacuna antitetánica de la ONU

Los obispos católicos de Kenia acusan a dos organizaciones de las Naciones Unidas de esterilizar a millones de niñas...

Niñas asesinadas por el ejército paraguayo tenían 11 años

Las niñas asesinados durante el operativo del Ejército paraguayo contra el grupo insurgente Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) tenían...

Hoy varios ulemas en Arabia legitiman religiosamente (con la ayuda de suras e interpretaciones de Ibn Tamiyya) la noción de «Gran Israel», es decir, la expansión territorial del país en cuestión desde el Nilo hasta el Éufrates, de acuerdo con los relatos bíblicos. Y es comprensible por qué el Mossad y los servicios de inteligencia saudíes se están llevando bien en este momento.

Nunca lejos de los barbudos moderados, Israel está discretamente presente en Yemen. En la Conferencia Ministerial de Varsovia sobre Paz y Seguridad en Oriente Medio, el Primer Ministro israelí, Benjamin Netanyahu, reveló un compromiso militar sobre el terreno desde el primer día en apoyo de la coalición. Esta guerra se negoció durante varios años entre Israel y Arabia Saudí para explotar las reservas de petróleo de la provincia yemení de Al-Jawf hasta Rub Al-Jali (llamado el Barrio Vacío), una zona que se extiende a ambos lados de Arabia y Yemen y que se extenderá a un proyecto conjunto en el Cuerno de África. Este socio no oficial de la coalición también tendría un personal común con Arabia saudí en Somalilandia. Según Haaretz, las empresas digitales, los traficantes de armas, los instructores de guerra israelíes y los mercenarios pagados por una empresa israelí son socios en la injerencia en Yemen. El periódico de Emiratos Árabes Unidos Al-Khaleej Online, con sede en Londres, publicó un artículo en septiembre de 2018 sobre el entrenamiento de mercenarios colombianos y nepaleses por parte del Estado hebreo en las bases de entrenamiento del desierto del Néguev (sur de Israel). Estos soldados fueron reclutados por Emiratos Árabes Unidos para la guerra en Yemen. Además de los intereses estratégicos, Israel está obviamente involucrado contra la presencia iraní a través de los huthíes. Es probable que Tel Aviv, que todavía está tratando de normalizar sus relaciones con sus vecinos, tenga un papel político y económico que desempeñar en un Yemen remodelado.

Mientras que antes Qatar estaba acostumbrado a alinearse con los intereses del imperialismo (Primaveras Árabes, Libia, Siria), sus posiciones cambiaron algo a principios de junio de 2017. Movilizada inicialmente en territorio yemení, Doha fue expulsada de la coalición imperialista-sunita y tristemente colocada en la mazmorra del desprecio junto a Irán. De hecho, Riad ha puesto en marcha un bloqueo marítimo y aéreo contra Qatar con el pretexto de apoyar el extremismo y el terrorismo (no se rían) y en este empeño cuenta con el apoyo de Bahrein, Yemen, Emiratos Árabes Unidos y Egipto. El principal objetivo son los vínculos entre Qatar y los Hermanos Musulmanes, ya que estos últimos son percibidos como competidores ideológicos y políticos por los países en cuestión, mientras que, como hemos visto, la coalición apoya a las facciones de Al-Islah, la rama yemení de la misma Hermandad Musulmana.

El nuevo eje de Oriente Medio

Esta ruptura diplomática puede ser costosa a medio plazo. Con Irán y Qatar compartiendo el yacimiento de gas más grande del mundo (reservas de unos 50.900 Gm3), el potencial para profundizar las relaciones entre estos dos países es inmenso. Si los dos países apoyaron a grupos opuestos en Siria, lo mismo ya no es cierto en Yemen. Combinemos este fenómeno con el acercamiento efectivo entre Qatar y Turquía desde diciembre de 2014 (firma de un acuerdo estratégico de defensa) y el deseo de adquirir sistemas de defensa S-400 rusos en territorio qatarí. Aquí se está desarrollando un nuevo eje en Oriente Medio. Todo esto beneficia a Rusia, que también tiene previsto producir el futuro S-500 en colaboración con Turquía, y supone un importante revés para el eje atlantista e israelo-saudí.

La posición estratégica del Yemen en la Península Arábiga, con el control del estrecho de Bab El-Mandeb, por el que pasa entre el 30 por ciento y el 40 por ciento del comercio marítimo mundial, es crucial. Por esta razón Estados Unidos está siguiendo el caso muy de cerca, antes de apoyar a Mohamed Ben Salman o la seudolucha contra la presencia de AQPA y el Califato Islámico en Yemen (cerca de 500 miembros en el lugar). Sobre este último punto, cabe señalar que los aviones teledirigidos estadounidenses han estado bombardeando grupos terroristas sobre el terreno durante diez años sin ningún éxito real. Seguramente una buena excusa para quedarse allí; como argumentó la Radio Televisión Suiza (RTS) a finales de mayo de 2019, «el grupo del Califato Islámico es una emanación de la CIA».

El interés de Estados Unidos en la posición terrestre y marítima de Yemen también está relacionado con el comercio chino-americano y la carrera estratégica hacia África; en Djibouti, frente a la costa yemení, hay una de las mayores bases estadounidenses en África y la única base china en el extranjero. Detrás de la coalición hay, por lo tanto, una rivalidad de emergencia saudí que todavía esconde detrás de ella una competencia chino-americana por el control de Bab El-Mandeb. Para Estados Unidos y Arabia saudí, un Yemen unificado fuera de su influencia les quitaría su ventaja sobre el estrecho de Bab El-Mandeb, un importante eje de presión contra sus competidores. Mientras que China mantiene sólo un papel diplomático como mediador en la guerra, los estadounidenses siguen a la ofensiva para preservar sus intereses.

Por lo tanto, Estados Unidos apoya a la coalición en términos de armas, inteligencia y operaciones dirigidas. Según el New York Times, a finales de 2017 se desplegaron fuerzas especiales estadounidenses (Boinas Verdes) en la frontera saudí con Yemen para ayudar a Riad a encontrar y destruir los depósitos de misiles de los rebeldes huthíes. El Comando Central de Estados Unidos (Centcom) llevó a cabo dos ataques en enero de 2019 contra Al-Qaeda en coordinación con lo que queda del gobierno yemení. Se llevaron a cabo en las provincias de Marib y Al-Baidhah y otras seis se llevaron a cabo en marzo en esta última. Oficialmente, estas operaciones no forman parte del apoyo a la coalición saudí.

No podemos hablar de política exterior en la región sin mencionar las múltiples publicaciones que pretenden balcanizar la Península Arábiga sobre criterios religiosos y étnicos (sunitas, chiítas, drusas, alauitas). La publicación de Robin Wright en el New York Times el 29 de septiembre de 2013 sigue siendo emblemática porque Yemen aparece cortado por la mitad y Arabia saudí cortada en 5 pedazos.

Fuente: MPR

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: