El llamado ‘calentamiento global’ es un mito seudocientífico.

393

Entrevista realizada en 2007 a Marcel Leroux, profesor emérito de Climatología, antiguo director del LCRE (Laboratorio de Climatología, Riesgos y Entorno) del Centro de Investigaciones Científicas, miembro de la Sociedad Americana de Meteorología y de la Sociedad Meteorológica de Francia.

Lo característico del clima es el cambio. Sin embargo, hay un discurso actual que afirma que los cambios actuales están llevando a un calentamiento global inevitable. ¿El estudio del pasado confirma esta interpretación?

No porque, a escala paleoclimática, los cambios han sido mucho más significativos de lo que nos dicen. Así, en África, durante el último máximo glaciar, es decir, entre 18.000 y 15.000 años antes de nuestra época, las temperaturas medias fueron 5°C más bajas que las actuales, el desierto se extendió considerablemente hacia el sur y el bosque casi desapareció, mientras que durante el óptimo climático del Holoceno, entre 9.000 y 6.000 años antes de nuestra época, las temperaturas eran 2°C más altas que las actuales y los bosques superaban con creces su extensión actual. En cuanto al Sáhara, recibió lluvias relativamente intensas, tanto de origen mediterráneo como tropical. Estaba salpicado de lagos y pantanos y los pastores lo visitaban, como lo demuestran los numerosos dibujos rupestres.

Después de perder la larga memoria paleoclimática, ¿no estamos perdiendo también nuestra memoria climática inmediata?

Hoy en día, la memoria es muy selectiva, porque olvidamos el otoño sorprendentemente frío de agosto de 2006 y nos apresuramos a olvidar el invierno de 2005-2006, que batió récords de frío o nevadas, o el invierno de 2000, cuando Siberia registró sus temperaturas más bajas y Mongolia pidió ayuda internacional. Por no hablar de África, que durante los años sesenta se benefició de precipitaciones superiores a lo normal. El área del Sahel retrocedió hacia el norte, haciendo recular al desierto. Al mismo tiempo, en el norte de Eurasia y Canadá, el bosque boreal y la agricultura se desplazaron hacia el norte. Luego, a partir de 1972, cuando se invirtió la tendencia, las precipitaciones disminuyeron drásticamente y el Sahel volvió a desplazarse gradualmente hacia el sur.

¿Debería la gente tener miedo del calentamiento predicho por algunos ‘expertos’?

Históricamente los períodos cálidos siempre han sido buenos, como por ejemplo al principio de nuestra era durante los años triunfantes de la República Romana y el Imperio. Durante la epopeya vikinga de Groenlandia y Norteamérica, entre 1150 y 1300, en Europa central y occidental prevaleció un óptimo climático que desplazó los cultivos, particularmente la vid, de 4 a 5 grados de latitud hacia el norte. El “dulce siglo XII” representa en la tradición escocesa una “edad de oro” con sus inviernos suaves y veranos secos. Luego, después de un descenso de la temperatura, se volvió a un período “caliente” conocido por los especialistas como el óptimo climático medieval, que favoreció, en particular, los largos viajes de descubrimiento.

Por el contrario, los episodios de frío se consideraron como “oscuros”, como el que después de 1410 rompió las relaciones con Groenlandia o el de la “Pequeña Edad de Hielo” entre 1600 y 1850, que alcanzó su mayor intensidad alrededor de 1708-1709, que Reaumur llamó “el año del gran invierno”, período durante el cual los glaciares alpinos alcanzaron una gran extensión, como lo demuestran en 1789 los “Cahiers de doléances” (*) de los agricultores chamoniardos cuyas praderas habían sido invadidas por el hielo. Por lo tanto, es ridículo que los medios de comunicación afirmen que el calor es sinónimo de calamidad, especialmente para las personas que, durante el invierno, sólo piensan en el verano, soñando con su jubilación para residir en el sur o en España, o incluso en Marruecos, es decir, ¡al sol! De esta manera, la “increíble suavidad” de diciembre de 2006 y la reducción de la factura de calefacción podrían ser presentadas por los medios de comunicación como desastres.

Usted sostiene que si el desierto del Sahara avanza no es por las razones que se suelen dar. Pero si se produjera un calentamiento global sostenido, ¿no sería de temer que nos tengamos que enfrentar a terribles desastres en África debido al aumento de las temperaturas?

La historia nos muestra que todos los períodos calurosos en África han sido períodos lluviosos, especialmente en la Edad Media, lo que permitió la época de prosperidad (entre 1200 y 1500) de los grandes imperios sahelo-sudaneses. En cuanto a la actual disminución de las precipitaciones en el sur del Sáhara, es todo lo contrario de un escenario de calentamiento, que desmiente claramente lo que afirma el IPCC (**). Cabe señalar que en los trópicos, las lluvias caen principalmente en la estación cálida.

Si se produjera un calentamiento, habría una mejora de las precipitaciones, pero actualmente no es el caso. El actual desplazamiento hacia el sur de la zona del Sahel, y por lo tanto del Sáhara, es del orden de 200 a 300 kilómetros y el fenómeno, que comenzó en los años 70, es similar al último máximo glaciar, entre 18.000 y 15.000 años antes de nuestros días, cuando el Sáhara se movía 1.000 kilómetros hacia el sur, no en un contexto de calentamiento de los polos sino, por el contrario, con un patrón de aumento del enfriamiento de los polos, lo que contradice una vez más el escenario infundado del IPCC (**), de los ecologistas y de los medios de comunicación.

Entonces, ¿cuál es la base de lo que ustede califica como el ‘mito’ del calentamiento global?

En 1988 Estados Unidos experimentó una dramática sequía con vientos de polvo, que recordaban a los años 30, los años de la “dust bowl” [bandeja de polvo], ilustrados por John Steinbeck en “Las uvas de la ira”. En junio de 1988 J. Hansen (de la NASA) presentó al Congreso una curva en la que, a los promedios anuales, sumó un promedio establecido en los últimos cinco meses que tuvo el efecto de aumentar artificialmente la curva térmica de Estados Unidos.

Este proceso deshonesto desencadenó entonces el “pánico climático” de larga duración ya preparado por los movimientos ecologistas, que condujo a la creación del IPCC (**) en 1989. A partir de esa fecha, el número de los llamados climatólogos, la mayoría de las veces autoproclamados o nombrados por los gobiernos, aumentó drásticamente. El clima se convirtió en la preocupación de las organizaciones ambientalistas, los llamados periodistas científicos, los medios de comunicación y los políticos. Al mismo tiempo, todo fue hiper-simplificado por los delegados nombrados por los gobiernos y calificados como “expertos” (es decir, políticos o politólogos) que redactaron, como en París en febrero de 2007, el “Resumen para los responsables de tomar las decisiones”. En esos encuentros, a base de simplificaciones y negociaciones, e incuso de mentiras vergonzantes, se orquestan los golpes mediáticos destinados a impresionar a la opinión pública.

De esta manera, en 1995 se introdujo sin debate científico la fórmula aún no probada de la “responsabilidad humana en el cambio climático”. Para entonces estábamos ya muy lejos del clima en sí. Pero así es como los políticos y los medios de comunicación suben el listón del calentamiento global catastrófico… ¡con la misma confianza y vigor que en los años setenta cuando anunciaron el regreso de una “nueva era glacial”!

Vayamos al efecto invernadero, si no le importa. ¿Debemos creer a los expertos y a los medios de comunicación cuando aseguran que el CO2 es el factor único del cambio climático y de todos los fenómenos meteorológicos?

El 95 por ciento del efecto invernadero se debe al vapor de agua. El dióxido de carbono, o CO2, representa sólo el 3,62 por ciento del efecto invernadero, 26 veces menos que el vapor de agua. Dado que el vapor de agua se produce casi al 100 por ciento de forma natural, al igual que la mayoría de los demás gases emisores (CO2 y CH4 o metano), el efecto invernadero es esencialmente un fenómeno natural. Sólo una pequeña proporción (el llamado efecto invernadero antropogénico) puede atribuirse a las actividades humanas, con un valor total del 0,28 por ciento del efecto invernadero total, incluido un 0,12 por ciento sólo para el CO2, es decir, una proporción insignificante o incluso completamente insignificante. Así que es estúpido afirmar que las tasas actuales nunca han sido tan altas desde… 650.000 años según la última afirmación. Especialmente porque los estudios paleoclimáticos no han revelado ninguna relación entre el CO2 y la temperatura. En resumen, no se ha establecido ninguna relación causal, físicamente fundada, probada y cuantificada, entre la evolución de la temperatura (ascenso, pero también descenso) y la variación del efecto invernadero por el CO2. A fortiori, no se demuestra ninguna relación entre las actividades humanas y el clima: el hombre no es en absoluto responsable del cambio climático.

Perdone una pregunta brutal: ¿se está calentando la Tierra, sí o no?

La llamada “temperatura media mundial” aumentó en 0,74° durante el período 1906-2005. Pero, sobre todo, los datos observados muestran que algunas regiones se están calentando mientras que otras se están enfriando. Algunas regiones se han enfriado, como el Ártico occidental y Groenlandia, mientras que otras se han calentado, como el Mar de Noruega y sus alrededores, a una escala anual de ±1°C y en invierno a ±2°C, durante el período 1954-2003. El espacio del norte del Pacífico está cambiando de manera similar con un enfriamiento sobre Siberia oriental, especialmente en invierno, y un fuerte calentamiento sobre Alaska y el Estrecho de Bering. Por lo tanto, es absolutamente inexacto afirmar que el planeta se está calentando. El “cambio climático” no es sinónimo de “calentamiento global” porque el “clima global” no existe. Además, y como acabo de decirle, el cambio climático no depende en absoluto del CO2, y el hombre no es en absoluto responsable de ello, excepto en el contexto limitado de las ciudades.

¿Qué hay que decir a quienes aseguran que hay importantes amenazas para el Ártico y la Antártida?

Que mezclan todo: clima, contaminación, ecología y ecologismo, desarrollo sostenible, primicias mediáticas, propaganda y hechos reales, a menudo distorsionados, política e intereses económicos (admitidos y no reconocidos). Por lo tanto, hay muchas inconsistencias, declaraciones gratuitas, imposibilidades físicas y mentiras descaradas.

Sin embargo, Groenlandia se está derritiendo y la Antártida se está desintegrando…

Es cierto que el hielo se derrite en las capas inferiores alrededor de Groenlandia, bañadas por el aire caliente del sur. Pero en 1816 y 1817, por ejemplo, fue posible alcanzar el Polo a lo largo de las costas de Groenlandia. Por otro lado, los satélites demuestran que la parte más alta de Groenlandia se enfría y se eleva 6 centímetros al año debido a las fuertes nevadas.

En cuanto a la Antártida, es particularmente estable e incluso se beneficia de un aumento de la masa glacial en su parte oriental. La Península Antártica es una excepción bien conocida por los climatólogos. Debido a su latitud y a la proximidad de los Andes, que canalizan vigorosamente el flujo ciclónico caliente y húmedo hacia el sur, las tierras bajas del sur están experimentando una notable evolución. Están cada vez más ahuecadas, mientras que su trayectoria es cada vez más meridional, y la temperatura del aire está aumentando. Así, como en las proximidades del Mar de Noruega (o en la región del Estrecho de Alaska-Bering), el calentamiento de la Península Antártica, falsamente atribuido por el IPCC al efecto invernadero, está controlado por una intensificación de la circulación de aire caliente y húmedo de fuentes tropicales lejanas hacia el Polo.

¿Cómo explica los cambios que se están produciendo en Europa?

Para responder a su pregunta de una manera que sea entendida por los no especialistas, digamos que en el área del Atlántico norte, mientras que el Ártico occidental se está enfriando y los sistemas de alta presión que salen del Polo son más poderosos, la afluencia ciclónica de aire asociada con las bajas lleva más aire caliente y húmedo de origen subtropical, incluso tropical, al Mar de Noruega y más allá. Como resultado, la temperatura aumenta y las precipitaciones (nevadas en la parte superior, sobre Groenlandia y Escandinavia) aumentan. A medida que la presión disminuye, las tormentas aumentan, con más depresiones llegando a latitudes más septentrionales. Dado que Europa occidental se encuentra en el camino de los ciclones del sur, también se beneficia de un calentamiento o incluso de un exceso local de lluvia.

Cabe señalar que en el Atlántico, la aglutinación anticiclónica (AA), comúnmente conocida como Pico de las Azores, es más potente y se extiende más hacia el sur, razón por la cual el Sahel atlántico, y en particular el archipiélago de Cabo Verde, está experimentando una sequía más pronunciada que en el continente vecino. El Mediterráneo, que extiende este espacio atlántico, es más frío y, por tanto, más seco en su cuenca oriental (como en Europa Central), mientras que la presión de la superficie también está aumentando. Este aumento de la presión, y no el CO2, es el responsable en nuestras regiones de largas secuencias sin lluvia (o nieve en las montañas) cuando la situación se mantiene alta durante mucho tiempo, o períodos de calor, o incluso olas de calor como en agosto de 2003.

Pero aún así, como se suele decir, ‘los glaciares están desapareciendo’

¿Por qué no decir que eran aún más pequeños en los Alpes en la Edad Media y que la longitud de su lengua glaciar depende hoy de su suministro de nieve antes del período actual? Esto es aún más cierto en las nieves de altura en el Kilimanjaro, otro ejemplo muy publicitado, cercano a los 6.000 metros, donde no es la temperatura (aquí por debajo de 0°C) la que ha variado, sino, como en otros lugares, las condiciones de las precipitaciones.

También se dice que habrá más y más ciclones y más violentos.

Los meteorólogos tropicales no están de acuerdo, pero no se les escucha… Incluso afirman que no se observa ninguna tendencia al alza. En cuanto al simposio sobre ciclones tropicales celebrado en Costa Rica bajo los auspicios de la Organización Meteorológica Mundial en diciembre de 2006, llegó incluso a la conclusión de que ningún ciclón puede atribuirse directamente al cambio climático. Chris Landsea, experto indiscutible en huracanes, prefirió renunciar al IPCC porque no quería contribuir a un proceso motivado por objetivos preconcebidos y científicamente infundados. Pero el daño causado por los ciclones ofrece imágenes tan “hermosas” a las revistas y a los noticieros de televisión… El ejemplo del “Katrina” es explotado descaradamente, mientras que la ruptura de los diques de Nueva Orleans fue un desastre que ya se había anunciado desde hacía mucho tiempo…

Hablando de catástrofes… Algunos medios afirman incluso que la Corriente del Golfo se detendrá…

Para que eso ocurra, el viento, que es el motor de las corrientes marinas superficiales, tendría que dejar de soplar, en otras palabras, todo el tráfico aéreo y oceánico se tendría que bloquear, lo cual es naturalmente inverosímil. También se dice que el mar está subiendo, pero ninguna curva lo prueba, excepto unos pocos centímetros hipotéticos (12 centímetros en 140 años), y ninguna tierra ha desaparecido todavía. Las predicciones, a menudo de carácter “hollywoodiense”, se basan en modelos climáticos cuya eficacia es muy debatida. En primer lugar, y esto es lo último para los modelos digitaless, por los propios matemáticos que consideran que los modelos utilizados son tan simples, burdos, empíricos y falaces que las conclusiones que se extraen de ellos no tienen valor predictivo.

¿Cuál es el futuro de la climatología en el clima actual políticamente correcto?

En lugar de trazar planes muy hipotéticos para el cometa 2100, la climatología, que ha estado en un callejón sin salida conceptual durante unos 50 años, debería, en cambio, tratar de contribuir eficazmente a la identificación de medidas apropiadas para la prevención y adaptación al clima en un futuro próximo. Porque el cambio climático -evolucionar constantemente forma parte de la naturaleza del clima- es muy real, pero es una contradicción con el escenario caliente que nos imponen actualmente, como lo demuestra el continuo aumento de la presión atmosférica en muchas regiones, incluida Francia. Este cambio en el clima no es el que predijo el IPCC. Pero los teóricos y modelistas prestan poca atención a la observación de fenómenos reales. Son las razones y los mecanismos de este cambio permanente los que deben ser seriamente definidos por la climatología. Al mismo tiempo, otras disciplinas, a las que sirve la mezcla de géneros y que no necesitan el ilusorio espantapájaros climático, podrán dedicarse eficazmente al control de la contaminación o al desarrollo sostenible.

(*) En Francia llaman “Cahiers de doléances” a una investigación emprendida entre los campesinos franceses poco antes de la Revolución de 1789 para conocer sus quejas.
(**) El IPCC es el organismo de la ONU que centraliza la información climatológica.

La Nouvelle Revue d’Histoire núm.31, julio-agosto de 2007, pgs. 15 a 18
https://www.dailymotion.com/video/x33184
https://www.youtube.com/watch?v=urcYfQ-5qb4

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.