La vida está volviendo a la normalidad en la mayor parte de Siria y casi no hay operaciones militares fuera de la provincia de Idlib.

En Damasco, tanto la feria internacional como la feria del libro, son un éxito ante la amenaza de sanciones impuestas por Washington. Una señal extremadamente importante del retorno a la normalidad es la drástica disminución de los ataques con morteros y los atentados.

Después del gobierno de Damasco, el jefe de la diplomacia rusa, Sergei Lavrov, también ha declarado que la guerra ha terminado. En el campo, ya no hay dudas. Sin embargo, persisten importantes desafíos.

El ejército sirio ha recorrido un largo camino. En más de ocho años de terrible guerra, ha perdido más de 100.000 hombres, miles de vehículos y decenas de aviones. Más de dos tercios de sus carros de combate han sido capturados o destruidos durante los combates. En medio de la confusión, dos fuerzas se salvaron, más o menos. La primera es la marina costera, cuyas unidades de superficie y buques han permanecido concentrados en la costa occidental. La segunda es la defensa aérea del territorio, cuyas unidades han sido reforzadas por los nuevos sistemas de armamento proporcionados por Rusia, Irán y Corea del norte.

Docenas de baterías de misiles SAM de la era soviética fueron blanco de los yihadistas para facilitar la creación de una zona de exclusión aérea y la intervención militar extranjera a través del aire.

Las fuerzas militares turcas y, por lo tanto, las de la OTAN penetraron en el extremo norte de Siria, seguidas de cerca por las fuerzas especiales de Estados Unidos. Los estadounidenses se instalarán principalmente en la base de Al-Tanf en el extremo oriental de Siria, en las fronteras con Irak y Jordania, antes de establecer campamentos a lo largo de las orillas orientales del río Éufrates.

Otras fuerzas de la OTAN se trasladaron a las regiones autónomas kurdas de Siria con el pretexto de crear milicias árabe-kurdas con el pretexto de luchar contra Al Qaeda y El Califato Islámico, dos organizaciones terroristas creadas y financiadas por los servicios especiales de los países hostiles a Siria.

Ankara no siguió ese círculo vicioso debido a la hostilidad histórica de Turquía hacia los nacionalistas kurdos y fue el primer obstáculo en la estrategia de guerra de los imperialistas, incluso antes del cisma en el Consejo de Cooperación del Golfo entre Riad y Doha, dos capitales que desempeñaron un papel clave durante la operación conocida como la “Primavera Árabe” y, más particularmente, en la financiación de los grupos yihadistas en Siria.

Estados Unidos tiene unos 30 campamentos militares al este del Éufrates y todavía controla la base estratégica de Al-Tanf. Los turcos están presentes militarmente en Idlib a través de una red de puestos de observación, pero también están muy inclinados a situarse más al este, más allá de Hassakah, donde se encuentran los kurdos, apoyados por el vecino Kurdistán irakí, en cuyo territorio operan las fuerzas de la OTAN, pero también una base de aviones teledirigidos israelíes.

Rusia mantiene sus dos bases en Hmeimim (fuerzas aeroespaciales) y Tartous (puerto naval y base militar) y tiene la intención de permanecer allí durante las próximas décadas. Moscú también está supervisando la reconstrucción del ejército sirio desde un núcleo duro que sobrevivió a la ola más violenta del conflicto.

En el suroeste de Siria, una gran parte del Golán sigue estando ocupado y anexionado por los israelíes y Damasco sigue reclamándolo como parte integrante de su territorio. La cuestión del Golán fue relanzada por la guerra en Siria, que cada vez era más difícil de presentar para los medios de comunicación internacionales como una simple guerra civil resultante de la represión de las manifestaciones populares. La guerra se convirtió rápidamente en un verdadero embrollo geoestratégico que implicaba no sólo a las potencias regionales sino también a todas las potencias mundiales.

Damasco afirma que quiere poner fin a la presencia militar extranjera no solicitada y, por tanto, ilegal, tan pronto como recupere la provincia de Idlib. Este deseo se opone al poder militar turco, pero sobre todo al de Estados Unidos.

Las poblaciones sirias que viven en zonas controladas por el gobierno están extremadamente insatisfechas con la política monetaria del gobierno. La libra siria está en caída libre y se cambia a casi 600 por cada dólar estadounidense. Los especuladores y los comerciantes, muy poco escrupulosos, siguen debilitando las escasas reformas económicas iniciadas por el gobierno.

La guerra ha creado una nueva clase de empresarios y nuevos ricos que han salido del vacío y cuyos métodos son similares a los de los grupos armados que han tomado las armas contra el Estado. Será muy difícil para el gobierno hacer frente a esta nueva clase de especuladores que sistemáticamente convierten la libra siria en dólares estadounidenses y sólo utilizan estos últimos en sus transacciones comerciales.

Como país agrícola autosuficiente antes de 2011, a Siria le resultará difícil volver a su estado anterior a la guerra. Además del terrible costo humano de la guerra, el país ha perdido decenas de miles de millones de dólares en infraestructuras: ciudades enteras han sido destruidas, carreteras dañadas, líneas ferroviarias saboteadas, fábricas enteras desmanteladas pieza por pieza, particularmente en Alepo, antes de ser transportadas a Turquía; centrales eléctricas destruidas o demolidas…

El mercado de la reconstrucción de Siria es uno de los principales retos de la lucha real y continua entre ciertas potencias con una influencia significativa en el Levante. Siria no sólo es un mercado prometedor, sino también la garantía de más de 200.000 millones de dólares estadounidenses en contratos a medio y largo plazo. De ahí la presión ejercida por Washington, pero también los intentos de negociaciones secretas de algunas capitales occidentales con el gobierno de Damasco.

La adjudicación de los primeros contratos para la reconstrucción de infraestructuras viarias y energéticas a empresas chinas y rusas y a una famosa empresa de consultoría norcoreana llevó a Washington a aumentar el número de sanciones impuestas a Siria y el número de soldados estadounidenses que operan en territorio sirio.

La guerra del imperialismo contra Siria ha sido derrotada, pero aún quedan muchos desafíos por delante para el gobierno de Bashar Al-Assad. Más que la liberación de Idlib, la reforma radical del sistema político y el diálogo político inclusivo son una necesidad absoluta. La paz social depende de la situación económica de un país que está devastado, pero que ofrece muchos activos y tiene un inmenso potencial. El apoyo de Damasco a la nueva iniciativa china de la Ruta de la Seda podría beneficiar finalmente a la economía siria. Los recursos del país estarán monopolizados durante mucho tiempo por la defensa y, más precisamente, para contrarrestar a Turquía en el norte e Israel en el sur. A menos que haya un acercamiento improbable con Riad o Doha.

En cualquier caso, la guerra ha alterado el equilibrio estratégico mundial, cambiando la estrategia en Oriente Medio y polarizando nuevas alianzas militares. El país ha sobrevivido gracias a las alianzas concluidas durante la época de Hafez Al-Assad, pero también gracias al sacrificio de una gran parte de sus fuerzas armadas. La resistencia de este país marca tanto el fracaso como el fin de los cambios de régimen por la fuerza o a través de la ingeniería del caos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.