1-O: El día que Catalunya le sacó la máscara al régimen.

Publicado:

Noticias populares

La violencia que desató el estado español a través del gobierno del PP, con la complicidad de Ciudadanos y del PSOE, tal día como hoy de hace dos años, iba mucho más allá de la represión al independentismo. Su objetivo también era enseñar a la disidencia al régimen del 78 el castigo que sufriría en caso de no aceptar las reglas del juego impuesta por esta especie de segunda parte del franquismo que padecemos. Sin anestesia y con todo el aparato mediático borbónico confabulado, vendieron que la violencia de aquel día era de los que iban a votar, la policía y la guardia civil eran -¡increiblemente! de los agredidos. Un caso que se estudiará no solo en las Facultades de Periodismo sino en los tratados de psiquiatría contemporánea: de cómo convertir el agredido en agresor sin importar que las imágenes digan otra cosa.

La España profunda (la misma que se muestra afectada por un insomnio perenne) compró la mentira con devoción mariana, era la continuidad del relato iniciado con el «a por ellos oé» de funcionarios del ministerio del Interior saliendo rumbo a Cataluña a salvar la patria bandera en mano y camino de los camarotes del célebre «Piolin». El nacionalismo español no se detuvo en argumentos menores como la presencia de urnas y gente intentando votar, y trató lo ocurrido aquel 1-O con la misma sinrazón que acostumbra, como si fuera la tropa que partía a matar infieles siglos atrás.

De la necesidad de mano dura al traidor nació Vox, pero también un desenmascaramiento de PP, C´s y PSOE, que debería ser suficiente para que las fuerzas populares y democráticas los sitúen (a los cuatro juntos) en la otra trinchera. Sin mentar Cataluña (o Venezuela) no tienen razón de ser más que por la defensa sus intereses burgueses de clase. Por eso, al mejor estilo imperial, se cogieron de la bandera para tapar toda la miseria que este capitalismo va vomitando. Empezaron poniéndola en los balcones y continúan usando la palabra «España» en esológanes electorales. El votante más primario, siempre dispuesto a tragar con montajes para la ocasión, es el objetivo.

Es lógico que el 1-O se vea en Cataluña como un jalón necesario en el camino a la autodeterminación. La experiencia vivida ese día enseñó que la independencia, al igual que el socialismo en cualquier zona del mundo, es siempre un parto doloroso.

Fuente: insurgente

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: