Joe Biden, un sicario de Clinton y los suyos

En tiempos de Obama, el vicepresidente Joe Biden se embolsó millones de dólares de extorsiones para endulzarse personalmente en Ucrania, desde 2014 un estado típicamente clientelar. Cuando se investigó este sórdido asunto, chantajeó a los ucranianos, utilizando su posición y el dinero estadounidense para obligar al gobierno de Kiev a despedir a su Fiscal General porque estaba metiendo las narices en sus corruptelas.

En lugar de hacer la vista gorda y abandonar a Biden, el Partido Demócrata quiere convertirlo en su candidato a las elecciones presidenciales del año que viene. Al mismo tiempo, con el Caso Biden deciden destituir a Trump por segunda vez.

La otra fue el Caso del Candidato Manchú: las conexiones de Trump con Putin, la injerencia rusa en las elecciones…

De todas estas manipulaciones de la “casta” de Washington, lo más destacable es la capacidad para darle a la vuelta a la realidad. Es realmente asombroso. Biden se había estado jactando en público de sus chanchullos, pero eso pasa desapercibido porque parece normal.

En una grabación de audio de Biden se escucha: “Les dije [a los dirigentes políticos ucranianos] que no iban a tocar los mil millones de dólares. Se lo repetí: ‘No les daré el dinero’. Iba a salir de allí unas seis horas más tarde. Los miré y les dije: ‘Me voy en seis horas. Si para entonces el fiscal no es destituido, no tendrán el dinero. Muy bien: el hijo de puta fue despedido y pusieron en su lugar a alguien que era sólido en ese momento”.

El gobierno ucraniano tuvo que cambiar al Fiscal General en seis horas porque Biden se lo ordenó y a cambio consiguieron 1.000 millones de dólares. La empresa petrolera Burisma fue el medio utilizado para transferir los sobornos a Biden, a través de su hijo Hunter Biden, cuya empresa, Rosemont Seneca Partners, recibió transferencias regulares a una de sus cuentas, generalmente más de 166.000 dólares al mes desde la primavera de 2014 hasta el otoño de 2015 de Burisma, un período durante el cual el vicepresidente Biden fue el encargado por la Casa Blanca de gestionar las relaciones con Ucrania y Rusia.

Biden hijo es una hijo de papá que, como es normal, no sirve para nada. Su preocupación en Kiev eran la coca y las chicas. El fiscal despedido, Viktor Shokin, asegura que le estaba investigando. Después de su despido el dinero continuó fluyendo de los bolsillos ucranianos a los bolsillos de Biden.

Biden reconoció el delito porque se consideraba intocable, lo mismo que Hillary Clinton y los demás del círculo de Obama.

A Trump se le ocurrió demandar a Biden por apropiación indebida y extorsión, lo cual fue una amenaza directa para el círculo de Obama y Clinton que se inventaron la explicación: Trump atacaba a Biden se postula para las próximas elecciones presidenciales, o sea, porque va a ser su contrincante.

El New York Times nos ha sorprendido relatando algunos otros chanchullos del círculo de Obama que, cuando estuvo en la Casa Blanca, permitió que la agencia nuclear rusa comprara una empresa minera de uranio llamada Uranian One. Como consecuencia de la venta, cierto dinero ruso fue a parar a la fundación de los Clinton. A su vez, la banda Clinton desencadenó la artimaña del Candidato Manchú.

En 2016, durante un debate electoral, Trump amenazó a Clinton asegurando que si llegaba a la Casa Blanca ella entraría en la cárcel. Un año después él tenía el cargo pero ella aún no había entrado; ni siquiera había sido acusada. La artimaña del Candidato Manchú había llegado a preocupar a Trump.

Ahora los Clinton vuelven a la carga y nos damos cuenta de que no lo sabemos todo sobre Ucrania. ¿Qué pasó realmente en 2014?, ¿qué ocurrió durante el Golpe de Estado?

Ucrania se había convertido en una colonia de Clinton y su banda, y Joe Biden era su virrey. Además de la cuestión personal (llenarse los bolsillos) se trató de poner al gobierno de Kiev contra Rusia y desatar una guerra civil en el Donbas.

A Biden en Kiev lo trataban como al emperador que era. Se sabe que participó en las reuniones del gobierno ucraniano y que alguna vez llegó a sentarse en la silla presidencial. Fue él quien dirigió la artimaña del Candidato Manchú con los hilos que les entregaron en Ucrania.

Por cierto, ¿se han enterado Ustedes de que todos los caminos conducen a Roma? Pues si no es así, enchufen su GPS porque verán…

Ucrania es la segunda sede de CrowdStrike, la empresa de seguridad informática que se encargó de llevar a Rusia ante los tribunales por su injererencia en las elecciones presidenciales. Su presidente, Dmitri Alperovich, es ruso y estadounidense a la vez, pero reniega de su origen. En los pasillos de Kiev se dice que construyó el Caso Manchú sobre la base de un único servidor, supuestamente utilizado para piratear al Partido Demócrata.

Por cierto, ¿se han enterado Ustedes de que el servidor desde el que entraron en los ordenadores de Partido Demócrata se encuentra en Ucrania?, ¿nadie se lo ha contado aún?

El servidor ucraniano se ha vuelto en contra de sus amos… esos mismos que patrocinaron la artimaña de la injerencia rusa en las elecciones.

Sabemos que el servidor se llama Alperovich y sospechamos que el amo es Biden.

Más información:
– La ideología dominante es como los zombis: nos persigue por más que se demuestre su falsedad
– Trump, el candidato manchú, y cómo los rojos se han apoderado de la Casa Blanca
– Los hilos que van del Kremlin a Trump pasan por WikiLeaks pero no conducen a ninguna parte
– Las mentiras llegan y se quedan para siempre
– El gobierno británico dirige a los medios en la campaña de intoxicación contra Rusia
– Espías y periodistas: se le atrapa antes al mentiroso que al cojo  

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.