domingo, septiembre 20, 2020
Enlace externo

China, Rusia e Irán, un poderoso trío estratégico.

Noticias populares

Vídeo: Convoy ruso se dirige hacia zona ocupada por EEUU en Siria

Conforme informaron el lunes medios locales, una caravana militar rusa se dirige hacia una zona en el noreste de...

Lukashenko agradece a Rusia el apoyo en contexto de la agresión externa

Según el medio, Lukashenko señaló que Bielorrusia se encontró cara a cara con la agresión del exterior y agradeció...

Sobre el Plan de rescate y sus consecuencias

Kike Parra.— Igual que ocurrió en el año 2008, la vieja socialdemocracia aposentada en el gobierno de España se...

A medio y largo plazo, China, Rusia e Irán formarán un poderoso trío si continuaran desarrollando sus vínculos para proteger juntos sus intereses estratégicos en el Océano Índico.

En un artículo publicado por The Daily Beast, el analista pakistaní de asuntos internacionales, Syed Fazl Haider, examinó el equilibrio de poder en el Golfo Pérsico y el Estrecho de Ormuz y escribe sobre el plan de Irán, China y Rusia de organizar maniobras navales conjuntas en la región. De hecho, la retirada de EEUU del noreste de Siria, la postura cada vez más clara de China en este tema y la ira anti-estadounidense de las poblaciones kurdas, árabes y de otro tipo en Oriente Medio marcan, entre otros eventos, una evolución sin precedentes en el Levante: “La debacle de EEUU y sus aliados en Asia Occidental da paso a una potencia emergente que es Irán y a una alianza de este país con China y Rusia.”

El autor recuerda que en los últimos meses, los países occidentales están perdiendo cada vez más confianza en la capacidad estadounidense de Trump debido a la creciente incertidumbre en sus elecciones políticas y militares en Oriente Medio. Como resultado, aparecen nuevos actores en el Golfo Pérsico y sus alrededores.

El domingo pasado, una delegación israelí asistió a una conferencia sobre seguridad marítima en Manamá, capital de Bahrein, celebrada con el apoyo de EEUU. Delegaciones saudíes y estadounidenses también participaron en este evento.

“Esta conferencia tuvo lugar en paralelo con un importante ejercicio marítimo multinacional patrocinado por CENTCOM (Comando Central de las Fuerzas Armadas de EEUU) y llamado IMX-19 en el Golfo Pérsico. La planificación de esta maniobra marítima involucró hasta 22 países. Las maniobras de IMX (Ejercicio Marítimo Internacional) son simulacros anuales que comenzaron en 2012 bajo la administración de Barack Obama, pero este año, después del ataque con drones de Ansarulá contra Aramco el 14 de septiembre, estos ejercicios tienden a ser importantes para sus organizadores.

De hecho, durante una visita a Riad el 29 de septiembre, el vicealmirante Jim Malloy, jefe del Comando Central del Ejército de EEUU, dijo: “Es esencial comprometernos con nuestros aliados regionales y trabajar estrechamente con ellos para mantener nuestro poder disuasorio conjunto”, en referencia a los ataques contra las instalaciones petroleras saudíes. ¿Pero no es eso un farol? A lo largo del verano de 2019, EEUU intentó crear una coalición marítima tras la interceptación del petrolero británico Steno Imepro; pero ni Riad ni Abu Dhabi quisieron participar. Así que ni la conferencia de seguridad de Riad ni el ejercicio IMX engañarán a nadie. No son los estadounidenses quienes podrían garantizar el tránsito de energía desde el Golfo Pérsico”, dice el autor.

“Pero mientras que la apatía es evidente en el campo estadounidense, en el campo opuesto, es decir, entre los iraníes y sus aliados chinos y rusos, reina un sentimiento contrario. Muchas señales indican que Rusia desea desempeñar un papel más activo en el Golfo Pérsico como parte de su creciente influencia en Oriente Medio.

“Una de las señales más claras llegó el mes pasado cuando Irán anunció que pronto participaría en ejercicios navales conjuntos con Rusia y China en el norte del Océano Índico. Esta información llegó poco después de que EEUU anunciara, tras los ataques contra Arabia Saudí, el envío de unos cientos de soldados para fortalecer la defensa del reino saudí. De hecho, este importante anuncio iraní de una maniobra naval conjunta con Rusia y China, algo nunca visto en el pasado, debe considerarse más estratégico que reactivo, dado el creciente desarrollo de los vínculos entre Teherán y Moscú. por un lado, y entre Teherán y Pekín, por el otro.”

Y el artículo agregó: “El contralmirante Hossein Janzadi, comandante de la Marina iraní y el almirante Nikolai Anatolevich Evemenov, comandante de la Marina rusa, firmaron a finales de julio un Memorando de Entendimiento sobre la expansión de las relaciones bilaterales. A principios de octubre, Moscú confirmó los preparativos para un ejercicio naval conjunto con China e Irán en el Océano Índico. El 30 de septiembre, el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, dijo al Club de Discusión Valdai en Sochi: “La República Popular de China, Irán y nosotros estamos preparando ejercicios navales para luchar contra terroristas y piratas en esta parte del Océano Índico”.

El artículo analiza más a fondo la participación de China en estos ejercicios Irán-Rusia, una participación que también tiene un significado muy especial: “Según algunos analistas, China puede no tener realmente la intención de participar en los conflictos actuales entre Teherán y Washington, pero no puede permanecer neutral, ni quiere hacerlo, ya que Oriente Medio es vital para la economía china”. El analista militar chino Song Zhongping dijo al South China Morning Post que la “flota de escolta” de China frente a la costa de África está tratando de ampliar su alcance al norte del Océano Índico y el Estrecho de Ormuz, “una vía marítima importante para la transferencia de petróleo de Oriente Medio a China”.

Desde este punto de vista, ¿son los ejercicios navales conjuntos de Irán, Rusia y China parte de una estrategia de “defensa activa” contra un posible ataque estadounidense contra la República Islámica de Irán? El Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) ha demostrado en las últimas semanas una nueva estrategia militar iraní conocida como “resistencia activa” e Irán parece muy sutilmente haber atraído a sus aliados a la misma. Esta maniobra es un mensaje “calibrado” que Irán envía a sus oponentes en un momento en que EEUU aplica su política de “máxima presión” contra Teherán. Eso es por lo que Irán ha logrado crear su propia coalición y no menos importante. De hecho, con estos ejercicios navales conjuntos, Irán demuestra que, a pesar de las presiones económicas, tiene importantes socios políticos y militares.

Según el autor del análisis de Daily Beast, el presidente ruso Vladimir Putin está centrando, por el momento, su atención en la situación en Siria, después de reunirse con su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan. Sin embargo, a medio y largo plazo, China, Rusia e Irán formarían un poderoso trío si continúan desarrollando sus relaciones para proteger conjuntamente sus intereses estratégicos en el Océano Índico.

El concepto de seguridad colectiva en el Golfo Pérsico, que había sido introducido por Irán, fue retomado en julio de 2019 por Moscú. El concepto estipula la organización de una conferencia internacional sobre seguridad y cooperación en el Golfo Pérsico, que luego conducirá a la creación de un bloque de seguridad y cooperación en la región, con la participación de los países ribereños y sus socios extrarregionales.

China aprobó este concepto en julio. “Damos la bienvenida a esta iniciativa y también deseamos fortalecer nuestra cooperación con todas las partes interesadas, desarrollando nuestra coordinación y comunicación con ellas”, dijo la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying.

Rusia y China, miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, continúan sus intercambios con Irán y desafían las sanciones unilaterales de la administración Trump contra Teherán. Los dos países anunciaron que fortalecerían su participación en los proyectos de energía e infraestructuras de Irán.

En lo que respecta a China, Pekín considera a Irán como un eslabón estratégico en su iniciativa del Cinturón y la Ruta o la Nueva Ruta de la Seda. Al mismo tiempo, China e Irán acordaron fortalecer la cooperación bilateral en defensa y cooperación militar en 2016. En agosto de 2019, el ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Mohammad Yavad Zarif, viajó a Pekín para para hablar de esto con su homólogo chino, Wang Li. Además, a China le gustaría diversificar sus importaciones energéticas y quiere aumentar sus adquisiciones de petróleo iraní.

En conclusión, el autor del análisis publicado por The Daily Beast señala que la crisis actual en el Golfo Pérsico es un resultado directo de la retirada unilateral de Donald Trump del Plan de Acción Global Conjunta sobre la energía nuclear civil de Irán y el restablecimiento de las sanciones económicas de Washington contra Teherán, lo que ha resultado en un mayor acercamiento entre China, Rusia e Irán como socios estratégicos.

Fuente: Press TV

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Venezuela denuncia “informe fantasma” ligado al Grupo de Lima

En Venezuela continúa la denuncia el uso de derechos humanos como mecanismo para poner bajo cuestionamiento las próximas elecciones parlamentarias de diciembre revelando la...

Le puede interesar: