Gordon Duff.— Cuando Estados Unidos se “retiró” de Siria, Donald Trump anunció que había tomado el petróleo sirio de Califato Islámico y lo estaba protegiendo. Otros anuncios indicaban que Estados Unidos dejaba allí a 500 soldados y que se moverían con armamento pesado, lo que estaba muy fuera del marco de los acuerdos con Rusia y constituía una clara violación de la soberanía de Siria.

También se anunció que hasta 400 contratistas militares privados también estarían estacionados allí.

Cuando Trump anunció que en algún momento Estados Unidos y sus aliados kurdos habían desalojado al Califato Islámico, nunca nos informaron de que previamente Estados Unidos había operado militarmente en esa región o cerca de ella.

Era una mentira descarada, una de las miles de Trump, pero no la única. Estados Unidos ha sido acusado una y otra vez de proteger las bases del Califato Islámico en la región. Además, Estados Unidos ha utilizado repetidamente su poder aéreo como “coalición” para atacar no sólo a las fuerzas sirias, sino también a las fuerzas rusas que intentan atacar a las unidades del Califato Islámico en la región y en sus alrededores.

Los comandantes de los servicios de inteligencia rusos y sirios, con los que hablé, confirmaron que las bases estadounidenses en los campos petrolíferos sirios y sus alrededores coexistían con las formaciones del Califato Islámico vecinas y que había amplias pruebas de que Estados Unidos y el Califato Islámico habían cooperado estrechamente.

Luego, por supuesto, tenemos las historias, especialmente de Irak, de que Estados Unidos había transportado y reabastecido regularmente a las unidades dell Califato Islámico, pero esas historias no iban acompañadas de vídeos y podían ser ignoradas.

Detrás está la larga historia de los robos de petróleo en la región, pero primero nos referiremos a las recientes declaraciones del Presidente Assad, quien dijo que Turquía, bajo Erdogan, había robado miles de millones de activos sirios, fábricas enteras, petróleo, trigo, antigüedades y mucho más.

He revisado los listados existentes con el Dr. Najm, entonces Ministro de Justicia, que ahora es profesor de derecho en Damasco y columnista de Veterans Today. Hemos descubierto una red de ONG falsas en Turquía y el Líbano, algunas dirigidas por Estados Unidos y otras por Gran Bretaña, que entraban y salían libremente de Damasco bajo protección, después se adentraban en zonas más amplias y cruzaban las líneas para entrar en el territorio de Al-Qaeda y el Califato Islámico.

Desde allí recogen información sobre las mercancías y organizan su tránsito a Europa, Israel y Estados Unidos para subastarlas, por arte y antigüedades, o para enriquecer a políticos poderosos.

Luego, por supuesto, está la cuestión del petróleo. Cuando las fuerzas aeroespaciales rusas descubrieron que Estados Unidos no sólo había ignorado, sino que también había protegido hasta 20.000 camiones de petróleo que habían saqueado los campos petrolíferos del norte de Irak y el este de Siria, vimos la continuidad de la política estadounidense que se remonta a 2004.

En ese momento, Alex Powers, editor en jefe de Veterans Today, supervisaba la producción de petróleo iraquí en nombre del comandante de ocupación Paul Bremmer.

Conocía a Alex desde hacía tiempo, porque habíamos trabajado en “proyectos” del Pentágono. Cuando hablé con él la semana pasada, revisando esta historia y los acontecimientos recientes, me recordó que hubo un acuerdo privado con representantes de Bush, muchos de los cuales eran leales a Israel, para compartir las ganancias del petróleo robado en Irak y enviado por oleoducto.

El petróleo iraquí fue identificado y enviado como si procediera de Azerbaián. El método consiste en utilizar lo que se denomina un “cerdo”, un flotador electrónico móvil que separa diferentes cargas de petróleo dentro de un mismo oleoducto.

También hablé con el jefe de la oficina de Veterans Today, Jeffrey Silverman, quien me dijo que lo mismo seguía ocurriendo, cubriendo miles de millones de dólares en petróleo robado en Irak, mientras que todavía era posible hasta que Rusia lo detuviera, pero continúa hasta el día de hoy desde Siria, usando “cerdos” bajo la cobertura de empresas azerbayanas que trabajan con British Petroleum y Exxon.

Entonces me vino a la mente la declaración de Trump sobre “asegurar el petróleo”. Nuestras fuentes nos dicen que las empresas estadounidenses han estado operando dentro de Siria desde el principio, en asociación con el Califato Islámico, llevando petróleo a Turquía a través de oleoductos y desviado de Turquía identificado como petróleo de los campos petroleros de Bakú.

Esto significaría que desde 2004, con una breve pausa, Estados Unidos han estado robando petróleo de Iraq, y ahora de Irak y Siria, siempre bajo la ocupación militar.

Esto sugiere que las operaciones de Al-Qaeda y Califato Islámico en Irak y Siria fueron una ocupación militar estadounidense por razones criminales.

La evidencia es abrumadora.

Peor aún, Trump acaba de admitirlo abiertamente y, hasta ahora, no se puede hacer nada fácilmente para remediarlo, a menos que Siria decida enfrentarse a Estados Unidos militarmente.

Trump tiene dos razones para hacer lo que hace. Una de las acusaciones es que él se beneficia personalmente del robo de petróleo y otros productos básicos, como el trigo, mientras que el pueblo sirio está condenado a morir de hambre.

Es obvio que “asegura” los campos petrolíferos contra las fuerzas sirias que están a sólo unos kilómetros de distancia, protegiéndolos para la asociación Califato Islámico-Washington que ha enriquecido a un grupo de criminales durante años.

Evidentemente, esto ha puesto a Rusia en una situación difícil. Esta criminal y absurda violación de la soberanía siria se basa en mentiras absurdas y confesiones virtuales porque Estados Unidos ha estado operando desde 2001 como un “estado criminal” en Irak y Afganistán. Pero, ¿sólo entonces?, ¿cuánto petróleo han robado a Libia?

Cuando se busca un modelo, hay que mirar a Afganistán. Cuando Estados Unidos entró en el Afganistán, la producción de opio estaba prácticamente erradicada. Ahora Afganistán produce, bajo la égida de Estados Unidos, como parte de los esfuerzos financiados por USAID, el 95 por ciento del opio del mundo. Tres años después de la invasión, Afganistán estaba produciendo opio procesado, construyendo centros de tratamiento en la provincia de Helmand y transportando el equipo y los productos químicos necesarios a Afganistán a través de Karachi (Pakistán).

Me enteré de ello en entrevistas con el general Pasha, entonces Director General de los servicios de inteligencia de Pakistán, cuando me reuní con él en 2011. Sus fuentes en Afganistán, por supuesto, son considerables. Las exportaciones de opio sólo son posibles por vía aérea y solo Estados Unidos tiene capacidad aérea en Afganistán, Europa Occidental y, naturalmente, Estados Unidos. Pero también se exportan por camión pasando por Tayikistán y por el norte, como parte de un programa de la CIA para introducir la mayor cantidad de heroína posible en Rusia.

Hemos identificado a los autores. Podemos probar los crímenes. Lo que no tenemos es la autoridad para hacer cumplir el derecho internacional contra una conspiración criminal que controla al ejército más poderoso del mundo.

https://journal-neo.org/2019/10/27/something-stinks-in-syria-s-oil-fields/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.