Imagen Ilustrativa | REUTERS/Yves Herman

Trinity Pittman, una mujer de Palmeto (Georgia, EE.UU.), fue acusada de asesinar a su hijo de 20 meses, a quien presuntamente habría golpeado repetidamente como castigo por ensuciar su pañal. Según medios locales, la madre llevó a su hijo Connor a la sala de emergencias del Hospital Piedmont Newnan’s, el pasado viernes, aseverando que el pequeño había sufrido una caída desde un trampolín.

Al darse cuenta de que las lesiones que presentaba Connor eran incompatibles con la historia, el personal médico decidió dar aviso a las autoridades, que detuvieron a Pittman, de 23 años, para investigaciones.

Finalmente la madre confesó haber golpeado en repetidas ocasiones a Connor, quien además cayó al suelo, golpeándose la cabeza. Aunque el pequeño fue luego trasladado a un hospital infantil en Atlanta, la capital del estado, falleció horas después, por lo que ahora la mujer enfrenta cargos de asesinato, además de crueldad infantil.

Luego de golpear al niño, Pittman se dirigió a su trabajo, dejándolos a él y a otro hijo de cuatro años bajo el cuidado de su novio, Jeremy Davis, de 24 años. Horas después el novio llamó para informar que Connor se había despertado vomitando y presentaba problemas para respirar, debido a lo cual fue llevado a emergencias.

La autopsia evidenció las lesiones que presentaba el niño: hemorragias internas en la cavidad abdominal, pulmones llenos de líquido, mandíbula rota y hemorragia cerebral. También mostró indicios de lesiones anteriores.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.