El presidente de Bolivia, Evo Morales, afirma que el país está enfrentando un golpe de Estado que, seguramente, con el apoyo del pueblo podrán derrotar.

“Los que dicen ‘fuera Evo’, es golpe de Estado. Estamos enfrentando el golpe de Estado, pero estoy seguro que con el apoyo de ustedes y del pueblo boliviano vamos a derrotar a los golpistas”, ha aseverado este miércoles el presidente indígena, apuntando que algunos grupos promueven la discriminación en diferentes ciudades y que hay sectores que no le quieren, aunque indicando que “no es todo Bolivia”.

Tras las elecciones del pasado 20 de octubre, el candidato presidencial de la opositora alianza Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa, pidió “protestas permanentes” hasta que se confirme la segunda vuelta de las elecciones. Desde entonces, distintos rincones en el país suramericano han sido escenario de protestas violentas en rechazo a lo que consideran una manipulación de los comicios.

Morales ha negado que se haya producido fraude en las elecciones y ha asegurado que llegó a la jefatura del Estado gracias a la verdad y a la honestidad, diciendo que no tiene por qué mentir y engañar, pero, ha señalado, “la oposición no quiere reconocer el voto rural” y ha manifestado: “Si dicen que hay fraude que hagan un control, que hagan una auditoría. No tengo nada que ocultar. Nosotros nunca ganamos con fraude o con mentiras”.

Asimismo, el líder del gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS) ha reiterado y enfatizado la disposición de su Ejecutivo a la realización de una auditoría internacional a los resultados de estos comicios, ya que nunca ha ganado con fraude y solo es la oposición la que no acepta que su Administración gobierna “mejor que otros”.

Ante la arremetida opositora contra la transparencia de las elecciones generales, Morales convocó a la comunidad internacional a realizar una auditoría para verificar los resultados de los comicios. El martes, Mesa indicó que aceptaba que la Organización de Estados Americanos (OEA) realice una auditoría a las elecciones del 20 de octubre, tras el pedido que hizo el Gobierno boliviano, y anticipó que confirmará sus denuncias de un supuesto “fraude”.

En este sentido, Morales ha recordado que antes de los comicios los opositores habían dicho que, “si Evo gana, vamos a desconocer” y ha cuestionado que, si era un candidato ilegal, “¿por qué ocho partidos se presentaron?” en las elecciones presidenciales, para luego asegurar que “ellos quieren que estemos llorando, tenemos que tener fuerza, unidad, para enfrentar nuestro proceso de cambio”.

En otra parte de sus comentarios, el mandatario boliviano ha afirmado que “la historia se repite”, pues “durante la colonia intentaron eliminar los movimientos indígenas” para también condenar, después, la violencia convocada por los perdedores, en particular Mesa, y agregar que en algunos lugares no quieren que el país boliviano se desarrolle.

De acuerdo con el cómputo oficial de las elecciones del 20 de octubre, el Movimiento Al Socialismo de Morales ganó con el 47,08 por ciento de los votos válidos y una diferencia de 10,5 puntos respecto a Mesa, con lo cual el presidente boliviano fue reelegido en primera vuelta, quedando descartada una segunda ronda.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.