Kenzo Tribouillard/Pool / Reuters

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, se mostró insatisfecho por el llamado que las Naciones Unidas realizó el pasado 8 de noviembre para que su país ponga fin al bloqueo económico de Cuba.

Este alto cargo de EE.UU. estimó que esa iniciativa de la ONU fue «una distracción» que le resultó «triste» porque «hace daño al orgulloso pueblo cubano» y destacó que los estadounidenses se sienten «honrados» de haberse unido a sus «amigos Brasil e Israel» para «defender los derechos humanos» de esas personas.

Pompeo consideró que «el potencial de Cuba no se comprenderá hasta que el régimen de los Castro deje de administrar mal la economía y de reprimir al pueblo cubano».

En la 28.ª sesión que la Asamblea General de la ONU celebró este jueves se votó a favor del informe que Cuba presentó para acabar con el estadounidense. Un total de 187 países se manifestaron a favor, mientras que EE.UU., Israel y Brasil votaron en contra y Ucrania y Colombia se abstuvieron.

Durante su intervención, el canciller cubano, Bruno Rodríguez, afirmó que las medidas punitivas de Washington provocan «daños incalculables» a las familias cubanas y esa «violación flagrante, masiva y sistemática» de los derechos humanos y supone «un acto de genocidio».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.