El presidente Evo Morales, El Alto, Bolivia, 9 de noviembre de 2019.Manuel Claure / Reuters

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha catalogado los sucesos de violencia registrados en Oruro y Chuquisaca —que dañaron considerablemente propiedades de funcionarios— como parte de un golpe de Estado.

En las últimas horas, los gobernadores de esos dos departamentos, así como el alcalde de Oruro y la propia hermana del mandatario, Esther Morales, sufrieron saqueos e incendios en sus inmuebles por parte de manifestantes.

«El plan de golpe fascista ejecuta actos violentos con grupos irregulares«, denunció este mandatario a través de Twitter, en donde abogó por preservar «la paz y la democracia».

Entretanto, ABI informa que Morales ha convocado «de manera urgente e inmediata» a los partidos que obtuvieron asambleístas en las pasadas elecciones con la finalidad de entablar un diálogo para «preservar la vida de nuestros hermanos y hermanas».

Incendios y saqueos

Varias personas prendieron fuego a mobiliario y equipos del canal de radio y televisión Mega propiedad del exalcalde de Oruro, Saúl Aguilar Torrico, quien previamente renunció a su cargo e hizo un llamado a celebrar nuevas elecciones.

Apagan el fuego #Radio_TV_Mega

Gepostet von La VOZ de ORURO am Samstag, 9. November 2019

El gobernador del departamento de Oruro, Víctor Hugo Vásquez, sufrió daños análogos en uno de sus inmuebles.

Los manifestantes responsabilizarían a este político de organizar un ataque contra integrantes de una protesta antigubernamental.

Además de Esther Morales, el gobernador de Chuquisaca, Esteban Urquizu, denunció «un atentado» contra su domicilio.

Asedio a medios estatales

Horas antes, empleados de los medios estatales Bolivia TV y Radio Patria Nueva, así como integrantes de la emisora sindical CSUTCB, fueron desalojados de sus instalaciones en La Paz.

Además de interrumpir la señal de esos medios, los participantes en la protesta restringieron la libertad de movimiento de los afectados: encerraron con candados a los trabajadores de esos medios estatales y ataron a un árbol al director de la radio sindical, José Aramayo.

Evo Morales, también miembro de un grupo sindical, arremetió contra estos intentos de  «acallar la prensa» que considera destinados a derrocar su Gobierno: «Dicen defender la democracia, pero actúan como en dictadura«, indicó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.