Aún no ha llegado el invierno y dos tercios de los Estados Unidos, más de 200 millones de personas, se han visto sorprendidos por una ola de frío polar. Chicago y los Grandes Lagos se han visto cubiertos por una intensa nevada que ha obligado a suspender varios vuelos, después de que un avión se saliera de la pista de aterrizaje, sin mayores consecuencias.

Se espera que se batan récords de frío en un centenar de estaciones meteorológicas con temperaturas de unos -15º C, desde el sur de Canadá hasta Texas. La ola de frío podría significar temperaturas de hasta 30 grados por debajo del promedio, según el meteorólogo de CNN Taylor Ward.

El récord nacional ha sido de -26º C, en Cotton, Michigan, pero se han batido récords en todo el país. Los 19º F de Washington son -7,2º C, los 9 de Indianapolis, -12º C. Pittsburgh también ha batido su récord.

Al menos cinco personas han muerto en accidentes de tráfico relacionados con el hielo, según CBS News.

La ciudad de Chicago ha abierto centros para acoger a las 86.000 personas sin hogar que pueblan sus calles.

Los expertos comparan esta ola de frío con la de 1911 que congeló el país desde el este de las Montañas Rocosas y que terminó abruptamente marcando records de temperaturas cálidas. Estas dos olas de frío comparte prácticamente el mismo patrón.

Los Grandes Lagos, que han comenzado a congelarse tendrán más nieve a partir del viernes.

Debido a la ola de frío y a las temperaturas excepcionalmente altas que se viven en Siberia se da la circunstancia de que estos días los estados de Illinois o Wisconsin -y la mayor parte de Estados Unidos- tienen las mismas temperaturas que el Océano Ártico en Siberia oriental.

El mes pasado ya fue excepcionalmente frío al este de las Montañas Rocosas y en enero fallecieron 12 personas murieron a causa de otra ola de frío polar.

Naturalmente, los seudocientíficos han saltado a la palestra para atribuir el enfriamiento al calentamiento. Su “ciencia” es así: si suben las temperaturas es por culpa del calentamiento y si bajan también.

El mes que viene la cumbre de Madrid contra el calentamiento promete convertirse en uno de esos esperpentos a los que nos tienen tan acostumbrados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.