El representante permanente adjunto de Rusia ante la ONU, Dimitri Polianskiy, llamó el viernes a todos los países que tengan un interés realmente genuino, a sumarse a los esfuerzos para reconstruir Siria.

Al intervenir en el Consejo de Seguridad, el diplomático ruso se refirió al trabajo de Moscú y de Naciones Unidas para llevar la paz a ese país del Medio Oriente.

En estos momentos, recalcó, debemos apoyar la reconstrucción en Siria y urge abordar la cuestión humanitaria sin politizarla.

Asimismo, destacó la necesidad de eliminar las sanciones económicas contra Siria y se refirió a los programas posconflicto que se desarrollan ahora.

La situación en Siria avanza hacia la normalización, la mayor parte del territorio ya está en control del Estado, pero la amenaza terrorista crece en las zonas que no están bajo el dominio de Damasco, observó el diplomático ruso.

Además, subrayó, es necesario que la cuestión humanitaria no impida la lucha contra los terroristas y la defensa a la población civil de los ataques de esos grupos extremistas.

Polyanskiy denunció que Estados Unidos aparece en Siria para saquear el petróleo de ese país: ese es el verdadero interés de su presencia ilegal en el territorio levantino, apuntó.

Hay que liberar a Siria de esa presencia ocupación ilegal, como ocurre en Idleb, donde se desarrolla ?además? un peligroso experimento para cambiar la demografía del lugar, alertó.

El representante ruso insistió en la importancia de garantizar el regreso seguro de los refugiados, y de las actividades en función de ello, como la reapertura de centros educativos y la reanudación de actividades productivas

Por su parte, el coordinador de ayuda de emergencia de la ONU, Mark Lowcock, también habló de la situación en Idleb, donde la agrupación terrorista Hayat Tahrir al-Sham (HTS) mata a los civiles y realiza ataques a su infraestructura, dijo.

En numerosas ocasiones, la representación de Siria ante la ONU ha denunciado ante el Consejo de Seguridad la politización de los asuntos humanitarios cuando se trata de su país, y cómo se ignora la urgencia de luchar contra el terrorismo, que es la principal amenaza.

Hace nueve años estalló el conflicto en esa nación levantina, en buena medida como resultado del interés de Occidente y sus aliados regionales de imponer un cambio de régimen y derrocar al presidente Bashar Al Assad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.