Los tanques israelíes en los ocupados altos del Golán, 12 de noviembre de 2019. (Foto: AFP)

La AGNU reafirmó el viernes por una abrumadora mayoría la soberanía de Siria sobre los altos del Golán y sus recursos, exigiendo que las autoridades de Israel dejen de explotar, dañar, malgastar, agotar o poner en peligro sus recursos naturales.

Tal posición se expresó vía una resolución aprobada por el Comité Económico y Financiero (Segunda Comisión) de la Asamblea General, con 156 votos a favor, 6 en contra y 14 abstenciones.

Dicha resolución pide al secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, que presente en la 76.ª sesión de la Asamblea General un informe sobre la implementación de la resolución incluyendo el efecto acumulativo de la explotación, la destrucción y el agotamiento de los recursos naturales por parte de Israel en los ocupados altos del Golán.

La delegación permanente de Siria ante la ONU, a su vez, dijo que el monitoreo real y efectivo de las violaciones israelíes y sus consecuencias sobre el pueblo sirio del Golán requiere una metodología sostenible, expandiendo las fuentes de información, actualizando datos y aclarando la posición legal del organismo internacional con respecto a la ocupación israelí.

También destacó la resistencia de la nación siria en los altos del Golán, pues enfatizó que ante tal coyuntura, resulta imprescindible que tanto las Naciones Unidas como la comunidad internacional refuten cualquier medida unilateral con el objetivo de impedir que dicha zona ocupada permanezca bajo la ocupación israelí.

La delegación siria, además, urgió a tomar medidas para apoyar el derecho del pueblo sirio a poner fin a las prácticas ilegales del régimen de ocupación de Tel Aviv en el marco de las resoluciones legales, en particular la 497 de 1981 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) que declara la anexión de los altos del Golán por parte de Israel “nula, inválida y sin efectos legales internacionales”.

Israel ocupó parte de la meseta del Golán, sita en el sur de Siria, tras la guerra de los Seis Días en 1967, e incorporó ese territorio a su sistema jurídico en 1981, lo que significa una anexión de facto. No obstante, muchos países y organizaciones del mundo rechazan dicha anexión.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.