Europa financia el terrorismo yihadista en África.

177

En un reportaje aparecido en 2017 en MarocLeaks, el capitán Sekou Traoré, que se presentaba como un “resistente frente a los yihadistas”, aseguraba que fueron Sarkozy, Fillon, Juppé y el general Puga quienes enviaron a los yihadistas a atacar Mali, con la complicidad del presidente Amadou Toumani Touré (1). Aquella información desapareció de internet, pero la reprodujo el periódico Algerie Patriotique (2).

Los terroristas del MNLA y sus homólogos yihadistas (Ansar Dine, Aqmi) invadieron Malí el 17 de enero de 2012, un país que tiene una superficie doble que España. “Es imprescindible conocer qué fuerzas están detrás de esos terroristas, es decir, quiénes los financiaron, quiénes les prestaron asistencia logística y quiénes les dieron las órdenes”, decía Traoré.

La estrategia africana de Francia consistía en liquidar a Gadafi y utilizar el arsenal militar del antiguo régimen para organizar la contrarrevolución yihadista en los países que hoy están bajo ocupación militar francesa.

Detrás de esa estrategia estaba Sarkozy, el presidente francés de la época, que puso el arsenal militar de Gadafi a disposición de los yihadistas para luchar en Malí. Francia pidió al MNLA que le ayudara a abandonar a todos los combatientes -tuaregs- de Azawad que estaban en el ejército libio, a cambio de dar luz verde a la independencia de Azawad.

Frente al ejército maliense, los yihadistas poseen arsenales poderosos: rifles de asalto, misiles (tierra-tierra y tierra-aire), lanzacohetes BM-21 y morteros, procedentes directamente de los arsenales libiosos.

Como se sabe en Bamako, los yihadistas están mejor equipados que los soldados malienses. No es de extrañar que haya deserciones. El MNLA, presente en las colinas alrededor de Zakake, al norte de Kidal, asegura que dispone de un ejército de mil efectivos, entre ellos unos 400 antiguos soldados del ejército libio que regresaron al país y fueron trasladados por Mohamed Ag Najem, antiguo coronel de Gaddafi. En el norte de Mali se unieron a los hombres de Ag Bahanga.

Un reportaje publicado el 30 de julio por el New York Times revela que Europa financia gran parte de las operaciones de Al-Qaeda. El diario estadounidense estima en unos 105 millones de dólares (93 millones de euros) el importe total de los rescates entregados a las distintas facciones yihadistas a cambio de la liberación de los secuestrados.

Francia ha pagado la mayor parte de ese importe, 58 millones de dólares (43 millones de euros) desde 2008.

El capitán Traoré fue asesinado y en su oficina tenía un teléfono satelital ocupado a los yihadistas. El 20 de enero por la mañana sonó el teléfono. El Presidente de Mali en persona llamaba a los yihadistas para cobrar un rescate, pero escuchó la voz del capitán Traoré.

Si Francia envía yihadistas a Malí es porque tiene intereses coloniales. Como dijo el antiguo dirigente del MNLA, Hama Ag Mahmud, “Francia obligó a Malí a firmar un acuerdo de defensa, luego se otorgó a sí misma concesiones mineras y envió tropas para proteger las que ya tenían”.

Mientras los yihadistas atacan el norte de Malí, Francia hace creer al mundo que está liberando el país desde el sur. Pero es la misma invasión con diferentes mercenarios. Es una invasión imperialista que pone a los yihadistas en el poder para proteger a las empresas francesas.

(1) http://maroc-leaks.com/sarkozy-fillon-juppe-baroin-general-puga-ont-envoye-jihadistes-attaquer-mali/
(2) https://www.algeriepatriotique.com/2017/09/17/revelations-explosives-attaques-terroristes-contre-mali/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.