Cómo despedir a más de 44.000 trabajadores y acabar con un sindicato de un plumazo.

Noticias populares

Ángeles Maestro: “Las vacunas fiables son la cubana, la rusa y la china”

Lo que quiero decir en relación a las vacunas, con la pandemia del coronavirus, lo hago desde posiciones profesionales...

La situación en Donbass ha cambiado drásticamente en caso de un ataque de Ucrania

Hoy en día Ucrania no podrá atacar las repúblicas de Donbass con impunidad porque más de 300 mil ciudadanos...

Biden pone a un criminal de guerra al frente del Pentágono

Biden ha nombrado Secretario de Defensa al general Lloyd Austin. Será el primer negro en ponerse al frente del...

El secretario general del Sindicato Mexicano de Electricistas, Martín Esparza, publica un artículo (1) sobre los motivos por los que el Presidente de México entre 2006 y 2012, Felipe Calderón, acabó con el sindicato que representa, dejando en la calle a más de 44.000 trabajadores. Lo califica como un Golpe de Estado encubierto.

El Sindicato Mexicano de Electricistas era uno de los que contaba con más trabajadores afiliados de México. Su liquidación es parecida a la que llevó a cabo Thatcher en 1985 con el sindicato minero en Gran Bretaña y por motivos equivalentes: tres años antes los electricistas habían prestado su apoyo electoral a López Obrador, el actual Presidente, en contra de Calderón.

Como en el caso británico, la liquidación del Sindicato Mexicano de Electricistas era necesaria porque desde los gobiernos de Ernesto Zedillo y Vicente Fox se había opuesto a los intentos de privatización de la empresa pública Luz y Fuerza del Centro, que llevaba energía eléctrica a la zona central del país centroamericano.

En México la nacionalización de la industria eléctrica se llevó a cabo en 1960 y desde entonces varios gobiernos intentaron acabar con la empresa pública.

El año anterior a su liquidación, facturó más de 55.000 millones de pesos (4.000 millones de dólares) y el valor contable de sus activos era superior a los 140.000 millones de pesos.

Antes de liquidarla, Calderón envió a la Policía Federal a las instalaciones para apoderarse de ellas y luego publicó el decreto presidencial.

Hizo algo más: envió el expediente oficial sobre la privatización al archivo secreto para que nadie se entere de lo que ocurrió. Pero cuando los mexicanos se enteren, aprenderán también que Calderón presidió un gobierno de narcos o, en otras palabras, que los narcos se hicieron con el poder político en el país centroamericano. Es lo mismo que relata Anabel Hernández en su reciente libro “El traidor” (2).

“El tema no era extinguir una empresa del estado sino querer extinguir un sindicato democrático e independiente ante sus intereses privatizadores, ya que el SME ha impulsado desde siempre la nacionalización de la industria eléctrica”, señala Esparza (3), que no fue reconocido por el gobierno de Calderón como dirigente del sindicato por supuestas irregularidades en el proceso electoral interno.

(1) https://www.contralinea.com.mx/archivo-revista/2019/12/20/la-infamia-del-narcogobierno-de-felipe-calderon-al-sme/
(2) https://youtu.be/QxMFgflUXbA
(3) https://expansion.mx/nacional/2010/10/11/luz-y-fuerza-desaparecio-por-motivos-politicos-lider-de-electricistas

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: