miércoles, enero 29, 2020

Estados Unidos intentó un segundo ataque en Yemen, para matar a otro comandante de Irán después del asesinato de Soleimani.

Noticias populares

La nueva política de asesinatos selectivos de Estados Unidos apunta hacia los dirigentes rusos y chinos.

Trump ha puesto el asesinato de Putin sobre la mesa como parte de una nueva política terrorista, y no...

El calvario de las enfermas y enfermos en Andalucía: desnudos y sin pijama en urgencias.

Los recortes del gobierno de derechas en el sistema sanitario andaluz han llegado al equipamiento textil para los enfermos. El sistema...

Más de 190.000 cadáveres: una de las mayores matanzas de la historia se está produciendo en Colombia.

Por primera vez, esta semana los tribunales colombianos han acreditado al Consejo Regional Indígena del Cauca (Cric) y a...

Según los informes, las fuerzas militares estadounidenses llevaron a cabo un ataque fallido contra otro comandante iraní en Yemen el mismo día en que asesinaron al teniente general Qassem Soleimani y a otros oficiales militares iraníes e iraquíes en la capital iraquí de Bagdad.

Citando a funcionarios estadounidenses anónimos, el Washington Post y otros medios de comunicación con sede en Estados Unidos informaron el viernes que el fracasado ataque terrorista estadounidense en Yemen tuvo como objetivo a Abdul Reza Shahlai, identificándolo como un «comandante militar superior de la Fuerza Quds de Irán» con sede en Yemen y activo para ayudar a Yemeni. las fuerzas se defienden contra la persistente agresión militar del reino saudita respaldado por Estados Unidos.

Un informe del New York Times señaló además que la administración Trump había ofrecido una recompensa de $ 15 millones por información sobre Shahlai, también acusándolo de estar involucrado en un complot sombrío y sin fundamento en 2011 para matar al embajador saudí en Washington.

Según los informes, la segunda misión terrorista de las fuerzas estadounidenses, de ser cierta, plantearía preguntas sobre si el asesinato de Soleimani fue parte de la apuesta de la administración Trump para derribar el liderazgo de las Fuerzas Quds de Irán del Cuerpo de la Guardia de la Revolución Islámica (IRGC) o evitar lo que la Casa Blanca ha afirmado como «un ataque inminente contra los estadounidenses» por parte de Irán.

El informe se produjo cuando los legisladores estadounidenses de los dos partidos políticos dominantes criticaron duramente la lógica ofrecida por el funcionario de la administración Trump por lanzar el ataque terrorista contra el alto funcionario militar iraní.

Esto sucedió mientras el agresivo secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, trató de esquivar la pregunta el viernes por la mañana preguntando sobre los detalles del reclamo de «ataque inminente» y otras declaraciones oficiales contradictorias, que los legisladores estadounidenses han desestimado como «insuficientes» y poco convincentes.

Mientras tanto, la Cámara de Representantes aprobó el jueves una resolución para limitar que Trump ordene más acciones militares contra Irán, aunque el voto fue en gran medida simbólico y se realizó principalmente en línea con el partido.

El 3 de enero, aviones no tripulados estadounidenses asesinaron al teniente general Qassem Soleimani, comandante de la Fuerza Quds del IRGC, y Abu Mahdi al-Muhandis, el segundo al mando de las Unidades de Movilización Popular (PMU) de Iraq, entre otros, después de atacar sus vehículos en Bagdad El ataque terrorista tuvo lugar bajo la dirección de Trump, y el Departamento de Defensa de EE. UU. Asumió la responsabilidad del ataque.

Ambos comandantes fueron admirados por las naciones musulmanas por eliminar al grupo terrorista Daesh (ISIL) patrocinado por Estados Unidos en la región, particularmente en Irak y Siria.

Poco después del asesinato, el Líder Supremo de la Revolución Islámica, el ayatolá Seyyed Ali Khamenei, dijo que Washington enfrentaría una «severa venganza» por la atrocidad.

La madrugada del miércoles, el IRGC disparó ráfagas de misiles balísticos contra la base aérea de Ain al-Assad en la provincia iraquí de Anbar, y otra avanzada en Erbil, la capital del Kurdistán iraquí semiautónomo, que albergaba a las fuerzas estadounidenses.

Los legisladores iraquíes aprobaron por unanimidad un proyecto de ley que pide la retirada de todas las tropas extranjeras lideradas por Estados Unidos del país árabe tras el asesinato de los dos principales comandantes por parte de Estados Unidos.

Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Leonela.

La Guerrilla Comunicacional es un proyecto de un grupo de comunicadores de Cataluña que entendieron hace unos años de la necesidad de la lucha...

Le puede interesar: