viernes, septiembre 25, 2020
Enlace externo

Israel aprovecha la paranoia del coronavirus para movilizar al servicio secreto.

Noticias populares

Una segunda cobaya humana que participaba en el experimento de la vacuna sufre graves efectos secundarios

La multinacional farmacéutica AstraZeneca, que desarrolla una vacuna contra el coronavirus con la marca comercial de la Universidad de...

«Un ejercicio de esterilización masiva»: médicos de Kenia encuentran un agente antifertilidad en la vacuna antitetánica de la ONU

Los obispos católicos de Kenia acusan a dos organizaciones de las Naciones Unidas de esterilizar a millones de niñas...

La vergonzosa huída

José L. Quirante.— El 20 de junio de 1791 los reyes de Francia, el Borbón Luis XVI y María...

El servicio de seguridad interna de Israel, que antes se centraba en las «actividades antiterroristas», está ahora autorizado a reunir datos sobre los ciudadanos con el pretexto de combatir la propagación del coronavirus.

Deprisa y corriendo, antes de abandonar el gobierno, Netanyahu ha declarado que utilizará todos los medios “en la guerra contra un enemigo invisible” y el sábado encargó al Shin Beth la recogida de datos sobre los ciudadanos.

Ayer el Shin Beth emitió un comunicado anunciando que había sido autorizado a “poner sus avanzadas tecnologías”, pero no ya al servicio de la muerte, como hasta ahora, sino de la salud pública.

El Shin Beth sabe que esta misión va más allá de sus actividades normales de lucha contra el “terrorismo”, dijo su jefe Nadav Argaman, añadiendo que han establecido mecanismos de vigilancia.

Sin necesidad de autorización judicial, la policía hará una magia que no está al alcance de ningún médico: localizar a los portadores del coronavirus y de las personas en cuarentena a través de operadores telefónicos.

A diferencia de los médicos, el Shin Beth no necesita pruebas clínicas de seropositividad. Localizará a los pacientes durante un período de 14 días antes de su diagnóstico para “identificar sus viajes y las personas con las que han estado en contacto”.

Según una última evaluación del Ministerio de Salud, en Israel 304 personas se han infectado con el coronavirus y decenas de miles más están siendo confinadas.

El Ministerio de Salud se puso en contacto con el Shin Beth porque las demás instituciones no tienen la tecnología necesaria, dijo su jefe Argaman. “Nuestra esperiencia es única”, añadió.

Se trata de juegos malabares porque la policía localizará a los “sospechos de enfermedad” sin la intrusión masiva en los teléfonos, dijo el lunes un verdugo.

En referencia a la medida aprobada, el general Gabi Ashkenazi, un ayudante del Gantz, el nuevo Primer Ministro, denunció “una decisión tomada en medio de la noche a escondidas”.

Si alguien cree que las medidas fascistas que se están tomando en todo el mundo son provisionnales, se equivoca. La medida se va a mantener “durante mucho tiempo” una vez que haya terminado la paranoia del coronavirus, admite Michael Birnhack, profesor de derecho de la Universidad de Tel Aviv.

Tehilla Shwartz Altshuler, del Instituto de la Democracia de Israel, dijo que involucrar a un servicio de seguridad en una crisis de salud establece “un precedente peligroso”.

“El Shin Beth se ocupa de cuestiones de seguridad nacional”, añadió, argumentando que al involucrar al servicio de seguridad en tales circunstancias, Israel ya no se comporta como una democracia.

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: