Explicación no necesaria sobre el primer país del mundo.

116

Pregunta: ¿qué país del mundo tiene en la actualidad 59 misiones médicas de solidaridad con otros tantos países? Otra: ¿qué país del mundo tiene en la actualidad 37 de esas misiones médicas de solidaridad en países en los que el COVID-19 está atacando a la población? Otra más: ¿a qué país del mundo se han dirigido otros 15 países para recibir el medicamento llamado Interferón Alfa-2B Recombinante (IFNrec) que ha sido utilizado con éxito por China para derrotar al coronavirus?

Esta última pregunta era la pista definitiva. Exacto, este país es Cuba.

Y ¿por qué? La cuestión médica en Cuba es de sobra conocida. Ha sido, junto con la educación, la joya de la Revolución desde 1959. A pesar del bloqueo, de la ignorancia occidental y de los prejuicios típicos y tópicos de todos los derechistas -y no pocos “progres”-, a secas o neofascistas, del mundo mundial. Los casos de Brasil, Bolivia o Ecuador son conocidos por haber expulsado a los médicos cubanos. La obsesión de EEUU de prohibir las misiones médicas cubanas es, también, conocida.

La imagen de médicos, médicas cubanas llegando a Lombardía (Italia), la zona más afectada por el coronavirus en este país, ha dado la vuelta al mundo. Eso porque la gente olvida que si se pudo contener al ébola fue, básicamente, gracias a Cuba. Y antes de eso fue la gesta de cuidar y curar a los niños y niñas afectados por la radiación nuclear tras el desastre de Chernobil. Y antes de eso… Millones, literalmente, de personas de todo el mundo han sido curadas gracias al internacionalismo cubano.

Justo hace un año os hablé de un índice bianual, basado en datos de la Organización Mundial de la Salud o del Banco Mundial, entre otras instituciones, sobre los países más saludables del mundo, en donde cuestiones como la esperanza de vida, el acceso al agua potable y la atención médica son determinantes. Ahí aparecía la sorpresa del puesto 30: Cuba. Un país que es considerado un desastre, un país fracasado, un país en bancarrota, un país generador de pobreza, como se dice desde Occidente y de forma especial desde EEUU, un país que está fuera de los estándares de altos ingresos del Banco Mundial dando lecciones a prácticamente todo el mundo.

Lo vuelve a hacer ahora. Otra vez. Mirad esto si buscáis una explicación que no es necesaria.

¿Sorpresa? no debería si tenéis en cuenta lo anterior. Lo que sí es sorprendente es de dónde lo he sacado.
Ya que estaréis en casita, entreteneos un poco buscando los gráficos, que son muy interesantes. Bueeeeno, como os conozco os voy a faciliar un poco la cosa, sabiendo que ya no vais a hurgar más.
Desde el triunfo de la Revolución Cubana, en 1959, la salud ha sido prioritaria. Pero no la salud como la entiende el capitalismo, negocio (es decir, diagnóstico y, sobre todo, tratamientos a mayor gloria y beneficio de la sanidad privada y de las farmacéuticas), sino como prevención. Prevenir antes que curar. Pero una vez cubierta esta faceta, la Revolución Cubana se dedicó a investigar sobre los tratamientos, como el Interferón que ahora se la reclama para combatir al coronavirus.
En Cuba se tiene claro que tiene que haber un enfoque social y eso se plasma en que exactamente la mitad del presupuesto del país se destina a servicios sociales, que son gratuitos y universales. Como la sanidad y la educación.
Es el triunfo de todo un país, pero su gran artífice fue Fidel Castro, a quien tuve el honor de conocer. Este diciembre pasado hizo tres años que murió. En una situación como la que vive hoy el mundo sería mas necesario que nunca porque, entre otras cosas, sus palabras tenían la belleza de decir lo obvio sobre el capitalismo.
Una de las cosas que dijo, y que siempre recordaré, fue: “Cometimos errores, por supuesto, y cometeremos otros, pero nunca renunciaremos a la lucha por un mundo mejor; todo lo que hicimos no fue sólo por Cuba, sino por América Latina, por África, por Asia, por las generaciones futuras. Hicimos lo que pudimos, a veces más, y sin pedir nada a cambio”.

Eso mismo vuelve a hacer ahora Cuba, añadiendo a Europa, y hará siempre. Por eso es, con mucha diferencia, el primer país del mundo.

Por cierto, el Interferón es un medicamento que tiene ya  casi 40 años y es eficaz, además,  para combatir el VIH, el virus del papiloma humano, la hepatitis B, la hepatitis C y otras enfermedades. Aquí tenéis a Fidel el día de la inauguración del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología contando cómo se logró.

Y algunos datos de lo que ha logrado este centro desde su inauguración:
– En Cuba, desde 1992 la vacuna cubana contra la hepatitis B se aplica masivamente a recién nacidos.
– En Cuba, productos como el Factor de Crecimiento Epidérmico permiten acortar el tiempo de cicatrización de quemaduras por úlceras por irradiación en pacientes cancerosos.
– En Cuba, la vacuna tetravalente contra difteria, tosferina, tétanos y hepatitis B (TRIVAC HB), así como la vacuna pentavalente (Heberpenta) encabezan el Programa de Vacunación Nacional desde el 2005.
– En Cuba, desde 1993 se encuentra a disposición de la red de hospitales nacionales la estreptoquinasa recombinante cubana, producto que restablece el flujo sanguíneo en pacientes que sufren infarto del miocardio, y previene la necrosis isquémica del tejido.
– En Cuba y para el mundo, el Programa de Atención Integral con Úlcera de Pie Diabético con el uso del Heberprot-P ha favorecido a 65.000 cubanos y a 250.000 pacientes de otras naciones.

El Lince

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.