Las liberación de los espías del imperialismo destapa los manejos de las grandes potencias en Oriente Medio.

89

Un tribunal libanés ha liberado a Amer Fajury, espía estadounidense y antiguo miembro del Ejército del Líbano del Sur, sicarios de Israel, que había sido condenado como criminal de guerra.

La imagen adjunta muestra a Fajury junto a su jefe Trump. Era un asesino muy conocido en Líbano, donde los manifestantes portaban su foto junto a una soga para pedir que fuera condenado a la pena de muerte.

La decisión judicial es el resultado de una negociación secreta entre Estados Unidos, Líbano, Jordania y otros Estados y fuerzas políticas de Oriente Medio.

El Pentágono envió un helicóptero Osprey MV-22B del Escuadrón de Marines Medio Tiltrotor 365 (VMM-365) desde el norte de Jordania para sacarlo de la embajada de Estados Unidos en Beirut.

Lo trasladaron a Jordania, desde allá a una base militar británica en Chipre, luego a la base aérea que el Pentágono tiene en Ramsteim, Alemania, para, finalmente aterrizar en otra base militar en Carolina del norte.

La liberación no ha gustado a Hezbollah ni a los demás componentes de la resistencia libanesa, pero el gobierno no ha tenido otro remedio porque está en suspensión de pagos y necesita el dinero que ahora le va a llegar generosamente.

Hezbollah afirma que no ha negociado nada y su tribunal militar renunció a intervenir en el caso. Por su parte, Siria se ha negado a transigir pero considera que es un asunto interno del Líbano.

Los libaneses pedían la cabeza de Fajury

La liberación de Fajury forma parte de un proceso secreto más amplio que incluye la liberación de varios espías estadounidenses, británicos y franceses en las últimas dos semanas.

En el caso de Francia, la liberación de Roland Marchal por parte de Irán después de nueve meses de detención se realizó a cambio de la liberación por parte de París de Jalal Rouhollahnejad, un ingeniero iraní amenazado con ser extraditado a Estados Unidos. Estaba acusado por Washington de facilitar la entrada en Irán de equipo tecnológico prohibido en violación de las sanciones imperialistas.

Irán también entregó al espía estadounidense Michael White el miércoles de la semana pasada a través de la embajada suiza en Teherán.

Parece evidente que el gobierno iraní ha presionado a Hezbolah para que aprobara la liberación de Fajury en Líbano.

Estas liberaciones se suman a la de Nazanin Zaghari-Ratcliffe, una mujer británica detenida en Irán desde el 3 de abril de 2016. Fue condenada a cinco años de prisión por conspiración para derrocar al gobierno, pero fue parcialmente liberada el 17 de este mes tras otro acuerdo secreto con Londres.

La liberación de todos estos espías parece ser la conclusión de una primera ronda de negociaciones porque Washington sigue exigiendo públicamente la liberación de otro espía, Austin Tice, que oficialmente consta como desaparecido desde 2012. La última vez fue visto en Deraya, en las afueras de Damasco, donde era el encargado de dirigir el fantasmagórico “levantamiento popular” que inició la Guerra de Siria.

El FBI ofrece una recompensa de un millón de dólares por cualquier información que pueda llevar a la liberación de Austin Tice.

A comienzos de la guerra, Tice actuaba junto con otros dos espías sin cobertura de los que se desconoce su identidad real. A diferencia de su jefe, lograron escapar y desaparecieron en 2016 durante la batalla de Alepo. Es posible que fueran capturados y encarcelados entonces por el ejército sirio, o bien que formaran parte del canje de espías que se llevó a cabo tras la liberación de la ciudad siria, como ya informamos entonces en otra entrada.

En Damasco se dice que Tice está prisionero de Al-Qaeda, lo cual no es verosímil. Como de costumbre, el gobierno sirio niega haber encarcelado a ningún espía estadounidense o de otro país, y afirma que cualquier extranjero que haya entrado ilegalmente en el país debe asumir la responsabilidad de sus propios actos.

Hay otros espías capturados en Irán y Siria, pero parecen mera carne de cañón porque las potencias imperialistas no han mostrado ningún interés por ellos. Por ejemplo, Majd Kamalmaz, un sicólogo de Dallas que desapareció en Siria en 2017, o Robert Levinson, detenido en Irán durante más de una década, ha sido abandonado por Washington, que lo considera oficialmente muerto.

Guerres de l’ombre: Libération d’espions US, britanniques et français au Moyen-Orient

Más información:
– Capturan en un búnker de Alepo a 10 oficiales de la OTAN que dirigían a los yihadistas
– Se publica una primera lista de los oficiales de la OTAN capturados en Alepo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.