El ejército británico elabora la campaña de intoxicación mediática sobre el coronavirus

141

El miércoles pasado, durante la sesión informativa diaria del gobierno británico sobre el coronavirus, el jefe del ejército, el general Sir Nick Carter, se jactó: “Hemos participado en la Unidad de Reacción Rápida de la Oficina del Gabinete, nuestra Brigada 77 ha ayudado a sofocar los rumores de desinformación, pero también para contrarrestar la desinformación. Entre tres y cuatro mil de nuestros hombres están involucrados, con unos veinte mil permanentemente disponibles en un alto nivel de preparación”.

Para entender el significado de esta declaración tenemos que retroceder a 2018, cuando Carter dio un discurso en el Royal United Services Institute: “En nuestra Brigada 77”, dijo, “tenemos un notable talento para los medios sociales, el diseño de producción e incluso la poesía árabe. Estos son los tipos de habilidades que no podemos permitirnos mantener en el componente regular, pero nos permiten ofrecer capacidades de una manera mucho más imaginativa de lo que podríamos haber hecho en el pasado”.

Anteriormente conocido como “Grupo de Asistencia de Seguridad”, la Brigada 77 fue creada en 2015 como parte del “Ejército 2020”. El Grupo de Asistencia en materia de Seguridad se creó mediante la fusión del Grupo de Operaciones de Medios de Comunicación, el Grupo de Operaciones Psicológicas 15, el Equipo de Fomento de la Capacidad de Seguridad y el Grupo de Estabilización y Apoyo Militar.

La Brigada 77 se describe en su sitio web como una Brigada de Información y Divulgación. ¿Pero qué significa eso? Según el general Carter, “tenemos que seguir mejorando nuestra capacidad de luchar en este nuevo campo de batalla, y creo que es importante que construyamos sobre la excelente base que hemos creado para la guerra de la información con nuestra Brigada 77, que ahora nos da la capacidad de competir en la guerra de crónicas a nivel táctico”.

Los comentarios de Carter en el programa de televisión de la semana pasada deben ser vistos en este contexto. Carter reconoció que el ejército Británico está en guerra con su propia población.

Carter mencionó que estaba trabajando con la Unidad de Respuesta Rápida (RRU) de la Oficina del Gabinete. Establecida en abril de 2018 y conocida también como la “unidad de información falsa”, la RRU recibió una financiación inicial de seis meses. Reunió a un “equipo de analistas, científicos y expertos en medios de comunicación y digitales”, armados con aplicaciones informáticas de última generación para “trabajar las 24 horas del día en el seguimiento de las noticias de última hora y los debates de los medios de comunicación social”.

Según el jefe de la RRU, Alex Aiken, “el servicio de vigilancia de 24 horas de la unidad identificó varias áreas de preocupación durante la pruebas, que van desde el ataque con armas químicas en Siria hasta crónicas nacionales relacionadas con el NHS y el crimen”.

Por ejemplo, tras los ataques aéreos en Siria, la unidad descubrió que una serie de crónicas falsas procedentes de fuentes de información alternativas estaban ganando terreno en internet. Estas fuentes de “noticias alternativas” son parciales y se basan en el sensacionalismo más que en hechos para despertar el interés de los lectores.

Debido a la forma en que funcionaban los algoritmos de los motores de búsqueda, cuando la gente buscaba información sobre las redadas, estas fuentes poco fiables aparecían por encima de la información oficial del gobierno británico. De hecho, no apareció ninguna información del gobierno en las primeras 15 páginas de los resultados de Google. Sabemos que la búsqueda es un excelente indicador de intención. Puede reflejar el sesgo de la información recibida de otros lugares.

Por lo tanto, la unidad se aseguró de que las personas que usaran términos de búsqueda que indicaran sesgo, como “bandera falsa”, recibieran información objetiva sobre la respuesta de Reino Unido. La RRU mejoró el ranking de menos de 200 al primer lugar en cuestión de horas.

La Unidad de Respuesta Rápida recibió financiación permanente en febrero de 2019. Tres meses después de la creación de la Unidad de Respuesta Rápida, Theresa May asistió a la Cumbre del G7 en la ciudad de Quebec, Canadá. Allí anunció el establecimiento de un “nuevo mecanismo de respuesta rápida”, tras la propuesta de Gran Bretaña de “un nuevo enfoque más formalizado para combatir la interferencia extranjera en el G7” en la reunión de ministros de relaciones exteriores del G7 del mes anterior.

El acuerdo envió “un mensaje contundente de que no se tolerará la interferencia de Rusia y otros estados extranjeros”, dijo. “El Mecanismo de Reacción Rápida”, continuó, “apoyará la cooperación en materia de prevención y protección entre los países del Grupo de los Siete, así como la respuesta después de un incidente”, entre otras cosas:

– asignación coordinada de actividades hostiles
– trabajo colectivo para afirmar una narrativa y una respuesta común

Por lo tanto, la respuesta rápida del gobierno británico consiste en crear un acuerdo internacional sobre una narrativa común (a través del “mecanismo”) y luego librar una guerra de información contra su propio pueblo para asegurar que la narración quede protegida en los medios de comunicación (a través de la “unidad”).

En su discurso en la conferencia “Rusi 2018”, Carter explicó el papel de la prensa convencional en “la construcción de un debate público bien informado”. Dijo que la “guerra política” era una guerra por otros medios y que ganar esa guerra requeriría un enfoque “multidisciplinar”.

Se refiere aquí a la doctrina de la fusión, que fue lanzada bajo el régimen de Theresa May como parte de la Revisión de Capacidades de Seguridad Nacional de 2015. “Muchas de las capacidades”, dijo, “que pueden contribuir a la seguridad nacional están fuera de los departamentos tradicionales de seguridad nacional, por lo que necesitamos asociaciones más fuertes dentro del gobierno y con el sector privado y el tercer sector”.

Por lo tanto, no es sorprendente que la unidad de reacción rápida del Gabinete no sólo trabaje con la Brigada 77 del ejército, sino que “dirige la refutación de los relatos falsos” como parte de la unidad […] que también involucra al Ministerio de Interior, al DCMS, al Número 10 y a otras instituciones”.

El general Carter dijo que su Brigada 77 “ayuda a sofocar los rumores de desinformación, pero también a contrarrestar la desinformación”. ¿Qué desinformación ayuda a suprimir la Brigada 77? ¿Cuánta “desinformación” proviene de la Brigada 77 en primer lugar?

Parte de la función de la Brigada 77 es vigilar y evaluar el entorno de información dentro de los límites o la zona de operaciones. No sólo “contrarrestan” la desinformación, sino que también examinan los medios sociales, analizando cómo se propaga la desinformación, incluida la suya propia, y haciendo un mapa de internet y de las redes de personas que comparten contenidos entre sí.

Para ello, han desplegado miles de personas, y decenas de miles en reserva, no sólo dentro de la Brigada 77 directamente, sino también a través del gobierno y el sector terciario.

https://www.ukcolumn.org/article/british-military-information-war-waged-their-own-population

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.