La fiebre nunca más volverá a salir a la calle (ni siquiera los fines de semana)

92

Las empresas ya han comenzado a instalar cámaras térmicas para controlar el desplazamiento de las personas, tanto trabajadores como público, según su temperatura corporal. Además, dichas cámaras son capaces de identificar a las personas por su rostro.

Dentro de muy poco una discriminación absoluta llegará a todos los aspectos de la vida cotidiana aunque, afortunadamente, a fecha de hoy los dispositivos son fácilmente pirateables.

Después todo será una carrera contra el reloj. Las empresas se esforzarán para que nadie burle sus controles “sanitarios” y los trabajadores deberán superar unos dispositivos cada vez más sofisticados para sobrevivir en una sociedad de pesadilla.

Ya no podremos salir a la calle con una décimas de fiebre, por más que traguemos con mascarillas de carnaval y guantes de fregar. La película de Travolta “Fiebre del sábado noche” será ilegal. Debemos aprender a bajar nuestra temperatura corporal antes de abandonar el confinamiento. Si las máquinas nos detectan, los vecinos nos echarán del autobús y se apartarán de nosotros.

No servirá de nada mostrarles nuestros certificados de que nos hemos vacunado de la triple vírica, el Zika, el Ébola, el SARS, el MERS, la gripe aviar y el kuru. Se encenderá una luz roja y nos señalarán con el dedo para que nos larguemos del lugar. ¡Maldita sea!, ¡Se me olvidó la vacuna de recuerdo del H3N7!

De momento los apestados tenemos algunos remedios para pasar desapercibidos, tales como la barba, las gafas, la gorra, el maquillaje, una cinta de pelo, unos cascos de audio, un jersey de cuello alto… Cualquier cosa que oculte nuestra piel a las máquinas.

Debemos estar al tanto de los descerebrados, que son gente peligrosa y los centros de investigación los financian para que todas nuestras precauciones sean inútiles. Los diputados les apoyarán con leyes “sanitarias” que nos dirán cómo debemos vestir para que, al menos, una parte de nuestra piel quede al descubierto y los drones puedan medir nuestro calor corporal.

Así lo recomiendan los mejores médicos, expertos, virólogos, veterinarios y epidemiólogos, que son los que han sustituido a los tertulianos de la televisión. Apelan a nuestro sentido de la responsabilidad cívica para que no contaminemos a nadie. Nos obligarán a que nosotros mismos nos pongamos la soga alrededor del cuello.

Naturalmente que siempre habrá gente irresponsable, canallas y sinvergúenzas que lleven una botella de plástico llena de agua fresca para echársela por encima en cuanto tengan que entrar en un comercio que en grandes titulares anuncie en la puerta: “Se prohíbe la entrada a los que tengan fiebre”.

En España hay varias empresas que distribuyen aparatos para que la histeria no se acabe nunca. Una es Sensia y la otra es una multinacional china llamada Dahua, la misma que cedió la cámara termográfica al hospital de campaña que se instaló en el recinto ferial de Ifema, en Madrid.

Sin embargo, también de manera afortunada, con todas las técnicas ocurre lo mismo de manera invariable: que no funcionan casi nunca, o dejan de funcionar, o se estropean, o las estropean.

Los apestados vamos a tener un poco de suerte y es posible que el capitalismo y los recortes jueguen a nuestro favor. Las cámaras térmicas son como el aeropuerto de Castellón. El negocio es instalarlas, no repararlas. Tras la instalación todo son gastos. Luego nadie sabe llevar el mantenimiento, nadie lee los manuales de instrucciones y nadie cómo funcionan exactamente. Algunas de ellas serán olvidadas, el monitor se apagará o simplemente se acabarán los fondos para poner a un guarda jurado delante de la pantalla con un contrato precario, o en sustitución del titular, que ha cogido la baja porque padece coronavirus.

Empezarán los falsos positivos. Los sanos se enfadarán porque los han confundido con apestados en medio de un espectáculo público, lo cual es una vergüenza. Ellos creían que los contaminados eran los demás y se ven cazados en su propia trampa. El uso de cremitas contra las arrugas, las sesiones de bronceado, las quemaduras solares, los reflejos de luz o calor procedentes de espejos, o de climatizadores o calefactores…

Los falsos negativos se colarán como si fueran sanos, contibuyendo a propagar la peste. Los expertos de la London School of Hygiene and Tropical Medicine calculan que un 46 por ciento de los apestados podrán pasar el filtro, lo cual es un atentado intolerable a la salud pública.

El Congreso de los Diputados deberá promulgar nuevas leyes sobre los diferentes tipos de fiebres y los policías deberán seguir cursillos especializados para diferenciarlas. Tendrán que ponerles colorines, de manera que la fiebre amarilla, por ejemplo, quede fuera.

Las cámaras térmicas no pueden susitutir a las de videovigilancia que ya están en funcionamiento y habrá que complementarlas con otras, capaces de leer el iris o el genoma para que, además de los apestados, guardemos la distancia social de los gitanos, los sudacas y los catalanes.

Los científicos y expertos de los laboratorios ya han conseguido financiación de las fundaciones benéficas para profundizar en un terreno que hasta ahora ha estado muy descuidado por las ciencias auténticas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.