Entrada colaboradores

Coronavirus corroe uniformes en EEUU

Noticias populares

De casa al trabajo y del trabajo a casa: el coronavirus hace realidad el sueño capitalista de una población controlada y militarizada

Diego Herchhoren.— El gobierno español va a implantar en los próximos días un toque de queda que, sumado a...

Las vacunas contra el Covid-19: los gobiernos, una vez más, a los pies de las multinacionales farmacéuticas

Desde hace tiempo se está evidenciando la distorsión que el capitalismo introduce en el conocimiento científico y en especial...

La UE amenaza a Rusia con sanciones por el supuesto envenenamiento de Navalny

La Unión Europea "se reserva el derecho de tomar las acciones apropiadas, incluso a través de medidas restrictivas" contra...

Roberto Morejón.— La errática conducta de la administración estadounidense ante la COVID-19 impactó hasta en los militares.

De acuerdo con la narrativa de la industria fílmica local, las fuerzas armadas son invencibles y están prestas a cumplir misiones en cualquier latitud, lo que el mundo conoce como invasiones o guerras.

Ese sello repetido hasta el cansancio ahora está amenazado por el azote de la pandemia en el cuerpo militar estadounidense.

La primera alarma pública llegó desde el portaviones nuclear USS Theodore Roosevelt, cuyo comandante denunció en carta pública que le costó el puesto que la Marina estadounidense no hace lo suficiente para cuidar a su personal.

El alto oficial denunció un brote de la COVID-19 en parte de los 4 mil tripulantes y pidió evacuarlos, pero la respuesta demoró.

Desde aquel fulminante despido hasta hoy aumentaron los casos diagnosticados en todas las fuerzas armadas hasta casi 6 mil efectivos, con 2 muertos.

La Marina estadounidense ha sido la más golpeada con casi 40 por ciento de los contagiados, aunque en las filas de los veteranos, con estadísticas aparte, los decesos llegaron a mil 100.

No por casualidad los estrategas apelan a los últimos artilugios para evitar más infecciones.

Ordenaron usar sensores infrarrojos a una distancia de más de dos metros para medir la temperatura de visitantes a sus bases militares.

Las oficinas de reclutamiento reportaron morosidad entre los voluntarios a inscribirse en la institución armada porque, afirman, la gente está demasiado ocupada por sus propios problemas de salud y financieros.

Así es. Estados Unidos sobrepasó los 100 mil muertos y el millón 695 mil de casos confirmados, en medio de una crisis que obligó a 39 millones de personas a solicitar seguro por desempleo.

En esa lúgubre noticia el presidente Donald Trump se escudó para presionar a la reapertura de empresas.

En su pretensión de llegar a las elecciones de noviembre con un cuadro económico benigno, el gobernante desoyó consejos sobre manejar el desconfinamiento con prudencia.

El aludido parece absorto en el trazado de estrategias para sus partidos de golf, en evitar que la prensa lo vea con mascarilla y en la invención de calumnias contra China sobre el origen de la pandemia.

Sin embargo, insiste en tildar de “inexpugnables” a los efectivos armados, quienes demoraron su entrenamiento a causa de una crisis sanitaria que la Casa Blanca pudo mitigar.

Fuente: radiohc.cu

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: