‘El coronavirus estaba al borde de la extinción cuando se impuso el confinamiento en Noruega’

102

Con los datos observados -cifras de hospitales, número de infecciones, etc.- Noruega está en condiciones de pintar un cuadro de lo que pasó antes del confinamiento y su último descubrimiento es bastante significativo. En marzo nadie sabía realmente cómo iban a resultar las cosas. Se temía que el virus se propagara y que cada persona infectara a su vez a otras dos o tres; también se afirmaba que sólo el confinamiento podía reducir la tasa de crecimiento exponencial (llamada número R) a un nivel seguro de 1. Esta es la hipótesis presentada en varios gráficos por el Imperial College de Londres para Gran Bretaña, Noruega y varios países europeos.

Pero los noruegos han publicado un informe con una conclusión sorprendente: el virus nunca se ha propagado tan rápido como se temía y ya estaba al borde de la extinción cuando se ordenó el confinamiento (*). “Parece que la tasa de reproducción efectiva ya había descendido a alrededor de 1,1 cuando se aplicaron las medidas más estrictas el 12 de marzo, y que no habría sido necesario mucho para reducirla a menos de 1… Hemos visto en retrospectiva que la infección está disminuyendo ahora”.

El gráfico con el número R en la escala de la derecha es el que se muestra abajo.

Esto plantea una pregunta incómoda: ¿era necesario el confinamiento?, ¿qué logró que no se pudiera lograr con un distanciamiento social voluntario? Camilla Stoltenberg, directora del Instituto Noruego de Salud Pública, concedió una entrevista en la que es franca sobre las implicaciones de este descubrimiento: “Nuestra evaluación actual -y encuentro que hay un amplio consenso sobre la reapertura- fue que probablemente se podría lograr el mismo efecto -y evitar algunas de las desafortunadas repercusiones- si no se confinaba. Pero, en lugar de eso, hay que mantener la apertura con precauciones para detener la propagación”. Es importante admitirlo, dice, porque si los niveles de infección vuelven a subir -o si una segunda ola golpea en el invierno- hay que ser brutalmente honesto sobre la ineficacia de la confinamiento.

El organismo noruego de estadística fue también el primero en el mundo en calcular el daño permanente causado por el cierre de escuelas: cada semana de instrucción en las aulas que se niega a los estudiantes, asegura, frena las oportunidades de vida y reduce permanentemente el potencial de ingresos futuros. Por lo tanto, un país debe aplicar esta medida draconiana sólo si tiene la certeza de que la base académica para el cierre es sólida. Y según Stoltenberg, en esta ocasión “la base académica no era lo suficientemente buena” para imponer el confinamiento.

Los británicos merecen la misma franqueza. Hay una gran cantidad de datos británicos de los que se pueden sacar conclusiones: 999 llamadas, infecciones, datos de hospitales, cifras semanales de infecciones respiratorias y unas 37.000 muertes. A partir de ahí, no será difícil para el gobierno británico hacer lo que los noruegos y suecos han hecho: producir una estimación del número Rs que se remonta a febrero o marzo, y utilizar datos observados -en lugar de supuestos y modelos- para medir el efecto del confinamiento. Los resultados de un estudio así podrían hacer que la lectura de este informe sea incómoda para un gobierno que aún requiere que la policía imponga el confinamiento. Pero estas cosas siempre terminan haciéndose públicas en algún momento.

Puede que haya una historia fuerte que contar. Cuando se reunieron, los datos británicos mostraban que cientos de miles de personas habrían muerto sin confinamiento y que, aunque brutal, fue una medida vital. Pero si los datos indican algo diferente, como es el caso de Noruega, entonces esta discusión vale la pena.

Es hora de restablecer la libertad y pasar a un sistema voluntario. Hay que mantener la cautela y pedir a la gente que use el sentido común. Gran Bretaña está lista para recibir la confianza del pueblo. La cuestión es si el Primer Ministro se siente preparado para confiar en los británicos.

(*) https://www.fhi.no/contentassets/c9e459cd7cc24991810a0d28d7803bd0/notat-om-risiko-og-respons-2020-05-05.pdf

https://www.spectator.co.uk/article/norway-health-chief-lockdown-was-not-needed-to-tame-covid

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.