lunes, agosto 3, 2020
Enlace externo

La inspección de trabajo o cómo blanquear a la burguesía

Noticias populares

El Ministerio del Interior alemán define al coronavirus como «falsa alarma global» en un informe filtrado a la prensa

El gobierno alemán y los principales medios de comunicación han quedado en estado de shock después de que desde...

El certificado digital de vacunación se probará en niños del Tercer Mundo con implantes bajo la piel

Los ingenieros del Instituto Tecnológico de Massachusetts han desarrollado nanopartículas que se inyectan bajo la piel, emitiendo una luz...

Paremos la anexión sionista de Palestina

Breve reportaje sobre la concentración que se celebró el 25 de junio en la Plaza de la Universidad de...

La crisis de la COVID-19 está desenmascarando, todavía más, a todas las instituciones del Estado como lo que son, organismos a la disposición de la burguesía con el único objetivo de servirle en sus intereses de clase. Así, la Inspección de Trabajo está cumpliendo su indecente tarea, que no es otra que la de blanquear las decisiones empresariales de los dueños de los medios de producción y retorcer al máximo las leyes para amoldarlas a la explotación de los trabajadores que se produce en los centros de trabajo.

Uno de las decenas millares de ejemplos de cómo la Inspección de Trabajo ha permitido a las empresas poner en riesgo la salud de los trabajadores lo encontramos en la planta cárnica de Rafelbunyol, donde CCOO -un sindicato del régimen, nada sospechoso de ser enemigo del sistema capitalista- denunció a la Inspección de Trabajo porque la empresa no proporcionaba mascarillas a los trabajadores ni aseguraba los dos metros de distancia entre ellos.

La versión de la empresa sobre el dictamen de la Inspección de Trabajo difiere de la de Comisiones Obreras, ya que aseguran que la valoración fue positiva y que les comunicaron que estaban actuando de forma correcta. Desde UGT, el otro sindicato con representación en el comité de empresa, apuntaban que, según la información que obra en su poder, la Inspección «no detectó ninguna irregularidad y no arrojó ningún resultado».

Como vemos, la Inspección de Trabajo permitió que se produjera este brote de COVID-19 de la localidad valenciana de Rafelbunyol, ya que no se ha cerrado esta fábrica donde surgieron los contagios, que debería haber sido la primera medida para evitar el brote. Y es que la Inspección de Trabajo no va a tomar nunca decisiones que afecten a la productividad de las empresas, aunque estén en juego las vidas de los trabajadores.

Observamos con toda claridad como la Inspección de Trabajo está jugando un papel fundamental en el Estado capitalista: sus informes y resoluciones son ambiguas si la ilegalidad de la empresa es manifiesta, blanqueando su forma de actuar en todo momento.

Esto sirve a los sindicatos traidores, como son CCOO y UGT, para abandonar las justas luchas y que cunda el desánimo entre los trabajadores, dando la sensación de que nada se puede hacer contra la empresa y promoviendo, con ello, la desorganización.

Esta es una realidad conocida a la que se enfrentan todos los sindicalistas combativos y de clase. Por ello, el sindicalismo de clase y combativo es esencial y debemos reforzarlo todo lo posible. Este sindicalismo tiene la tarea de mostrar a los trabajadores la inviabilidad de la vida del trabajador en el sistema capitalista, enseñándole el carácter de clase de todas las instituciones de este Estado criminal, como lo es la Inspección de trabajo, y mostrarle la necesidad de la superación del sistema capitalista y la consecución de un sistema superior, el socialismo, cómo única salida que tiene la clase obrera para lograr la vida digna que merece.

La Federación Sindical Mundial (FSM) y sus sindicatos adheridos en el Estado español, son el espacio sindical donde los comunistas debemos desempeñar estas tareas, imposibles de lograr en los sindicatos amarillos -muchos de ellos adheridos a la Confederación Sindical Internacional (CCOO, UGT, ELA y USO)-, y avanzar en la superación del capitalismo y la construcción del socialismo. La construcción de una única central sindical que trabaje bajo los principios del sindicalismo de clase de la FSM es necesaria para el logro de los objetivos revolucionarios.

El proletariado no le puede tener ninguna fe en este sistema moribundo que es el capitalismo, en su fase imperialista. Se demuestra día a día como se agudizan las contradicciones de este y cómo la vida para el obrero en él es cada día más difícil y miserable, por lo que es imperiosa la necesidad de organizar a la clase con el objetivo de derribar este sistema criminar y sentar las bases del socialismo.

 

¡POR LA UNIDAD DEL SINDICALISMO DE CLASE, POR EL FORTALECIMIENTO DE LA FSM!

¡SOCIALISMO O BARBARIE!

Secretaría de Movimiento Obrero y de Masas del Comité Central del PCOE

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Revisar la historia de Cuba… a machetazos

https://diario-octubre.com/wp-content/uploads/2020/08/03/revisar-la-historia-de-cuba-a-machetazos/leccionesdemanipulacion394.mp4 José Manzaneda, coordinador de Cubainformación.- A la derecha le apasiona el revisionismo histórico. Desde Miami nos dicen que la dictadura de Fulgencio Batista fue...

Le puede interesar: