La ocupación turca corta el agua y Hassakeh sufre sed en medio de un ensordecedor silencio internacional

Noticias populares

Síndrome de Sherwood: la táctica de la Policía para justificar la represión

Pocas cosas dividen más a la población estos días que la condena o no a los actos vandálicos que...

Los inmunizados con la vacuna Sputnik V pueden ser donantes de anticuerpos

Las personas vacunadas con la Sputnik V pueden ser donantes de anticuerpos contra el coronavirus, declaró este viernes Alexandr...

Los abusos de poder de la policía española

Los abusos de poder policiales no son una realidad ajena a España, de hecho, son más habituales de lo que popularmente se cree.

Hassakeh , SANA.— La ciudad de Hassakeh y su campo occidental que se extiende desde la planta de Aluk (campo de Ras al-Ain) hasta llegar a la ciudad de Hassakeh lleva ya once días consecutivos sin agua potable en medio de un silencio internacional ensordecedor y de las organizaciones internacionales que hacen caso omiso de ese crimen de lesa humanidad que comete el ocupante turco contra un millón de ciudadanos sirios.

Ayer volvió la corriente eléctrica a la planta de Aluk sin embargo el ocupante turco no bombeó agua a la población y no llegó ni una gota a las cisternas principales según confirmó el Establecimiento General de Agua Potable en Hassakeh persistiendo así el problema de corte de agua sin ninguna solución que aleje a los habitantes del fantasma tedioso de la sed.

El director general del Establecimiento de Agua en Hassakeh , Ing. Mahmoud Okla, afirmó que no se ha bombeado ninguna cantidad de agua hacia Hassakeh hasta el momento, lo cual significa que el problema esta de pie y que los pretextos en que se escuda el ocupante turco son frágiles. Sentenció que la única solución para estabilidad hídrica y el buen funcionamiento de la planta de Aluk se darán sacando al ocupante turco y entregando la planta a los trabajadores del Establecimiento General de Agua Potable.

Según fuentes civiles en la región, el ocupante turco y sus mercenarios desvían la corriente eléctrica destinada a la planta para sus usos propios en la zona de Ras al-Ain lo que afecta el funcionamiento de la misma que depende de pozos y bombas de agua.

Entre tanto numerosos pobladores de Hassakeh hablando con el corresponsal de SANA expresaron su malestar y repulsa a las violaciones del ocupante turco y la Milicia FDS considerando que la población ha caído víctima de las ocupaciones turca y estadounidense y sus colaboracionistas quienes se roban el petróleo y controlan las fuentes de energía y agua a expensas de la vida de un millón de ciudadanos.

Fuente: sana

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: