jueves, octubre 22, 2020
Enlace externo

Médicos cubanos dejaron estela de solidaridad en ciudad de Perú

Noticias populares

Vacunas rusas llegarán próximamente a Venezuela

Caracas, Distrito Capital. –En el mes de octubre o principios de septiembre llegan a Venezuela las primeras vacunas de...

Ejército ruso incrementa su presencia en el noreste de Siria

Un número de militares rusos han sido vistos dirigiéndose desde Latakia a la gobernación de Al Raqqa esta semana,...

Nueva normalidad, vieja discriminación

María Luna.— La crisis sanitaria  y el estado de alarma han puesto a prueba la permanencia de miles de...

Chimbote, Perú, 21 sep (Prensa Latina) Una estela de solidaridad y reconocimiento dejó un grupo de 27 médicos cubanos que, durante tres meses, participaron en los días más duros de la lucha contra la Covid-19 en esta ciudad del norte de Perú.

El afecto que se ganaron entre los chimbotanos por su profesionalismo y calidad humana se hizo sentir en las despedidas, ofrecida por el personal las diversas áreas del hospital La Caleta, que se resistía a la idea de su partida a la ciudad andina de Huaraz, capital de la región andina de Áncash.

‘No se pueden ir’, dijo una de las enfermeras, con nostalgia prematura el día de la partida, a los profesionales integrantes de la brigada de 87.

Ellos forman parte del Contingente Internacional Henry Reeve, llegado en junio pasado a Perú y que debe recibir el Premio Nobel de la Paz, según pide una corriente mundial, por su labor altruista en situaciones de emergencia en decenas de países

Las despedidas fueron relatadas por el médico cubano Mario Héctor Almeida, cronista del grupo, que escribe un diario sobre la experiencia peruana en una región que conoce directamente de la solidaridad médica cubana, llegada a Áncash hace medio siglo, tras un gran terremoto.

Refirió que las médicos peruanas Ana Herrera y Tatiana Requena regalaron camisetas rojas con el escudo nacional peruano a los cubanos que trabajaron con ellas en la sala de atención a pacientes de la Covid-19.

Los cubanos trabajaron también los servicios de emergencia y en las operaciones de atención primaria realizadas por la Dirección de Salud en barrios populares de Chimbote y en otras provincias cercanas.

En su diario, el doctor Almeida consigna las virtudes de excelencia que caracterizaron el desempeño de cada uno de sus compañeros, cada cual en su especialidad. ‘El respeto y la admiración con que fuimos despedidos resultó más que elocuente’, explicó.

En la crónica del adiós consignó también los mensajes de agradecimiento con mensajes y dibujos, en papeles enrollados en botellas de plástico, manualidades de niños rescatados de las garras del coronavirus o hijos de madres y padres cuyas vidas ayudaron a salvar los cubanos.

Autoridades de Salud Pública ofrecieron una cena a los profesionales cubanos de la salud, despedidos con carteles de agradecimiento y banderas cubanas de ambos países, por miembros del movimiento local de solidaridad con Cuba.

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: