Hay 355.000 personas más en el paro, mientras las grandes empresas reciben subsidios millonarios

La tasa de empleo ha subido al 16,3%, según los datos de la última Encuesta de Población Activa (EPA).

Noticias populares

Aparece una de las mayores fosas comunes de republicanos asesinados por los franquistas

El cementerio del Carmen de Valladolid se confirma como uno de los lugares donde se encuentra una de las...

Un tribunal portugués levanta el confinamiento porque las pruebas PCR no son fiables

El Tribunal portugués de Apelación ha ordenado levantar el confinamiento porque las pruebas PCR no son fiables. Es ilegal...

¿Golpe de mano contra Erdogan?

Erdogan tendría como objetivo inequívoco la implementación del Estado Islamista-Erdoganista en el 2016, lo que supondría el finiquito del...

Carlos Muro.— La tasa de empleo ha subido al 16,3%, según los datos de la última Encuesta de Población Activa (EPA). Mientras tanto, el Gobierno “progresista” sigue beneficiando a los grandes capitalistas.

Según las cifras comparadas de la Encuesta de Población Activa (EPA), el mercado laboral bajó bruscamente al inicio de la pandemia con la pérdida de más de un millón de empleos en tres meses, subió de nuevo el empleo en verano en 569.000 fruto del fin de una parte de los ERTE´s y ahora ha vuelto a bajar situándose en las cifras anteriores. Actualmente habría con un total de 3,7 millones de parados.

Se está arrojando al paro a millones de personas y se contrata en condiciones precarias cuando a los empresarios más les conviene para mejorar sus altísimos beneficios. Y, por si fuera poco, estos mismos empresarios van a recibir millones en subvenciones cuando al conjunto de la población trabajadora no se le garantizado ni siquiera la estabilidad laboral, siempre fluctuante a los designios de los empresarios, para poder hacer frente a sus necesidades más básicas y mantener a sus familias.

Esta situación no cae del cielo. Es producto de la crisis económica, sí. Pero ante la cual el gobierno de coalición del PSOE, Podemos e IU-PCE no ha tomado ni una sola medida en favor de la población trabajadora que afectara lo más mínimo los intereses de los empresarios. Ni siquiera prohibieron los despidos como un mecanismo elemental frente a la crisis, o impusieron que sean las empresas las que costeen los salarios mientras duraba el confinamiento. Para evitar las fluctuaciones y precariedad a la que se nos somete a los y las trabajadores hay que prohibir todos los despidos y garantía de puesto fijo. Otra demanda elemental es que se prohíban el trabajo temporal y las sub contrataciones, otras medidas que el gobierno se niega a imponer.

Otro dato que muestra los altibajos en el mercado de trabajo en tiempos de pandemia son las horas totales trabajadas por todas las personas ocupadas. En el segundo trimestre se hundieron un 22% respecto de lo sucedido en los primeros tres meses del año, para luego subir un 15%, pero con menos trabajadores y trabajadoras. Otro reflejo de la necesidad de imponer una contabilidad del número de horas de trabajo totales para repartirlas entre toda la población sin rebajar el salario y así garantizar el pleno empleo.
Hace falta un programa obrero de emergencia que haga recaer la crisis sobre los empresarios

A pesar de algunas medidas cosméticas que pretendan hacer o incluso presentar los Presupuestos Generales como un avance, el Gobierno PSOE – Unidas Podemos, con el apoyo de las burocracias sindicales, sigue garantizando las enormes ganancias a los capitalistas del IBEX 35. Los que más ganan siguen ganando cada vez más, mientras dejan a cientos de miles de familias sin trabajo.

En este contexto, quienes seguimos pagando la crisis somos la clase trabajadora, con ERTEs, despidos, rebajas salariales, desahucios y confinamientos de clase, como en Madrid. Para revertir esta situación es necesario tomar medidas urgentes que afecten las ganancias de los capitalistas: derogación de las reformas laborales; la prohibición de los despidos y ocupación de toda empresa que cierre o despida; nacionalización de los sectores estratégicos bajo control de los trabajadores y usuarios; reparto del tiempo de trabajo sin reducción salarial; incremento de la inversión pública en al menos un 10% del PIB y puesta en marcha de un programa masivo de creación de empleo público; elevación de los impuestos para las grandes fortunas y capitales para sufragar toda esa inversión, entre otras medidas de emergencia. Este es el programa que el Gobierno “más progresistas de la historia” es incapaz de llevar adelante. Hace falta construir una izquierda que promueva la lucha de clases para hacerlo realidad.

http://www.izquierdadiario.es/Hay-355-000-personas-mas-en-el-paro-mientras-las-grandes-empresas-reciben-subsidios-millonarios

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: