Una guerra contra la clase trabajadora bajo el disfraz de una guerra terapéutica

Noticias populares

Aparece una de las mayores fosas comunes de republicanos asesinados por los franquistas

El cementerio del Carmen de Valladolid se confirma como uno de los lugares donde se encuentra una de las...

Un tribunal portugués levanta el confinamiento porque las pruebas PCR no son fiables

El Tribunal portugués de Apelación ha ordenado levantar el confinamiento porque las pruebas PCR no son fiables. Es ilegal...

Cómo se puede mantener la epidemia para justificar y legitimar el golpe de estado sanitario moderno llevado a cabo con medios altamente tecnológicos de condicionamiento psicológico, si no es mediante una política médica medieval? Porque la actual crisis sanitaria es sobre todo una crisis del sistema de salud, incapaz de gestionar una simple epidemia de gripe por falta de medios médicos y de material sanitario sacrificado en el altar del capital.

¿Cómo se puede justificar y legitimar la aceleración de la destrucción de infraestructuras económicas consideradas obsoletas desde el punto de vista del gran capital, si no es mediante una segunda ola de propaganda sanitaria viral, basada en un tratamiento de la información que produce ansiedad y es capaz de provocar psicosis colectiva?

Hoy en día, el toque de queda, que ha hecho arder todas las libertades individuales con el ruido de las botas (*), acaba de ser superado por un nuevo confinamiento penitenciario, una política de arresto domiciliario forzoso que el peor dictador nunca podría haber imaginado.

La política de confinamiento es el último intento desesperado de un sistema capitalista en recesión, acelerado por la irrupción del coronavirus al que falsamente culpa del colapso de la economía, para tratar de resolver las contradicciones del capital mediante una operación de destrucción de infraestructuras “arcaicas”, que se han vuelto inoperantes para la valorización del capital, con el fin de reconstruir un nuevo orden mundial basado en una economía digital desmaterializada, con una mano de obra catatónica y atomizada, dispuesta a aceptar condiciones de trabajo extremadamente desventajosas para asegurar su supervivencia.

Ya a principios de año, con el fin de frenar la epidemia de Covid-19, en el pánico y la improvisación, muchos gobiernos, afligidos además por una crisis económica más mortal que el coronavirus, incapaces de alinear el equipo médico y un ejército de médicos sacrificados en los últimos años para combatir el virus de manera eficaz y humana, de manera maquiavélica, ya habían decretado masacrar estratégicamente a la población mediante el confinamiento, esta arma psicológica de destrucción masiva que se supone debe eliminar el virus de la protesta popular que se ha propagado por todo el mundo en los últimos años, a fin de evitar el estallido de levantamientos sociales en un contexto de crisis económica marcado por la programación de quiebras de empresas y aumentos exponenciales del desempleo.

Hoy en día, tras un breve período de levantamiento del confinamiento carcelario, este arresto domiciliario forzoso impuesto a la mitad de la población mundial, la libertad condicional, con la remisión de la pena acompañada de sanciones que implican la privación de movimientos y reuniones, junto con la colocación bajo vigilancia policial, está llegando gradualmente a su fin. De vuelta a la prisión de la vivienda. En efecto, el Estado, este juez de la aplicación de sentencias (socialmente crueles, económicas y políticas, en un contexto de represión multiformes), como dictador compulsivo, reincide. Después de la aplicación del toque de queda, el regreso en vigor del confinamiento, que se asemeja a un verdadero bloqueo.

En verdad, en esta crisis del Covid-19, ¿debemos temer al virus natural invisible (controlable con medios sanitarios abundantes y eficaces) o al aparente microbio despótico del estado visiblemente destructivo, imposible de controlar y neutralizar, excepto a través de la revolución social? Una cosa es cierta: el internamiento de ciudadanos inocentes con buena salud, decretado en nombre de la supuesta protección de los ancianos y vulnerables, en nuestra era altamente tecnológica supuestamente dotada de infraestructuras médicas de última generación, es un desafío en más de un aspecto.

Sin duda, el confinamiento, una medida “medieval”, por usar las palabras del profesor Didier Raoult, es algo que ningún dictador habría desautorizado.

Algunos se preguntan, en una visión conspirativa, sobre el misterioso Estado autor de la invención del virus ideado por algún laboratorio malicioso. La verdadera pregunta que habría que plantearse sería más bien: dado que los virus siempre han existido, conociendo su tasa de letalidad (la tasa de mortalidad de Covid-19 es muy inferior al 0,5 por ciento, esencialmente entre la población más anciana y vulnerable), ¿por qué se ha despertado tanto pánico entre la población si no es para legitimar el confinamiento en las prisiones, decretado con fines inicialmente no declarados y no jurados. Sin embargo, hoy en día estos diseños están saliendo a la luz, cuando examinamos la incesante actividad gubernamental de los diversos estados en la mayoría de los países, ilustrada por el inconmensurable número de leyes liberticidas promulgadas en los últimos meses.

Es evidente que, tras la epidemia de coronavirus, cada Estado intenta proteger su poder despótico introduciendo medidas de seguridad y de destrucción de la libertad, decretadas con el pretexto de gestionar la crisis sanitaria de Covid-19. En realidad, bajo el disfraz de la guerra virológica, las clases dominantes están librando una guerra de clases contra las clases trabajadoras y los proletarios. Los gobernantes aprovechan la pandemia para agravar las leyes antisociales y endurecer la dictadura estatal “ordinaria”, reforzada por la militarización de la sociedad. Asistimos impotentes a un verdadero y permanente “golpe sanitario” perpetrado en muchos países (especialmente en la órbita occidental, países bajo el dominio del gran capital financiero -Italia, España, Portugal, Francia, Israel, etc.) para imponer su nuevo (des)orden económico mundial desmaterializado y financiado.

Curiosamente, casi un año después del estallido de la epidemia de Covid-19, cuando se supone que estamos en guerra contra el coronavirus, en lugar de equipo médico y personal de enfermería para protegernos, seguimos teniendo derecho, como forma de medicación, a una artillería de leyes represivas y al confinamiento acompañado del despliegue de personal militar (¿para curarnos contra nuestro letal virus de protesta?).

Una cosa es cierta, paradójicamente pero no sorprendentemente, las primeras repercusiones rentables de esta crisis sanitaria sólo benefician a las clases dominantes, política y económicamente, respectivamente a través del endurecimiento de su poder estatal despótico y el fortalecimiento de su hegemonía financiera. De hecho, aprovechando nuestro miedo y nuestra paralización, causados por el tratamiento mediático ansioso de la pandemia Covid-19, nuestro arresto domiciliario, el estado de sitio, el toque de queda y la prohibición de reuniones y manifestaciones, las clases ricas de todo el mundo han hecho aprobar en pocos meses en sus Estados cientos de leyes de regresión social y represión política que ningún tirano habría pensado en imponer.

Al mismo tiempo, estas clases dominantes han establecido el “socialismo para los ricos” para salvar su riqueza mediante rescates bancarios, subsidios corporativos, exenciones fiscales, nacionalización de ciertos sectores, y han perpetuado y agravado el “capitalismo para los pobres”. Como observamos, la gestión de la llamada crisis “sanitaria” se limita más a una operación (temporal) de rescate sanitario de la economía de los capitalistas en profusión, alimentada con dinero público en forma de impuestos diferidos pagados por los futuros trabajadores, que a la protección de la vida de los enfermos que siguen deliberadamente abandonados a sí mismos sin una atención efectiva.

Con cinismo, a pesar de la gravedad de la crisis sanitaria, con un sistema de salud que necesita equipo médico vital, los Estados han liberado mil veces más dinero para subvencionar fideicomisos, bancos y becas que para proporcionar ayuda financiera y material a los hospitales y otras estructuras sanitarias, que todavía están dramáticamente subequipadas. De hecho, en todos los países, aparte de los belicosos discursos de incentivo, el sector de la salud no se ha beneficiado de ninguna medida concreta en forma de adquisición de equipo médico, del que todavía hay una cruel carencia en las instituciones de atención de la salud, la construcción de nuevos hospitales y la contratación de personal de enfermería.

Sea como fuere, a pesar de los intentos de neutralizar la protesta social y política mediante el confinamiento y los toques de queda, los pueblos oprimidos y el proletariado ya han discernido el origen de la actual crisis sanitaria y económica. Más allá del misterioso virus invisible agitado como un espantapájaros por las clases dominantes para aterrorizar al pueblo y justificar y legitimar la militarización de la sociedad (materializada por la represión, las detenciones y el encarcelamiento en algunos países afectados desde hace mucho tiempo por el virus de la dictadura), se está revelando el misterio del origen de las actuales crisis virales sanitarias y económicas. El “paciente cero” ha sido identificado por todos los pueblos que han sido golpeados: es el capitalismo patógeno. Hoy en día, el virus capitalista ha mutado en su versión peligrosa, cuyos primeros síntomas letales se pueden observar. El gran capital ya está haciendo pagar a las clases trabajadoras (y a las clases medias y a los pequeños estratos empresariales que se han vuelto económicamente inútiles), reducidas al desempleo y al empobrecimiento absoluto, el colapso económico de su sistema.

Una cosa es cierta: el mundo entero está siendo testigo de la bancarrota de un sistema económico en decadencia, la debacle del orden social dominante, el fracaso histórico de una clase burguesa moribunda, la negligencia criminal de los estados, el intento de militarizar la sociedad impulsado por las clases dominantes para salvar desesperadamente su sistema en decadencia.

Afortunadamente, esta crisis sin precedentes de gran magnitud está, sin embargo, empezando a desencadenar profundos cambios de conciencia, interrogantes sobre la sostenibilidad del modelo económico dominante, aspiraciones reales de transformación de la sociedad. Hay que reconocer que la onda expansiva inicial, causada por el repentino colapso de la economía y el amontonamiento de cadáveres cruelmente entregados a la cremación, había dejado a la población paralizada. Sin embargo, hoy en día, la ira subterránea está rugiendo, fermentando gradualmente, ciertamente aumentando, y la voluntad de transformación social y política se está manifestando.

En todo caso, si históricamente el capitalismo constituyó originalmente una respuesta económica progresiva a los límites esterilizadores del feudalismo, hoy en día representa un obstáculo, incluso un peligro, para la evolución humana, para el desarrollo de las fuerzas productivas, obligando a los pueblos oprimidos y al proletariado, especialmente a los trabajadores, a tener que superarlo a su vez mediante el establecimiento de su modo de producción superior basado en relaciones sociales humanas igualitarias fundadas en una democracia horizontal autogestionaria. Especialmente en este período de la pandemia de Covid-19, que requiere la puesta en común, a escala mundial, de toda la riqueza, los recursos y los conocimientos científicos, más allá de los intereses nacionales (a menudo vinculados a las clases poseedoras, los únicos propietarios de la riqueza y el Estado) para trabajar colectivamente por el control de la economía y el rápido diseño de una vacuna que se administrará gratuitamente a todas las víctimas en todo el mundo.

Khider Mesloub, https://www.lematindalgerie.com/deuxieme-vague-de-coups-detat-sanitaires

(*) En el Magreb llaman “ruido de botas” a lo que aquí conocemos como “ruido de sables”, es decir, al golpe de Estado o la amenaza militar del mismo

Fuente: mpr21.info

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: