La salud pública en Cuba, radiografía al 2020 (+ Infografías)

Noticias populares

Pfizer y AstraZeneca consuman una de las mayores estafas a la Unión Europea a cuenta de las vacunas

Según el Wall Street Journal, la UE esperaba que estuvieran listas 100 millones de dosis de la vacuna durante...

Récord Guinness

Arabia Saudita planea ejecutar a más de 50 personas condenadas por terrorismo en un solo día.

Si hubiese que elegir una idea que resuma lo que ha significado para el sector de la salud pública cubana el 2020, podríamos decir que ha sido el año en que el sistema sanitario de la Isla sobrevivió a una letal pandemia sin detener  ninguno de sus servicios esenciales.

Cada día de estos diez largos meses nacieron niños, personas con las más diversas patologías pudieron acceder a millones de consultas médicas, pacientes con cáncer y otras enfermedades fueron intervenidos quirúrgicamente, muchos vieron en un trasplante el milagro de la segunda oportunidad… No se interrumpió la inmunización infantil, la rehabilitación, la reproducción asistida, las donaciones de sangre, el programa de diálisis, la atención médica especializada a grupos vulnerables…

Más de 9 870 personas, el 85.1 % del total de casos diagnosticados con la COVID-19 se recuperaron de la enfermedad provocada por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2. Pero fueron miles de vidas más las salvadas. Esas que escapan a la pandemia y forman parte, también, de la victoria de estos meses.

En medio de un escenario epidemiológico global complejo que aún se niega a remitir, y con el dolor de las más de 140 personas fallecidas en Cuba
por esa enfermedad, el sistema de salud cubano ha mostrado su validez, tanto desde el punto de vista de su estructura, centrada en la atención primaria de salud, como en la calidad de los recursos humanos con los que cuenta.

La voluntad gubernamental de poner la vida humana en el centro de la acción determinó que desde antes de detectarse los primeros casos, el 11 de marzo, se diseñara un plan de enfrentamiento que tenía, entre otras fortalezas, su interdisciplinariedad e integración con la ciencia.

El resultado es un manejo favorable de la epidemia, sin que se haya lamentado la muerte de ningún niño, madre o personal de salud dentro de quienes prestan servicios en el país. Tampoco colapsaron las salas de cuidados intensivos, sino que se diseñó un adecuado escalamiento de las instituciones sanitarias destinadas a la atención de los pacientes, los contactos y sospechosos.

El país logró elevar en tiempo récord su capacidad diagnóstica y hoy se cuenta con 18 laboratorios de Biología Molecular con una cobertura para 15 mil PCR diarios. Desde el mes de marzo hasta la fecha fueron organizados y puestos en funcionamiento  61 centros de atención a sospechosos, así como 286 para la vigilancia de contactos y otros 73 para aislar a los viajeros.

Apenas el 3.6 % del total de personas confirmadas desde el inicio de la epidemia han sido atendidos en nuestras Unidades de Cuidados Intensivos y solo un 1.5% del total de pacientes han llegado a la criticidad.

Más de 870 investigaciones se han generado en esta etapa, muchas de ellas nacidas en los centros hospitalarios, a partir de la experiencia y los conocimientos de los profesionales del sector. Casi 200 son de carácter nacional.

Esta práctica contribuyó a perfeccionar los protocolos de atención a las personas enfermas y convalecientes, que ya va por seis versiones y está respaldado por numerosos productos cubanos novedosos de la industria biotecnológica y farmacéutica nacional, así como se tomaron en cuenta investigaciones de otras áreas del conocimiento, como la demografía y la genética.

Hoy se desarrollan 25 ensayos clínicos: 17 en ejecución y dos concluidos. Se han otorgado 10 autorizaciones por la Agencia Reguladora Nacional, cinco de ellas para Uso de Emergencias, y seis registros de nuevos medicamentos y productos de la Biotecnología para el uso en la COVID-19.

Cuatro candidatos vacunales nacieron igualmente de ese esfuerzo conjunto, los cuales se encuentran en distintas fases de ensayos clínicos, con resultados alentadores, lo cual sitúa a Cuba en el primer país de América Latina en obtener tal resultado, así como en el selecto grupo de 47 países que trabajan hasta hoy en la obtención de una vacuna preventiva efectiva contra el virus SARS-CoV-2.

Cuba compartió estos aprendizajes en foros y talleres internacionales virtuales y
respondió además a la solicitud de varios gobiernos con el envío de de 55 brigadas médicas del contingente Henry Reeve, que combatieron la COVID-19 en 40 países y territorios, con más de 4 700 profesionales de la salud cubanos.

Ellos se sumaron a los profesionales que ya prestaban servicio en 59 naciones antes de la emergencia sanitaria, los cuales se unieron a los esfuerzos locales contra el nuevo coronavirus.

La entrega de los médicos cubanos, que acudieron a lugares donde la pandemia golpeaba con fuerza, como es el caso de las regiones italianas de Lombardía y Piamonte, merecieron el reconocimiento internacional, patentizado en el respaldo de numerosas personalidades y organizaciones a la nominación al Premio Nobel de la Paz, y la entrega de otros premios de los países en los que brindaron su cooperación.

Todo ello fue realizado en medio del incremento de la campaña de descrédito contra esos programas de colaboración, y del recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero que le impone Estados Unidos a la mayor de las Antillas desde hace casi 60 años.

Solo en el periodo entre abril de 2019 y marzo de 2020, el cerco estadounidense ocasionó pérdidas al sector de la salud valoradas en 160 millones 260 880 dólares, sin incluir las afectaciones ocasionadas durante el enfrentamiento a la COVID-19; etapa en la que la política de Washington impactó en la adquisición de medicamentos, insumos, equipamiento necesario como ventiladores pulmonares, e incluso obstaculizó la llegada de ayudas de otros países.

A pesar de ello, Cuba no ha detenido ninguno de sus programas de salud fundamentales. El desarrollo permanente del capital humano, la incorporación de nuevas tecnologías, los resultados de la ciencia aplicada a los principales problemas de salud; así como las acciones intersectoriales, contribuyeron a mantener los indicadores favorables del estado de salud de la población cubana, muchos de ellos al nivel de países desarrollados. 

Datos preliminares del Ministerio de Salud Pública dan cuenta que:

  • Se redujo la tasa de mortalidad por malformaciones congénitas, de 0,8 a 0,7, la más baja de la historia.
  • La tasa de mortalidad de 1 a 4 años disminuyó de 3,6 a 2,8 defunciones por 10 000 habitantes (lo cual representa 40 defunciones menos en niños de estas edades).
  • La tasa de mortalidad de 5 a 14 años disminuyó de 1,9 a 1,6 defunciones por 10 000 habitantes (con 36 defunciones menos) y la tasa de mortalidad del menor de 5 años decreció de 6,6 a 6,3 defunciones por 1000 nacidos vivos (con 67 fallecimientos menos que el año anterior).
  • Las consultas médicas en la Atención Primaria de Salud aumentan de 84 millones 316 442 en el 2019, a 84 millones 691 977 en el 2020 (+375 mil 535).

Pese a las limitaciones financieras existentes, agudizadas por la crisis económica generada por la COVID-19, el programa de inversión y mantenimiento en el sector se mantuvo también activo, favoreciendo la revitalización de un amplio número de instituciones.

En ese sentido, fueron intervenidos constructivamente 1 863 consultorios del médico y enfermera de la familia y 280 policlínicos.

El funcionamiento de la atención regionalizada al cáncer se mantuvo estable en los 45 servicios de oncología médica, 25 de medicina nuclear, nueve de radioterapia y nueve de oncopediatría.

En cuanto a los servicios de rehabilitación, se ingresaron 494 153 personas y se lograron rehabilitar 412 470, para un 83,5% de pacientes rehabilitados.

La inversión en dispositivos y equipos médicos ha sido en esta etapa también una prioridad. Se han entregado 200 nuevos ventiladores pulmonares de altas prestaciones para las UCI de todo el territorio nacional, lo cual hace que lleguemos como país a un indicador de un ventilador por cada 10 mil habitantes.

A lo largo de estos diez meses de pandemia, la actividad docente, si bien se reajustó a las condiciones impuestas por la COVID-19, no cesó. Teniendo en cuenta que el capital humano es una de las riquezas más preciadas, en el sector de la salud, del total de 11 848 profesionales cubanos graduados en las diferentes carreras universitarias, 8 950 corresponden a Medicina, 1 510 a Estomatología, 578 a Licenciatura en Enfermería y 810 a tecnología de la salud.

Más de 50 000 estudiantes participaron en la pesquisa activa en las distintas comunidades ala COVID-19 y 19 482 en las pesquisas voluntarias. Cientos de estos se incorporaron a trabajar en centros de aislamiento.

Muchos otros indicadores dentro del sistema reflejan el impacto del trabajo sistemático en el sector. Por ejemplo:

  • Se estima que la tasa de mortalidad por 100 000 habitantes disminuya para la influenza y neumonía, y las enfermedades crónicas de las vías respiratorias inferiores.
  • La tasa de mortalidad prematura de 30 a 69 años de edad disminuyó de 4,4 a 4,3 por 1 000 habitantes.
  • Las atenciones médicas por infecciones respiratorias disminuyen de 82 308 en 2019 a 45 679 en el 2020 (-36 mil 629)
  • Nuestro país se mantiene libre de Zika, Chikungunya y Fiebre amarilla. Se reducen en un 72.3 % los casos de Dengue con respecto al 2019 y en un 6.2 % los focos del mosquito Aedes aegypti.
  • Disminuyó  la tasa de nuevas infecciones de VIH en 19,4% con relación al 2019. También decreció la mortalidad a causa del SIDA en 39%.
  • Se mantienen cumplidos los indicadores de eliminación de la transmisión materno infantil del VIH y la Sífilis congénita. En este 2020, no se han reportado niños con VIH, ni casos de sífilis congénita.

La incuestionable calidad del sistema de salud, universal y gratuito, y el
prestigio alcanzado a lo largo de los años y ratificado en medio de la crisis,
merecieron que el país fuera elegido miembro del Consejo Directivo de la
Organización Panamericana de la Salud, superando la campaña negativa de
Estados Unidos y las presiones a otros Estados.

En días recientes, el ministro de Salud Pública, doctor José Angel Portal Miranda, en el acto celebrado en el Minsap por el 62 Aniversario del Triunfo de la Revolución señalaba:

“Hay derechos que por cotidianos pasan muchas veces desapercibidos, pero una vez conquistados, nos salvan en momentos como los que hoy vivimos”.

“Cuba lleva seis décadas construyendo, perfeccionando, defendiendo el derecho a la salud que es el derecho a la vida, seis décadas demostrando que un país subdesarrollado, pequeño, puede  hacer ciencia y hacerla de altísima calidad”.

Sin esas premisas, reflexionaba el ministro, ¿cómo Cuba hubiera podido hacer frente al reto sanitario y social que la pandemia causada por el SARS- CoV-2 nos ha impuesto, cuyo afrontamiento ha demandado un esfuerzo extraordinario del sector de la salud ?

“Podemos recordar entonces el 2020, como el año en que Cuba corroboró una vez más la importancia de haber colocado, desde el triunfo de Enero de 1959, toda su voluntad política en formar hombres y mujeres de ciencia, enfocados en el bienestar primero del pueblo; en formar médicos, técnicos, estomatólogos para llevar la medicina a cada rincón del país y de los pueblos del mundo que lo han necesitado y lo necesitan; mediante la concepción y consolidación de un sistema de salud único, gratuito, universal y capaz de gestionar sus propias necesidades de recursos humanos”, expresó Portal Miranda.

Certezas irrefutables del año que acaba. Razones y motivos para un 2021 donde el derecho a la salud siga siendo premisa esencial de la obra social y humana que el pueblo cubano ha construido.

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: