Maldita Hemeroteca: El Gobierno no cumple su promesa de «reforma fiscal» para que la Iglesia pague el IBI

Publicado:

Sus socios de Gobierno, Unidas Podemos, también llevó en su programa electoral eliminar la exención del IBI para la Iglesia, medida que, además, forma parte del acuerdo de Gobierno.

Noticias populares

Julio Montes* repasa en la ‘Maldita Hemeroteca’ las declaraciones del Gobierno en relación a la reforma fiscal del Impuesto de Bienes Inmuebles del que está exento la Iglesia.

La Justicia ha tumbado la resolución del Consejo de Transparencia que obligaba al Gobierno a publicar la lista de los bienes inmatricualdos de la Iglesia, es decir, esas cerca de 30.000 fincas y edificios que la Iglesia registró como propios sin tener que demostrar los derechos de propiedad.

Pedro Sánchez pidió en el Congreso de los Diputados en 2017 que se llevara a cabo un estudio para saber qué bienes eran estos y así “acabar con las inmatriculaciones de la Iglesia”. Además, solicitó “una reforma fiscal donde la iglesia pague el Impuesto de Bienes Inmuebles”.

También, en su discurso de investidura indicó: “En un Estado aconfesional no tiene sentido que ninguna confesión se sitúe por encima de la ley. El Gobierno realizará las modificaciones legislativas oportunas para facilitar la recuperación de los bienes que hayan sido matriculados indebidamente por la Iglesia”.

Sus socios de Gobierno, Unidas Podemos, también llevó en su programa electoral eliminar la exención del IBI para la Iglesia, medida que, además, forma parte del acuerdo de Gobierno.

*Julio Montes (Maldita Hemeroteca) en Onda Cero

Laicismo.org

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Ante la crisis, otro frente nacional

Gracias al Paro Nacional el régimen retrocedió en su pretensión de seguir echando la crisis en hombros de las capas medias y de los empobrecidos, en su terco intento descargó lo más cruel de su represión contra los manifestantes hasta dejar en el suelo el prestigio de sus Fuerzas Armadas.