13 israelíes sufren parálisis facial después de recibir la vacuna Pfizer Covid, en medio del torrente de informes de efectos adversos

Publicado:

Noticias populares

Al menos 13 israelíes han experimentado parálisis facial después de recibir la vacuna Pfizer Covid-19, un mes después de que la Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. Informara sobre problemas similares, pero dijo que no estaban vinculados a la vacuna.

Israel ha sido aclamado por su rápido y eficiente programa de inoculación masiva, que ha vacunado a un asombroso 20 por ciento de la población del país desde que comenzó la campaña a fines de diciembre.

Para un puñado de israelíes, sin embargo, la iniciativa ha provocado algunos problemas de salud inesperados. Al menos 13 personas han reportado parálisis facial leve después de recibir el jab de Pfizer / BioNTech, informó el medio israelí Ynet, citando al Ministerio de Salud, y agregó que los funcionarios creen que el número de tales casos podría ser mayor.

“Durante al menos 28 horas caminé con él [parálisis facial]”, le dijo a Ynet una persona que tuvo el efecto secundario. «No puedo decir que desapareció por completo después, pero aparte de eso, no tuve otros dolores, excepto un dolor leve donde estaba la inyección, pero no hubo nada más allá de eso».

Sin embargo, el individuo anónimo señaló que la reacción desagradable era «algo raro» y enfatizó que era «importante» que la gente se vacunara. Sin embargo, admitió que no estaba decidido a recibir una segunda dosis de la vacuna.

El Ministerio de Salud de Israel ha declarado que es seguro administrar la segunda inyección, siempre que pase la parálisis facial y no haya efectos persistentes a largo plazo desde la primera inyección. Pero algunos expertos médicos israelíes han optado por ignorar este aviso.

Ynet citó a la Prof. Galia Rahav, directora de la Unidad de Enfermedades Infecciosas del Centro Médico Sheba, quien dijo que no se sentía «cómoda» con la administración de la segunda dosis a alguien que había recibido el primer pinchazo y posteriormente sufría de parálisis.

“Nadie sabe si esto está relacionado con la vacuna o no. Por eso me abstendría de darle una segunda dosis a alguien que sufrió de parálisis después de la primera dosis”, dijo al medio.

El mes pasado, la FDA reveló que cuatro participantes informaron sobre la parálisis de Bell, una forma de parálisis facial temporal, durante los ensayos de fase tres de la vacuna Pfizer. Los cuatro casos involucraron a personas a las que se les había dado el golpe real. No hubo informes de parálisis entre el grupo de control que recibió un placebo.

En su informe, la FDA señaló el «desequilibrio numérico» de los casos de parálisis de Bell entre los grupos de vacuna y placebo, pero dijo que no hubo otros «eventos adversos no graves» que mostraran un patrón similar.

En última instancia, el regulador de medicamentos de EE. UU. Concluyó que el problema era «consistente con la tasa de antecedentes esperada en la población general» y agregó que no había evidencia clara que vincule la vacuna contra el coronavirus con la condición médica desagradable. Aún así, la agencia recomendó «la vigilancia de los casos de parálisis de Bell con el despliegue de la vacuna en poblaciones más grandes».

Durante las últimas semanas, el medicamento de Pfizer ha recibido la aprobación de emergencia de los gobiernos que luchan por vacunar a sus ciudadanos. En diciembre, el Reino Unido se convirtió en el primer país del mundo en comenzar a administrar el jab a la población en general. Aunque los funcionarios de salud han descrito la vacuna como segura y eficaz para reducir los síntomas de Covid-19, siguen apareciendo informes preocupantes sobre efectos adversos graves. México inició una investigación a principios de enero luego de que un joven médico quedara paralizado minutos después de que le administraran el medicamento. También ha habido numerosos casos en los que las personas que padecen alergias han experimentado reacciones graves a la inyección.

Varios informes también han relacionado el jab con muertes inexplicables, pero las autoridades han insistido en que no hay evidencia que sugiera que la vacuna sea la culpable en tales casos. Por ejemplo, un médico portugués que supuestamente estaba en «perfecto estado de salud» murió poco después de recibir la inyección, pero los funcionarios concluyeron más tarde que no había relación entre la muerte y la vacuna, y agregaron que no pudieron revelar la causa exacta de su muerte por razones legales.

Fuente

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: