En Occidente Navalny es promocionado, mientras Assange es torturado

Publicado:

El opositor , Alexei Navalny, fue detenido al regresar a Rusia desde Alemania por una buena razón legal. Se había burlado de su licencia de libertad condicional.

Noticias populares

Navalny es un delincuente convicto, declarado culpable de fraude y malversación por un tribunal ruso en 2014. Pero su sentencia de cárcel había sido suspendida con la condición de que se reportara regularmente a las autoridades penitenciarias de Rusia. Una condición normal.

Sin embargo, durante casi cinco meses había estado fuera del país como invitado de facto de las autoridades alemanas. Esa es una violación descarada de las condiciones de su libertad condicional. Y el servicio penitenciario ruso tuvo razón al emitirle una advertencia a fines del mes pasado de que la violación de su pena de prisión suspendida corría el riesgo de que la sentencia se convirtiera en detención tras las rejas.

Es una cuestión soberana de las leyes rusas que, al regresar a Rusia el fin de semana, Navalny fue arrestado y ahora está bajo custodia a la espera de los procedimientos judiciales en las próximas semanas sobre si revocar su sentencia suspendida.

El alboroto de los políticos occidentales y los grupos de derechos humanos por su arresto el domingo en el aeropuerto Sheremetyevo de Moscú es predecible.
Funcionarios de alto nivel de Estados Unidos, Gran Bretaña, Alemania y Francia, entre otros, han hecho declaraciones estridentes exigiendo la liberación de Navalny.

El ministro de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña, Dominic Raab, calificó el arresto de la figura disidente como «espantoso».

Para todos estos defensores de los derechos humanos supuestamente preocupados, solo hay dos palabras: Julian Assange.

Assange languidece en un calabozo de tortura británico, perseguido por los gobiernos estadounidense y británico por el «crimen» de revelar al mundo la verdad sobre guerras ilegales y crímenes de guerra cometidos por Estados Unidos y Gran Bretaña.

En todos los años de la barbárica detención de Assange, nunca ha habido una fracción de la protesta pública oficial occidental que se ha expresado por Navalny.

Eso es porque Navalny, a diferencia de Assange, es un activo político para una agenda occidental para socavar a Rusia.

Hay buenas razones para creer que el activista de los medios de comunicación y bloguero ruso está financiado y dirigido por los servicios de inteligencia occidentales. Todo en su campaña de tábano huele a orquestación como agente provocador.

La forma en que Navalny se ha coordinado estrechamente con los medios occidentales y los equipos de inteligencia como Bellingcat para vender la historia de que supuestamente fue envenenado con el agente nervioso soviético Novichok es una fuerte evidencia de su función provocadora. Y la forma en que los medios occidentales «informan» rutinariamente del supuesto envenenamiento como si fuera un hecho es una demostración de cómo dichos medios están totalmente dominados por el servicio de propaganda a la agenda geopolítica.

Cuando Navalny fue tratado en un hospital ruso después de aparentemente enfermarse repentinamente el 20 de agosto a bordo de un vuelo a Moscú desde Siberia, los médicos no encontraron venenos en su sistema. Los médicos dijeron que la aparente enfermedad se debía a un shock metabólico por el posible uso indebido de sus propios medicamentos para la diabetes, la depresión y quizás el exceso de alcohol.

Llamativamente, días después de que lo trasladaran en avión para recibir tratamiento hospitalario en Berlín, las autoridades alemanas anunciaron que habían detectado envenenamiento con un agente nervioso.

Las autoridades alemanas u otros laboratorios de la OTAN nunca han presentado pruebas de tal manera que sean verificables de forma independiente.

A Rusia se le ha negado el acceso a cualquiera de sus supuestos datos con el fin de verificarlos, pero Moscú está condenado por no llevar a cabo una investigación criminal sobre el presunto envenenamiento.

No solo eso, sino que mientras Navalny supuestamente se estaba recuperando en Alemania de una toxina súper letal, de alguna manera tenía los recursos de los medios para supuestamente establecer llamadas de broma para engañar a un miembro del servicio secreto ruso para que confesara un complot de asesinato, un complot que el hábil activista afirmó que era ordenado por las más altas autoridades del Kremlin.
Rusia ha descartado ese truco mediático como falso.

Claramente, estaba sucediendo algo extraordinariamente irregular, y no era del lado ruso. ¿Cómo fue posible que una figura dudosa con patrocinadores extranjeros pudiera salirse con la suya haciendo acusaciones sensacionales contra el gobierno ruso basándose en pruebas no verificables?
Acusaciones que fueron amplificadas sin cuestionar por los medios y políticos occidentales.

Y mientras tanto, este dudoso personaje Navalny se burla de su libertad condicional por una pena de cárcel suspendida. No solo eso, sino que hay una arrogancia evidentemente suprema de parte de él y sus aliados extranjeros de que las leyes soberanas rusas pueden ser burladas con impunidad.

La reacción exagerada de Occidente a su legítimo arresto al regresar a Rusia después de cinco meses de orquestar una campaña de medios extranjeros hostiles es prueba de su arrogancia.

Y mientras, Julian Assange languidece en prisión, eso es una prueba irrefutable del engaño, la duplicidad y la hipocresía occidentales.

Fuente

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Ante la crisis, otro frente nacional

Gracias al Paro Nacional el régimen retrocedió en su pretensión de seguir echando la crisis en hombros de las capas medias y de los empobrecidos, en su terco intento descargó lo más cruel de su represión contra los manifestantes hasta dejar en el suelo el prestigio de sus Fuerzas Armadas.