El rapero Hásel a la cárcel y Juan Carlos I disfrutando de un retiro dorado ¡Basta ya de justicia franquista!

Publicado:

Noticias populares

La orden de la Audiencia Nacional de meter en prisión por un periodo de nueve meses y un día al rapero Pablo Hásel es un completo escándalo. Mientras este alto tribunal vuelve a pisotear la libertad de expresión, el rey emérito campa a sus anchas disfrutando en el Golfo pérsico de una fortuna amasada en base a comisiones ilegales, fraude fiscal y corrupción. Este es el régimen del 78 que todos los días criminaliza a la juventud y deja impune a fascistas, reyes ladrones, torturadores y políticos corruptos.

El músico fue imputado por la justicia en dos ocasiones por “injurias a la Corona”. La primera de ellas, en marzo de 2015, fue condenado a dos años de cárcel. La segunda, en febrero de 2018, a dos años y nueve meses, más una multa superior a 24.000 euros. En mayo de 2020, el Tribunal Supremo ratificó esta sentencia y en agosto se pidió ya su entrada en prisión si no pagaba una fianza de 20.000 euros.

Es decir, un total de cinco años de cárcel por decir una verdad en sus canciones que los hechos han confirmado en estos últimos años. Que Juan Carlos de Borbón y su familia están hasta el cuello de negocios turbios, comisiones ilícitas y fortunas construidas en base a la corrupción, que el Régimen del 78 está podrido y sirve sólo los intereses de la oligarquía, y que la justicia y la policía está llena de franquistas que machacan nuestros derechos democráticos y sociales.

Es una vergüenza. Mientras el Gobierno de coalición, con el apoyo de PP, Cs y Vox permite al Rey emérito huir del país, sin rendir cuentas con la justicia, muchos raperos, titiriteros, sindicalistas, militantes de izquierda y jóvenes que luchan contra este sistema son encarcelados, multados y represaliados. Hásel y Valtonyc, Willy Toledo, Cassandra Vera, Alfon, los jóvenes de Altsasu, decenas de Sindicalistas… una lista interminable de personas han sido llevados ante los tribunales en estos últimos años por criticar a la Monarquía, la religión católica, por montajes policiales o por luchar por los derechos de los trabajadores.

Lo más lamentable, y nos cuesta decirlo, es que todo esto sucede sin que el gobierno “más progresista de la historia” haga nada para acabar con esta ola reaccionaria. Mira hacia otro lado o minimiza las cartas de los militares golpistas, avala los desmanes de la policía y los tribunales, y lejos de derogar la Ley Mordaza la aplica masivamente. Esta política cobarde es precisamente lo que da alas a la extrema derecha.

Desde el Sindicato de Estudiantes e Izquierda Revolucionaria pedimos la total absolución y libertad para el rapero Pablo Hásel y para todos aquellos que han sido juzgados por “injurias a la Corona” y por luchar. Exigimos la derogación inmediata de la Ley Mordaza, de todas las normativas que limitan los derechos democráticos y la depuración de los elementos reaccionarios y fascistas del aparato del Estado.

¡Basta ya de justicia franquista!

¡Pablo Hásel libertad ya!

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Los sucesos del 11 de julio fueron gestados, organizados y financiados desde EE. UU.

Los inventores de la narrativa de la indignación popular ahora quieren construir otra sobre una supuesta insurrección espontánea contra el Gobierno, que justifique la derrota y propicie la intervención extranjera en la Isla

Le puede interesar: