Atentado contra militantes del FMLN: el regreso del terror y el totalitarismo a El Salvador

Publicado:

Noticias populares

Yoselina Guevara.— En la tarde del domingo 31 enero, aproximadamente a las 18:25 hrs., en el centro de la ciudad de San Salvador sujetos fuertemente armados realizaron una emboscada a un vehículo tipo pick-up en el cual se desplazaba un grupo de militantes del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) , procediendo a disparar a quemarropa contra las personas desarmadas e indefensas que estaban en el vehículo. A causa de este atentado terrorista, al momento de escribir esta nota, ya han perdido la vida los compañeros Juan de Dios Portillo Tejada  y Gloria Rogel de López, además de tres personas gravemente heridas, todos militantes activos del FMLN.

Criminales al servicio del Estado

De acuerdo a información emitida en diferentes agencias, se conoció que los atacantes están relacionados estrechamente con el actual presidente salvadoreño, Nayib Bukele. Dos de ellos son miembros de la Unidad de Protección a personalidades importantes de la Policía Nacional Civil (PNC) y cuyo trabajo asignado es encargarse de la seguridad del ministro de Salud, Francisco Alabí, familiar directo del actual jefe de Estado. Asimismo, el propietario del vehículo (Hyundai, Elantra , color azul, placas P830-034) desde el cual perpetraron el hecho responde al nombre de Diego Francisco Alvarado Peña, uno de los guardaespaldas del mencionado ministro, que a su vez ha sido acusado de poseer un expediente judicial abierto por cometer diferentes delitos.

Un video que no muestran

De acuerdo a declaraciones del secretario general del FMLN, Óscar Ortiz, estos tuvieron que apoyar con abogados a las víctimas del atentado porque cuerpos de seguridad del Estado salvadoreño se dirigieron al hospital al que fueron trasladados los heridos para capturar a los militantes del FMLN que se encontraban recluidos presentando heridas tras la acción terrorista: “Nosotros hemos puesto ya abogados, se los querían llevar por la noche (del domingo) pero nosotros intervenimos, no podía ser cómo se los iban a llevar del hospital. Esta mañana (día lunes) hemos movilizado a nuestros abogados”.

Por su parte, Bukele afirmó a través de su cuenta Twitter, sin mostrar pruebas de ningún tipo: “La  @PNCSV (Policía Nacional Civil) ha determinado que un militante del FMLN disparó también contra el PPI que está en estado crítico. Fue grabado en una cámara de video de una empresa de la zona”. Sin embargo, hasta ahora nadie ha visto el video ni fotografías del supuesto enfrentamiento. La prensa, sin ética y genuflexa al poder político del Estado se ha puesto a difundir la tesis del “enfrentamiento” y de la “existencia del video”, siguiendo la máxima de que “una mentira dicha mil veces se convierte en verdad”. Igualmente, en fotografías que han sido publicadas en redes sociales se verifica que el vehículo de los atacantes no presenta ningún tipo de perforación o daños producto de balas.

Totalitarismo y terror en El Salvador

La historia de la humanidad conoce muchos ejemplos en los que la administración del Estado se basó en el miedo; esto permitió reforzar la autoridad y desestabilizar la sociedad, cortando de raíz cualquier ánimo revolucionario. Por esa razón, en momentos de dificultad política y económica, como modernos príncipes renacentistas, un mandatario y los grupos de poder que le rodean pueden iniciar a utilizar la violencia para  levantar una cortina de humo con una represión generalizada, intentando descargar la culpa a las propias víctimas. Es un modelo ya utilizado: desestabilizar con atentados para estabilizar con la represión y con ello compactar el país. Pero esto además eventualmente acarrea la ceguera de una parte de la población, quienes con los medios de comunicación al servicio del poder pueden convencerse de una realidad inexistente. Esta escalada de odio y violencia ya ha tenido su fatal inicio en El Salvador y son ejemplos de ello el año pasado con el intento por parte de Bukele de tomar por la fuerza el Parlamento; el continuo mensaje de primer mandatario contra los partidos políticos que le hacen oposición; sus anuncios de aniquilación del adversario político; las amenazas que se suscitaron por parte de Grupos de Maras (delincuentes) contra la marcha popular realizada el 22 de enero; y el accidente de tránsito que sufrió el candidato a la Alcaldía de Chalatenango, José Pérez, y su familia, del cual se conoce que fue posiblemente provocado.

Para los procesos electorales que se avecinan en el país centroamericano no se puede esperar por parte de la administración Bukele nada que sea ni siquiera medianamente bueno. Todo indica que buscará por todos los medios, materiales y físicos, generar violencia, además de utilizar las redes sociales para adormecer la opinión pública con una realidad artificial que legitime una represión cruel y despiadada con otros fines. La abierta persecución de la cual son víctimas los compañeros y compañeras del FMLN se ha hecho evidente. El camino que ha tomado el gobierno de Bukele es el del totalitarismo, tratando de concentrar todo el poder en sus manos, ejercer un férreo control sobre el conjunto de las actividades de la vida política y social y aniquilar a sus opositores. De todos y todas depende que, desde nuestros grandes o pequeños espacios de lucha, El Salvador, la tierra donde han quedado sembrados tantos mártires, se convierta nuevamente en un Estado donde la ley sea la violencia y la esencia el terror.

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: