MARRUECOS: Mueren trabajadoras textiles en nombre de empresas imperialistas

Noticias populares

Los abusos de poder de la policía española

Los abusos de poder policiales no son una realidad ajena a España, de hecho, son más habituales de lo que popularmente se cree.

Activos soberanos como garantía de compra: las insólitas exigencias que Pfizer habría puesto a los Gobiernos de América Latina para venderles vacunas

La farmacéutica estadounidense habría pedido eximirse de responsabilidades ante posibles resultados adversos en el uso de los fármacos, según una investigación periodística realizada por The Bureau of Investigative Journalism y Ojo Público.

Los inmunizados con la vacuna Sputnik V pueden ser donantes de anticuerpos

Las personas vacunadas con la Sputnik V pueden ser donantes de anticuerpos contra el coronavirus, declaró este viernes Alexandr...

El lunes 8 de febrero, en Tánger, Marruecos, 28 personas, principalmente mujeres, murieron en la inundación de un taller textil subterráneo. No se trata de un accidente trágico sino de un desastre industrial que es consecuencia directa de la forma en que las grandes empresas del sector textil organizan la producción de prendas de vestir.
En Marruecos, la industria textil es un sector de actividad muy importante, ya que el 27% de los puestos de trabajo industriales se concentran en este sector. Grandes empresas de fast fashion, como H&M o Zara, trasladan masivamente su producción al país porque los salarios son bajos y los estándares sociales y ambientales no son muy restrictivos. Peor aún, el sector informal es muy importante allí, ya que representa un tercio del PIB de Marruecos. Los talleres textiles clandestinos, que a menudo son subcontratistas de subcontratistas de grandes empresas, son por tanto muy numerosos en Marruecos. En estos talleres, miles de mujeres trabajan en condiciones difíciles y por una miseria, y el sistema de subcontratación permite a las grandes empresas renunciar a su responsabilidad en caso de una tragedia. En efecto,

La burguesía compradora marroquí (es decir, la franja de la burguesía que colabora con las potencias imperialistas) está muy satisfecha con esta situación, y el drama de Tánger es, lamentablemente, una ilustración perfecta: el taller textil subterráneo estaba ubicado en el sótano de la casa personal del dueño, en una zona rica de la ciudad, y el día de la inundación, los trabajadores ya estaban trabajando desde las seis de la mañana. Si el propietario afirma que su instalación era legal, es totalmente falso, ya que estaba ubicada en una zona de inundación, en las inmediaciones de un río. Por lo tanto, hizo que los trabajadores trabajaran a sabiendas en un sótano propenso a inundarse.

Esto nos muestra que para la burguesía la vida de los trabajadores no tiene valor, porque lo único que importa es la ganancia, es acumular cada vez más capital, sin importar las consecuencias sobre los trabajadores o sobre el medio ambiente. Dans le secteur textile, ce sont principalement des femmes qui subissent cette exploitation ultra violente, qui travaillent dans de terribles conditions, qui inhalent au quotidien des produits cancérigènes, tout ça pour des salaires de misère et qui, bien trop souvent, meurent dans des accidents del trabajo. Todo esto es similar a la esclavitud: estas mujeres apenas ganan lo suficiente para comer y reproducir su fuerza laboral, no gozan de ninguna protección social y están totalmente sujetas a sus empleadores.

Por supuesto, detrás de la burguesía compradora marroquí está la burguesía imperialista, las grandes multinacionales del sector de la moda como empresas como H&M, Zara, Nike, Adidas, etc. Son estas empresas las que, en última instancia, se benefician más de la explotación ultraviolenta de las trabajadoras textiles en todo el mundo, y accidentes industriales anteriores en el sector nos lo han demostrado: ya sea durante el incendio en la fábrica Tazreen que cobró la vidas de 117 personas en Bangladesh en 2012 o durante el colapso del edificio Rana Plaza, que causó 1138 muertes en Bangladesh también en 2013, las víctimas cada vez trabajaron para subcontratistas que venden desde ropa a multinacionales hasta moda rápida.

Estas tragedias, estos bajos salarios, estas malas condiciones laborales, esta destrucción del medio ambiente por parte de las multinacionales de la industria textil, todo esto no es inevitable, porque todo proviene del sistema capitalista. Los trabajadores textiles no se rinden y en los últimos años hemos visto grandes movimientos de lucha, principalmente en Bangladesh. Así, en 2013, pocas semanas después del colapso de Rana Plaza en Dhaka, la capital de Bangladesh, cientos de miles de trabajadores se manifestaron, atacaron fábricas y se enfrentaron a la policía para expresar su enfado por la muerte de sus familiares o compañeros. También en 2019, miles de trabajadores textiles lideraron grandes huelgas en Bangladesh para exigir aumentos salariales. En India, Bangladesh, Marruecos, Etiopía y todos los demás países que se están convirtiendo en los talleres textiles de las potencias imperialistas, las trabajadoras textiles estarán en los próximos años al frente de las luchas revolucionarias, porque donde hay opresión, hay resistencia.

Au Maroc, les ouvrières du textile meurent pour le compte des entreprises impérialistes

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: