La policía forzada a reconocer que usó munición real en las protestas de Linares contra los abusos policiales

Así actúan las 'fuerzas del orden: palizas brutales, ensañamiento y detenciones arbitrarias, disparos con munición real 'por error', balas de goma disparadas a quemarropa... Afortunadamente las grabaciones de los abusos policiales difundidas por redes dificultan su habitual impunidad.

Noticias populares

Los abusos de poder de la policía española

Los abusos de poder policiales no son una realidad ajena a España, de hecho, son más habituales de lo que popularmente se cree.

Activos soberanos como garantía de compra: las insólitas exigencias que Pfizer habría puesto a los Gobiernos de América Latina para venderles vacunas

La farmacéutica estadounidense habría pedido eximirse de responsabilidades ante posibles resultados adversos en el uso de los fármacos, según una investigación periodística realizada por The Bureau of Investigative Journalism y Ojo Público.

Los inmunizados con la vacuna Sputnik V pueden ser donantes de anticuerpos

Las personas vacunadas con la Sputnik V pueden ser donantes de anticuerpos contra el coronavirus, declaró este viernes Alexandr...

Fuentes de la Policía Nacional han reconocido finalmente, con dos días de retraso, que durante las movilizaciones contra los abusos policiales del pasado sábado en Linares se produjo “un disparo” con una arma de fuego real, que hirió con perdigones a un hombre y una mujer. Ambas víctimas fueron atendidas en el hospital San Agustín, desde donde se dio aviso de los sucedido a la Comisaría de la Policía Nacional en Linares.

La Policía califica el suceso de “lamentable error”. Según explican, dentro de la investigación abierta, se baraja que un agente cogió “por error” de unos de los vehículos policiales una escopeta tipo “franchi” que en ese momento estaba cargada con munición real. Una investigación interna cuyo desenlace no parece difícil prever.

Los dos policías permanecen en prisión

Como era de esperar, los policías acusados de apalizar a un hombre y a su hija de 14 años en la entrada de un bar de Linares (Jaén) han relatado su versión de los hechos ante el juez, tal como informa el Confidencial. Ninguno de los dos —un subinspector y un agente; compañeros de turno y ambos fuera de servicio durante la pelea— se arrepiente de lo ocurrido: consideran que utilizaron la fuerza «imprescindible» para reducir al civil, al que acusan de haber iniciado la pelea a las afueras del establecimiento.

Ante el titular del Juzgado de Instrucción nº3 de la capital jiennense, han asegurado que no iban «bebidos ni drogados» la tarde del viernes, cuando se produjo el intercambio de golpes. Se escudan en que la víctima de la agresión —un vecino de la localidad al que aseguran no conocer de nada— es «un hombre corpulento», lo que les llevó a tener que reducirle bruscamente, y sitúan el origen de la trifulca minutos antes de abandonar el bar, poco antes de su cierre a las 18:00, cuando la hostelería debe cerrar en toda Andalucía.

Uno de los agentes declara que se choca con la víctima cuando pretende acudir al aseo, en el interior del café. «Vamos uno a cero», expresa el policía. «Ten cuidado, a ver si vamos a empatar», aseguran que respondió el hombre, lo que inicia unos empujones que acabarían instantes después en paliza, ya en la calle, delante de la hija menor de este último. «¿Qué pasa con este mierda?», pregunta el otro agente desde una mesa.

Según su declaración ante el juez, niegan haberse identificado como policías en ningún momento. Sin embargo, el instructor ve posibles contradicciones en su testimonio. En uno de los vídeos de la agresión, ampliamente difundidos en redes sociales desde el viernes, uno de los dos agentes trata de evitar que otros viandantes se sumen a la pelea. «Quítate de en medio, a ver si te vamos a detener a ti también», grita, lo que lleva al instructor a sospechar de este extremo, a falta de dilucidar si esta amenaza les delata o no pasa de mera bravuconada.

Por ello, ambos agentes —con sus placas y armas requisadas tras los hechos, previa apertura de expediente— permanecen detenidos por los supuestos delitos de detención ilegal, contra la integridad moral y por lesiones, «mediadas con ensañamiento», reza el auto. El juez les manda a prisión provisional, tal y como solicitaban tanto la Fiscalía como la acusación particular. El Ministerio Público, si su petición no era atendida por el juez, demandaba una orden de alejamiento para el agredido, que sufre lesiones en la cara, una fractura en la nariz, varios puntos en una ceja y problemas en una córnea. Teme perder la visión de un ojo.

Para escudarse en su versión, uno de los dos agentes ha presentado ante el juez un parte que muestra una raja en uno de sus dientes. Sin embargo, el instructor quiere analizar su historial médico, para comprobar si la herida es previa o no a la pelea, ya que, en los vídeos del suceso, no se ve al agente llevarse las manos a la boca.

El juez ha decretado la prisión provisional de ambos. Considera que ninguno tiene arraigo en Linares —viven allí, pero no tienen familia en la localidad—, ambos tienen capacidad económica y la suma de los años de cárcel que piden las acusaciones por los tres delitos es elevada. Por ello, el instructor no descarta una posible fuga que pretende evitar.

Ambos acusados serán trasladados desde la prisión de Jaén II hasta un módulo especial para fuerzas de seguridad, ubicado en Sevilla.

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: