Las porras de la Ertzaintza no golpean ninguna de estas descerebradas cabezas

Publicado:

Noticias populares

El poder burgués quiere a sus subditos aborregados, por eso dejan hacer ante casos como el de estos días en torno al final de la Copa del Rey de futbol. De otra manera utilizan a su policía, que pagamos entre todos los contribuyentes, cuando se sale a la calle a reivindicar derechos que el mismo poder burgués niega a la clase trabajadora. Entonces no dudan en contusionar cabezas, espaldas y todo lo que se les ponga por delante; es consecuencia de la lucha de clases.

Hace dos días, no pocos aficionados de los dos equipos que jugarán la final de la mencionada copa (Real Sociedad y Athletic de Bilbao) despidieron a los jugadores en sus respectivos lugares (Zubieta y Lezama). Las imágenes que se han publicado acerca de ésta despedida son harto escandalosas, dadas las actuales restricciones existentes en esos lugares por motivo de la pandemia.

Curiosamente, la Ertzaintza, tan dada a reprimir a la gente joven, sin justificación alguna (ni que decir tiene si ésta se moviliza por cuestiones políticas), hizo la vista gorda ante tanta vulneración de las normas impuestas por la Covid-19. Alrededor de los autobuses de los futbolistas se concentraron cientos de personas sin que la Ertzaintza lo impidiera.

Lo sangrante del caso es que el portavoz del Gobierno de la Comunidad Autónoma Vasca (CAV), Bingen Zupiría (PNV), tuvo la desfachatez de expresar que la policía de la burguesía vasca no desalojó a la muchedumbre porque de hacerlo podía haber generado un caos entre la gente.

Hay que ser cínico par decir tal cosa. Por una parte, sabiendo lo que iba a suceder, podían haber bloqueado las entradas para que no llegaran los y las aficionadas y así evitar las aglomeraciones. Pero eso no es lo hicieron. Finalmente, argumentar que dispersar a unas 2.000 personas hubiera causado graves problemas no deja de ser un insulto. Como si la Ertzaintza nunca hubiera disuelto de la manera salvaje manifestaciones más numerosas que la cantidad citada.

La diferencia es que los y las integrantes de esas manifestaciones que acostumbran a disolver a hostias están integradas por sus enemigos de clase. En cambio, gran parte de los futboleros que actúan como actuaron (aún perteneciendo también mucha de ella a la clase obrera) son masa borrega fácilmente conducible hasta el redil que el gran capital siempre impone. Por eso les permiten actos tan deleznables, por eso les cuidan y protegen.

spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias