La policía colombiana aplasta a los manifestantes con armamento israelí

Publicado:

Noticias populares

Desde hace más de un mes, una huelga nacional ha paralizado Colombia y ha sido respondida con una represión mortal por el gobierno reaccionario de Iván Duque. Mientras los sindicatos han cerrado las principales ciudades, interrumpiendo el transporte público y bloqueando la economía del país, las fuerzas gubernamentales han respondido con violencia. Según las cifras del gobierno, al menos 44 personas murieron en las protestas que comenzaron el 28 de abril. Además, se informó de la desaparición de 500 personas, más de 100 fueron alcanzadas por la munición real y al menos 28 resultaron heridas en el ojo por la policía, los conocidos antidisturbios del ESMAD o las organizaciones paramilitares vinculadas al Estado.

La represión de la disidencia está fomentada por el gobierno israelí, que se enfrenta a una revuelta económica, militar y social generalizada por parte de su población palestina cautiva. Aparte de Estados Unidos, Israel es el principal proveedor de armas del ejército y los paramilitares colombianos, y la policía y el ejército colombianos han utilizado su entrenamiento y armas israelíes contra su propia revuelta interna.

El Estado ha declarado esencialmente la guerra a los ciudadanos, convirtiendo las calles y los barrios en campos de batalla en un intento de hacer aprobar las muy controvertidas políticas neoliberales del presidente Duque, que eliminarían la sanidad pública, privatizarían las pensiones, reducirían el salario mínimo e impondrían un impuesto del 19 por ciento a los alimentos básicos, medidas que los críticos consideran un ataque en toda regla a la mayoría de la clase trabajadora colombiana. El presidente no da señales de retroceder, aunque su índice de popularidad ha caído al 18 por ciento, un mínimo histórico para los jefes de Estado colombianos.

Las fotos que circulan por las redes sociales muestran a las fuerzas del gobierno utilizando armas israelíes contra los manifestantes, mientras que los vehículos blindados Sand Cat de fabricación israelí recorren las calles de las principales ciudades de Colombia. Los fusiles estándar de todas las ramas del ejército y de la policía son israelíes; el ejército utiliza el IMI Galil, las fuerzas especiales usan el IWI Tavor, mientras que la fuerza aérea, la marina y la policía prefieren el IWI Ace.

Duque ha enviado al ejército a varias de las mayores ciudades de Colombia para hacer frente a la huelga general, una medida condenada por los grupos de derechos humanos. Estas fuerzas han sido entrenadas en “técnicas de lucha contra el terrorismo y de combate” por los agregados de las FDI [ejército israelí] para compartir su experiencia en aplastar la resistencia interna. Así que cualquier palestino que visite Colombia en estos momentos puede sentir una extraña sensación de familiaridad con lo que está sucediendo.

“Los contratistas militares privados israelíes están muy involucrados con el ejército colombiano en términos de entrenamiento militar, la realización de operaciones de contrainsurgencia, la recopilación de información, los asesinatos selectivos, las intervenciones militares transfronterizas en estados como Venezuela, junto con la guerra híbrida en general, y más. Como el segundo socio militar más importante después de Estados Unidos, Israel puede ser visto como un apoyo clave del terrorismo de estado de Colombia”, dijo Oliver Dodd desde Bogotá. Dodd es un investigador de la Universidad de Nottingham que cubre la guerra civil colombiana.

En septiembre de 2020, cuando los paramilitares reaccionarios estaban llevando a cabo numerosas masacres en Colombia, el ejército israelí dio varios días de entrenamiento a las fuerzas especiales del ejército colombiano. Incluso hicieron feos parches para conmemorar su alianza.

También se han visto drones israelíes en los cielos colombianos, que el gobierno utiliza para la vigilancia y la inteligencia militar. AMnetpro SAS, empresa fundada por dos empresarios israelíes, también suministra a las fuerzas colombianas sistemas de reconocimiento facial y otras tecnologías de seguridad.

Israel también entrena a los paramilitares colombianos

Lo más preocupante es que Israel también ha entrenado directamente a grupos paramilitares reaccionarios responsables de muchos de los peores actos de terror en el país durante los últimos 50 años. Carlos Castaño, comandante de las AUC, quizás el más notorio y despiadado de todos ellos, viajó a Israel para estudiar y ser entrenado por el infame mercenario israelí y ex teniente coronel de las FDI Yair Klein, quien afirma haber sido invitado a Colombia para entrenar a la policía nacional. Dodd explicó el interés del gobierno colombiano en utilizar los conocimientos técnicos israelíes:

“Los veteranos de las FDI también están muy involucrados en el conflicto colombiano. El Estado colombiano depende en gran medida de estos mercenarios israelíes -llamados ‘contratistas militares privados’ por sus apologistas- en el sentido de que son reclutados para importar su amplia experiencia en contrainsurgencia desarrollada en la lucha contra los palestinos. El hecho de que estos mercenarios no sean técnicamente miembros de las fuerzas armadas colombianas y no lleven uniformes oficiales del ejército, les permite proporcionar al Estado una negación plausible de los crímenes de agresión contra el movimiento revolucionario y otras fuerzas progresistas”.

Los mercenarios israelíes se han normalizado tanto en la sociedad colombiana que cuando el presidente Juan Manuel Santos apareció en un anuncio de la empresa de mercenarios israelí Global CST, dijo: “Son personas con mucha experiencia. Nos han ayudado a trabajar mejor”, dijo.

Palestina también tiene lazos con América Latina, y la comunidad palestina allí está bien. En los últimos tiempos, varios palestinos han llegado a altos cargos en la región, como Carlos Roberto Flores, presidente de Honduras de 1998 a 2002, Antonio Saca, presidente de El Salvador de 2004 a 2009, y Yehude Simon, primer ministro de Perú de 2008 a 2009.

A medida que el continente se desplazó hacia la izquierda en la década de 2000, casi toda la región comenzó a reconocer a Palestina como un Estado independiente. Durante años, Colombia fue el único país sudamericano que resistió, y no lo hizo hasta 2018.

Al mismo tiempo, el presidente Duque dejaba clara su posición. El año pasado, habló ante el AIPAC, el grupo de presión pro-Israel más poderoso de Estados Unidos, donde anunció que Colombia abriría una “oficina de innovación” en la Jerusalén ocupada, a un paso de desafiar el derecho internacional trasladando allí la embajada colombiana. También denunció una supuesta presencia de Hezbolá en la vecina Venezuela, designando al grupo libanés y enemigo militar de Israel como organización terrorista, una medida que probablemente tenga más que ver con hacer amigos que con cualquier preocupación real de seguridad.

A lo largo de estos últimos bombardeos en Gaza, que han dejado un saldo estimado de 250 muertos, casi 2.000 heridos y decenas de miles de desplazados, el gobierno colombiano se ha mantenido al lado de su aliado, condenando el lanzamiento de cohetes contra Israel. “Colombia expresa su profunda preocupación por los actos y atentados terroristas contra Israel y manifiesta su solidaridad con las víctimas de estas acciones”, escribió. No hubo ningún reproche a los misiles israelíes, mucho más mortíferos, que golpean Gaza.

Un ciclo de dependencia

La incipiente alianza política ha propiciado la profundización de los lazos económicos. En 2013 las dos naciones firmaron un acuerdo de libre comercio. “Este es un momento histórico en la relación entre el Estado de Israel y la República de Colombia”, anunció el Primer Ministro israelí, Benyamin Netanyahu. “Estas decisiones crean una plataforma de cooperación entre nosotros que llevará nuestra asociación, nuestra amistad, nuestra hermandad… a nuevos niveles políticos y económicos”.

En su mayor parte, el comercio entre los dos Estados consiste en el envío de armas y conocimientos técnicos israelíes a Colombia a cambio de reservas minerales de la nación sudamericana. En 2011, las armas de uso militar representaron el 49,6 por ciento de todas las exportaciones israelíes a Colombia. El carbón representa alrededor del 89 por ciento de lo que vuelve por el otro lado. El resto son principalmente productos agrícolas (café, fruta, azúcar, etc.).

La riqueza mineral de Colombia sólo es explotable después de décadas de presión por parte de los militares y paramilitares asociados para expulsar a los negros y a los indígenas de sus preciadas tierras para permitir la instalación de empresas transnacionales de la agroindustria y la energía. El armamento y el asesoramiento técnico israelíes han sido cruciales en este sentido. Como resultado, Israel puede cosechar algunos de los beneficios, manteniendo las luces en casa con carbón colombiano barato, en un acuerdo que beneficia a los israelíes y a las grandes empresas, pero que perjudica a la gente y contribuye a la limpieza étnica en ambos lados del mundo.

‘Puestos clave del poder estadounidense’

Colombia e Israel son los aliados más favorecidos de Estados Unidos en sus respectivas regiones. Israel recibe miles de millones de dólares en ayuda militar cada año, armas que a menudo prueba en civiles palestinos y que luego puede vender en ferias de armas de todo el mundo como “probadas en combate”.

Del mismo modo, Colombia recibe enormes cantidades de armas estadounidenses de forma gratuita (por valor de más de 461 millones de dólares en 2021), en su mayoría bajo el pretexto de la desacreditada guerra contra las drogas. El Plan Colombia -la militarización de la guerra contra las drogas en América Latina- se asocia principalmente con la administración Bush. Sin embargo, el cerebro de la operación fue en realidad Joe Biden. “Soy el que puso en marcha el Plan Colombia… enderezando este gobierno durante mucho tiempo”, se jactó el año pasado. Durante su mandato, Joe Biden tiene previsto ampliar su política sobre Colombia a América Central.

Ni la última ofensiva de Israel ni la de Colombia han provocado la censura de la administración Biden, ya que el presidente anunció inmediatamente que “Israel tiene derecho a defenderse” mientras bombardeaba objetivos civiles en Gaza. Asimismo, no hubo ninguna palabra oficial de Washington sobre la mortal represión del gobierno colombiano contra los manifestantes. De hecho, el Secretario de Defensa, Lloyd Austin, se reunió con su homólogo colombiano, Diego Molano, a principios de esta semana, donde “expresó su compromiso de fortalecer nuestra relación de defensa”, según sus palabras.

“Israel y Colombia son puestos clave del imperio estadounidense y, como tales, se les permite aterrorizar a la población civil en nombre de la lucha contra el terrorismo”, dijo Belén Fernández, periodista que cubre de cerca las relaciones entre Oriente Medio y América Latina. “Ambos estados están firmemente vinculados a Estados Unidos y entre sí en lo que equivale a un ‘ménage à trois’ militar-económico basado en la perpetuación de la inseguridad, el desplazamiento forzado y la tiranía de la derecha”, añadió.

Manuel Rozental, médico y activista de larga data, vive en el Cauca, donde la represión reciente ha sido más extrema. Rozental vio una serie de paralelismos entre Israel y Colombia: “Ahora mismo hay un levantamiento en Colombia de gente que está harta de un régimen que sólo explota y utiliza la violencia y la fuerza. Lo mismo está ocurriendo en Gaza”, dijo.

“En ambos casos, Estados Unidos no dice nada o presenta a ambas partes como parte de un proceso de polarización para ocultar el hecho de que hay un régimen ilegítimo que está reprimiendo y oprimiendo a la gente. Nada de esta violencia en Colombia ocurriría sin el apoyo de Estados Unidos y sus intereses comerciales. Y este es también el caso de Israel”.

El papel de Colombia en el sistema es claramente similar al de Israel: es el principal lugarteniente de Estados Unidos en la región, atacando a Venezuela, Bolivia o cualquiera de sus otros vecinos progresistas. También es la principal ubicación de las bases militares estadounidenses en la región. Para Rozental, los paralelismos entre Colombia y la situación israelo-palestina son evidentes:

“Israel es la punta de lanza de los intereses de Estados Unidos en Oriente Medio a cambio de una financiación masiva del gobierno para apoyar un régimen cada vez más fascista bajo el control de Benyamin Netanyahu como hombre fuerte, como el [ex] presidente Uribe en Colombia. Este modelo genera enormes sumas de dinero para la industria militar estadounidense y ha convertido a Israel en una superpotencia militar y en un productor y exportador de seguridad bélica en todo Oriente Medio y el mundo.“

Los manifestantes de ambos países reciben gases lacrimógenos procedentes del mismo fabricante de armas con sede en Pensilvania que suministra a ambos regímenes. Ambas naciones también están dispuestas a hacer el trabajo sucio que Estados Unidos preferiría no ser sorprendido haciendo. Israel, por ejemplo, se convirtió en el principal proveedor de armas de la dictadura fascista chilena del general Pinochet después de que la presión pública obligara al gobierno estadounidense a suspender su ayuda militar. También suministró cerca del 95 por ciento de las armas a la junta militar argentina proestadounidense cuando estaba en el poder (1976-1983).

Mientras tanto, el aumento del escrutinio sobre el entrenamiento estadounidense de decenas de miles de policías y militares latinoamericanos en tácticas represivas ha hecho que Estados Unidos esté menos dispuesto a continuar con esta práctica, especialmente desde que muchos graduados de la tristemente célebre Escuela de las Américas en Fort Benning, Georgia, han sido condenados por genocidio, crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. Evan King, Director del Programa de Colombia del Colectivo de Solidaridad Testigos por la Paz en Bogotá, dijo:

“Colombia es el Israel de Sudamérica porque ha empezado a exportar estas tácticas a toda la región. A Estados Unidos le encanta esto, el traslado del adoctrinamiento militar al extranjero. No tienen que hacerlo porque los colombianos lo están haciendo ahora. Así que se ven fuerzas colombianas entrenando a la policía hondureña o salvadoreña o mexicana. Más recientemente, se ha visto a las fuerzas especiales colombianas ir a Haití para entrenar a las fuerzas de seguridad haitianas, que ahora también están disparando a los manifestantes en las calles.

Estados colonizadores

La frase “el Israel de América Latina” fue originalmente un epíteto contra la Colombia del ex presidente venezolano Hugo Chávez, destacando cómo Colombia es una herramienta del imperialismo estadounidense. Sin embargo, el ex presidente colombiano Santos se apropió de la frase como un cumplido, declarando a su pueblo israelita honorario y señalando sus similitudes.

En efecto, los dos estados son mucho más parecidos de lo que muchos creen. Ambos son gobiernos altamente militarizados que libran guerras aparentemente interminables contra sus poblaciones indígenas, mientras utilizan la retórica de perseguir un “proceso de paz” que nunca parece traer la paz.

Del mismo modo, ambos gobiernos califican a sus oponentes de “terroristas”. En Colombia, son los sindicatos, los grupos guerrilleros de izquierda y los líderes indígenas y sociales; en Israel, son los médicos, los periodistas y la población palestina en general. Así, cualquiera que se interponga en su camino puede ser designado como terrorista y, por tanto, se convierte en un objetivo legítimo.

“El tipo de paz que le gustaría al gobierno israelí es una paz en la que puedan hacer lo que quieran con la tierra y no devolverla nunca. Y hay un enfoque similar en el conflicto que está ocurriendo aquí [en Colombia]. El gobierno apoya el proceso de paz, pero principalmente como una herramienta para abrir el país a la inversión extranjera”, dijo King, y añadió: “Ahí es donde creo que Colombia y la Unión Europea tienen un papel que desempeñar“:

“Aquí es donde creo que Colombia e Israel se parecen mucho; la contrainsurgencia ya no es una táctica o una estrategia para hacer frente a una amenaza, sino que es una forma de gobernar y una razón de ser del Estado. El Estado ya no está para prestar servicios sociales o garantizar los derechos de las personas, sino para protegerse de un enemigo interno en todo momento y a toda costa.

El gobierno colombiano, bajo el mentor de Duque, Álvaro Uribe, ha supervisado una larga serie de ejecuciones extrajudiciales y masacres que han dejado hasta 10.000 muertos. Bautizado como el “escándalo de los falsos positivos”, las fuerzas gubernamentales asesinaron a quien quisieron y luego afirmaron que sus víctimas eran miembros de organizaciones narcoterroristas. Esto permitió al gobierno eliminar cualquier oposición a él e intimidar a otros posibles opositores para que guardaran silencio. Por eso fue especialmente llamativo que el año pasado el Primer Ministro Netanyahu aplaudiera a Duque diciendo: “Iván, tu liderazgo en la lucha contra el terrorismo es un ejemplo para el resto de América Latina. Una semana después del inicio de las actuales protestas, el ministro de Defensa colombiano, Diego Molano, dijo que el país “enfrenta la amenaza terrorista de las organizaciones criminales”.

Ambos gobiernos también están llevando a cabo lo que equivale a proyectos de colonización. En Colombia, es una élite decididamente blanca la que trata de librar la tierra de los agricultores indígenas y afrocolombianos para dar paso a las corporaciones multinacionales, mientras que en Israel, es la construcción de un estado supremacista judío sobre un estado palestino ya existente. La magnitud de la violencia en Colombia es casi desconocida en Occidente; la ONU calcula que actualmente hay 7,4 millones de colombianos desplazados, una cifra superior a las estimaciones más altas sobre los refugiados palestinos.

“El gobierno central trata a los indígenas y a los afrocolombianos como ciudadanos de segunda clase. Realmente no les dan derechos. No es algo formal, pero si se va a ciudades con mayoría de negros, como la ciudad portuaria de Buenaventura, la diferencia es muy marcada”, dijo King. “La forma en que la gente vive allí es, supongo, más parecida a las condiciones de Gaza que del resto de Colombia. No existe un régimen formal de apartheid, pero está claro que se trata de que abandonen el territorio tras unas dificultades económicas y humanitarias tan extremas que acaben por despoblar el territorio ellos mismos, sin necesidad de utilizar la fuerza”.

Israel en América Latina

En toda América Latina, Israel es una cuestión partidista. Mientras que los movimientos de izquierda del continente han ofrecido su apoyo a los palestinos, viendo su lucha contra el imperialismo como íntimamente ligada a la suya, la derecha ha hecho de Israel su causa.

En 2010, el presidente Chávez ofreció su pleno apoyo a la independencia de Palestina. “Desde el fondo de mi alma, ¡maldito seas, Estado de Israel! ¡Terroristas y asesinos! Viva el pueblo palestino”, declaró. Cuatro años después, tras otro ataque israelí a Gaza, el presidente boliviano Evo Morales declaró oficialmente a Israel como “Estado terrorista”.

Casi inmediatamente después de que Morales fuera derrocado por un golpe de Estado respaldado por Estados Unidos en 2019, el nuevo gobierno de extrema derecha restableció los lazos con el Estado de Oriente Medio e inmediatamente invitó a oficiales de las FDI al país para ayudar a gestionar las protestas a nivel nacional contra el golpe. “Les invitamos a ayudarnos. Están acostumbrados a tratar con terroristas. Saben cómo manejarlos”, dijo el nuevo ministro del Interior, Arturo Murillo, sobre sus invitados. El ministro de Asuntos Exteriores, Israel Katz, expresó su satisfacción por el hecho de que un nuevo “gobierno amigo” haya tomado las riendas de Bolivia. En Venezuela, una de las primeras cosas que hizo Juan Guaidó tras anunciarse como presidente del país fue revelar que estaba trabajando para renormalizar las relaciones con Israel.

En Brasil, el presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro parece casi obsesionado con Israel, hasta el punto de que rara vez se le ve en un mitin sin múltiples banderas israelíes cerca. El ex oficial del ejército, de 66 años, también ha abierto una oficina comercial en Jerusalén y ha insinuado que la embajada no tardará en llegar. Otros Estados de derecha, como Honduras, han prometido hacer lo mismo. Los hijos de Bolsonaro también se dejaron fotografiar con camisetas de las FDI y del Mossad. Netanyahu expresó su gratitud, diciendo que su gobierno no tenía “mejores amigos que el pueblo y el gobierno de Brasil”.

La razón de la preocupación por Israel en gran parte de la región proviene del aumento de la iglesia evangélica conservadora. Como explicó el periodista y ministro ordenado Chris Hedges a MintPress la semana pasada, muchas profecías cristianas de derecha sobre el fin de los tiempos predicen el regreso de los judíos a Tierra Santa y la destrucción de la mezquita de Al-Aqsa en Jerusalén. Sólo entonces los justos ascenderán al cielo y los condenados (incluidos los judíos y otros no creyentes) serán arrojados al infierno. Bolsonaro y otros líderes de la nueva derecha sacan su apoyo más fiel de estos grupos.

Israel también está ayudando a apuntalar al presidente chileno Sebastián Piñera, que se encuentra en medio de protestas nacionales y de un desprecio generalizado, como hizo con Pinochet hace 40 años. Como señaló Fernández, Israel ha vendido armas y material antidisturbios a Chile, y ha entrenado a su ejército y a su policía, experiencia que podría haber sido útil para hacer frente a una revuelta nacional.

¿Un futuro mejor?

Aunque la violencia en Colombia y Palestina ha ocupado los titulares, hay algo de esperanza en el horizonte para los que sufren en ambos países. Las encuestas muestran que el gobierno de Duque parece debilitado como fuerza política y que el ex guerrillero de izquierda Gustavo Petro está muy por delante de sus competidores en las elecciones presidenciales del próximo año.

Petro perdió en 2018 en medio de amenazas contra su vida, compra de votos y amaños generalizados, y una amenaza generalizada de paramilitares reaccionarios que prometen matar a cualquiera que se atreva a votar por él. Sin embargo, la desastrosa gestión de Duque de la pandemia y su impulso a la terapia de choque económica han alienado a gran parte de su base. Si Petro consigue mantenerse con vida hasta el año que viene -tarea nada fácil para los políticos progresistas colombianos- la victoria podría ser suya.

También en Palestina parece que los ánimos están cambiando. Donde antes el apoyo incondicional a Israel era la norma, políticos de alto nivel, presentadores de televisión por cable y columnistas han denunciado inequívocamente la agresión israelí, y muchos se han hecho eco de las organizaciones de derechos humanos al calificar al Estado de apartheid. El movimiento Black Lives Matter ha ofrecido su apoyo a Palestina, y muchos funcionarios electos vinculan abiertamente la violencia contra los palestinos con la violencia contra la gente de color en Estados Unidos.

“Hoy me solidarizo con el pueblo palestino”, comenzó el discurso de la diputada Cori Bush (demócrata) ante el Congreso a principios de este mes, una declaración impensable hace tan sólo unos años. “El equipo que utilizaron para brutalizarnos [en Ferguson] es el mismo que enviamos al ejército y a la policía israelíes para aterrorizar a los palestinos”, añadió. “La limpieza étnica está en marcha ahora”, dijo la congresista de Michigan Rashida Tlaib en una protesta frente al Departamento de Estado. “Lo que están haciendo al pueblo palestino es lo que siguen haciendo a nuestros hermanos y hermanas negros aquí… Todo está interconectado”. Con sus innumerables conexiones, también debemos considerar que la violencia contra los colombianos y los palestinos está interconectada. Quizás su liberación también lo sea.

Alan Macleod https://www.mintpressnews.com/birds-fascist-feather-why-israel-aiding-colombia-crackdown-protesters/277406/

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: