Apuntes: Para el debate propuesto por Insurgente acerca de la entrevista de Zyuganov

Publicado:

El comunismo en China está en un estado de descomposición profunda, pero ¿es inevitable su muerte?

Noticias populares

Insurgente ha publicado la entrevista de Gennady Zyuganov a Xinhua y propuso un debate. Aquí van algunas observaciones, centradas más en comprender qué pasa con China que en discutir sobre el partido pequeñoburgués PCFR o el revisionismo del PCCh:

País socialista – País con comunismo construido.

En cuanto a la realización de la revolución socialista, China es un país comunista, llámese socialista, si así lo prefieren. Es indiferente puesto que no se puede entender el término socialismo que no sea como comunismo en su primera fase. Y qué es Comunismo en su primera fase, pues básicamente es Comunismo, ¿verdad? Aunque sea no desarrollado, verde, inmaduro, lo principal es que es Comunismo.

¿Es China un país con el comunismo construido? Desde luego, no.

Pese a la existencia de planes quinquenales y el gran peso de empresas estatales en la economía, la forma de producción no es comunista: se mantiene la explotación de la clase obrera en empresas privadas – la burguesía sigue campando a sus anchas, parte de la industria estatal trabaja para el mercado no en interés común – capitalismo de estado, etc. No se puede afirmar que todas las fuerzas productivas trabajan en interés común, por lo que no se puede hablar del comunismo construido.

Desde el punto de vista político-económico pues, se debería decir que China sigue en el período transitorio del capitalismo al comunismo. Como Rusia desde el año 1917 hasta la mitad de los años 30 del siglo pasado. Es un país socialista, sin el comunismo construido.

Malditas contradicciones.

La primera es la que acabo de afirmar: un país socialista que no es capaz de avanzar en la construcción del comunismo, sino que consigue restaurar la explotación, y con la progresiva bajada del peso del sector estatal en la economía parece estar más cerca de la restauración reaccionaria que del progreso hacia el comunismo.

Esta tendencia, por supuesto, se refleja en el propio PCCh, con sus contradicciones internas, en las que claramente y desde hace mucho tiempo van ganando las posiciones revisionistas, con la “dictadura democrática popular”, que no es otra cosa que el “poder popular” que a su vez pregona el partido pequeñoburgués ruso PCFR – aquello por lo que luchaba la burguesía en la época feudal.

Pesadilla dialéctica.

O se aplica la dialéctica, se evalúan las contradicciones, se comprende que todo devenir, también el del comunismo, todo desarrollo se compone de contradicciones o momentos, si así lo prefieren – la construcción del comunismo / la restauración del capitalismo, el progreso / la reacción, el momento ‘nacer’ / el momento ‘perecer’ – o no se puede comprender nada. No lo comprendían en la URSS de después de Stalin con el “Socialismo desarrollado“…, no lo comprenden en China con su “tercera vía” o “socialismo con características chinas“…, no lo comprenden la mayoría de los marxistas con sus ataques contra China, en vez de atacar las posiciones concretas del revisionismo. No se dan cuenta que así adoptan el discurso de la burguesía que no busca otra cosa que la restauración definitiva del capitalismo en China.

El Estado.

Hay que comprender que un Estado socialista que renuncia a la dictadura del proletariado toma el camino de la restauración de la dictadura de la burguesía, pues el Estado es la herramienta de la dictadura de una clase sobre otras. La restauración del capitalismo en la URSS comenzó con la renuncia a la dictadura del proletariado en 1961 y se consumó en 1991 (30 años de contrarrevolución). ¿Se podía haber parado a la reacción a lo largo de esos 30 años? Desde luego.

La restauración de la dictadura burguesa en China no se ha consumado, pero está haciendo camino. Criticar a la dirección del PCCh, desde este ángulo es más que correcto y sano. Decir “todo está perdido” roza la idiotez o, y lo que es peor, posiciones anti-comunistas, anti-marxistas.

No todo está perdido.

El comunismo en China está en un estado de descomposición profunda, pero ¿es inevitable su muerte? Desde luego, no. Por lo menos, a su favor juega el hecho de que el Comunismo, como próxima formación socio-política, es inevitable, siempre que haya una próxima formación, siempre que la burguesía no liquide a la humanidad en su afán de perpetuarse. La tarea del movimiento comunista internacional (o lo que queda de él) debería ser localizar las fuerzas comunistas en China y apoyarlas contra los anticomunistas, contra los revisionistas. En esto habría que enfocar los esfuerzos.

Ramón Hernández

1 COMENTARIO

Responder a José Luis Padilla Cancelar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: