Ni vándalos ni criminales

Publicado:

Noticias populares

Los jóvenes se han levantado en Colombia en contra del gobierno mafioso de Duque desde hace más de dos meses y en el enfrentamiento con las fuerzas represivas, han causado daños al transporte público, oficinas de los bancos, las cámaras y semáforos en varias ciudades; infraestructura que representa el robo y la corrupción del podrido Estado y por ello han sido calificados de “vándalos” por el régimen y sus cagatintas de los medios de comunicación.

Este término descalificador burgués es cínico porque son millones los jóvenes que han acudido con diligencia en busca de los proyectos y las oportunidades que ofrecen las instituciones del Estado capitalista sin éxito y no encuentran soluciones reales a sus solicitudes de trabajo estable o empleo por causa del moribundo sistema capitalista y por exigir las promesas, que por años han hecho los politiqueros de todos los colores, son calificados de criminales.

Los vándalos fueron un antiguo pueblo germano que surgió de una mezcla de tribus en el siglo I de nuestra era, que estaban ubicados en la región del Báltico, luego, se desplazaron hasta la península ibérica y debido a sus constantes conflictos con los godos y otros pueblos, trataron de ubicarse en las riberas danubianas. De esta manera, a finales del siglo III chocaron con Roma y en el siglo V los vándalos llegaron a invadirla quedándose con España y el norte de África. El gran saqueo de Roma, como lo llamó la prensa romana de la época, por parte de los vándalos no fue violento, los edificios quedaron intactos, las paredes limpias; los vándalos llegaron a un acuerdo con la Iglesia y se limitaron a saquear las arcas del imperio y salir. Sin embargo, el nombre de vandalismo fue asociado a saqueo y destrucción por los romanos de occidente, debido a que tuvieron que firmar la paz perpetua con ellos, reconociendo su soberanía sobre los territorios ocupados, en medio de un ambiente de rechazo de la misma población romana hacia sus gobernantes por los impuestos y el parasitismo esclavista.

Siglos después, a los pueblos germanos que se esparcieron durante la decadencia del imperio romano, los romanos los llamaban despectivamente bárbaros. Entre estos pueblos, los vándalos adquirieron la peor reputación, debido a sus terribles acciones porque persiguieron duramente al catolicismo e hicieron del saqueo un pilar principal para mantenerse económicamente. En pocas palabras se especializaron en despojar las propiedades romanas y en sus razias continuas en el mediterráneo occidental y su poderosa flota los llevaron a controlar enclaves importantes para el comercio. Entre ellos Córcega, Baleares, el archipiélago maltés y Cerdeña. La economía de los vándalos tenía una base agrícola muy importante, que los llevaba a la exportación de grano a la península itálica. Sin embargo, la forma de gobierno de los vándalos era una monarquía dirigida por reyes. La desatención social y poca organización política afectó las estructuras administrativas que habían heredado del imperio romano. Esto ocasionó su ruina definitiva, por causa de la base del poder de sus reyes, del ejército y sus exigencias. Sus monarcas no contaban con leyes escritas, solo se regían por costumbres. Tampoco contaban con gobernadores de provincias, ministros o jueces que los ayudaran a gobernar.

En un ejemplo de cómo se fortaleció la monarquía a partir de la caída del imperio romano y el ascenso de los barbaros se manifestó con el acuerdo entre Clodoveo y la iglesia que permitió la unificación de Francia. En el acrecentamiento del poder del rey, la iglesia represento un gran papel, el cristianismo que en su origen fue la religión de las masas oprimidas se convirtió después de su triunfo, en el sostén del imperio romano esclavista. Los emperadores y los esclavistas apoyaban a la iglesia, ya que esta enseñaba a los esclavos a obedecer a sus amos, reprobaban las sublevaciones, decía que los reyes eran de origen divino. Los obispos eran a menudo los personajes más importantes de las ciudades romanas. Ellos y el clero recibían del gobierno romano tierras y toda clase de riquezas. Después de la caída del imperio, la iglesia procuró conquistar para si una situación predominante entre los barbaros, para lo cual debía conseguir la difusión del cristianismo entre ellos. Clodoveo comprendió la fuerza del apoyo que podría hallar en aquella, y se convirtió al cristianismo junto con sus fieles guerreros. Clodoveo y sus hijos la proveían de tierras y de siervos de la gleba, y en retribución la iglesia ayudo a fortalecer el poder realHistoria de la Edad Media A. Kosminsky.

En 1794 en medio de la Revolución Francesa el abate Grégoire calificó, de “vandalismo” el saqueo y la destrucción de monasterios y abadías perpetrados por parte de la población durante el convulso período del Terror para comparar de forma errónea los desmanes causados por la revolución democrática burguesas con los saqueos de Roma en el año 455. En general, el término Vandálico (desde la Revolución Francesa) se ha asociado a la iconoclastia (a la destrucción de objetos de arte y monumentos de tipo político y religiosos)

En Colombia desde el 28 de abril, el uso de la violencia por parte de los jóvenes proletarios en contra los emblemas de la cultura y la propiedad privada burguesa se deben a la rabia en contra de los impuestos y el régimen capitalista, sin embargo, también se presentaron casos en donde las manifestaciones fueron infiltradas por policías o lumpen proletariado pagado por el Estado para afectar las movilizaciones y justificar el terrorismo estatal.

En este proceso histórico hay una negación de la negación porque en un primer acto los señores esclavistas romanos durante su decadencia trataron de brutos a los vándalos que posteriormente los derrotaron, en un segundo acto la iglesia y la nobleza tildo a la burguesía, los campesinos pobres y el proletariado de salvajes por atacar sus emblemas durante la revolución francesa y ahora en el tercer acto la burguesía en Colombia trata de vándalos a los jóvenes proletarios porque han afectado la propiedad burguesa.

Es un anuncio de que a pesar de un aparente retorno al pasado estos jóvenes llamados “criminales” son los embriones de lo que brota la nueva sociedad que dará continuidad al entierro a del moribundo sistema capitalista y las instituciones del Estado Burgués: la iglesia, las cárceles, la policía, los jueces, el Congreso y demás.

De la propiedad privada a la propiedad colectiva hay un paso y ya están creadas las condiciones para la socialización de los medios de producción y aunque el régimen mafioso convocó a la aplicación del terror Estatal en contra de la primera línea, los jóvenes también han sabido utilizar el terror de las masas para obligarlo a recular mientras se prepara un nuevo episodio del enfrentamiento entre clases antagónicas.

Un gobierno al que le toca matar, descuartizar, desaparecer y mutilar a los jóvenes proletarios para sostenerse en el poder, tiene los días contados. Por eso que sea este próximo 20 de julio un día de lucha para continuar por el camino revolucionario, por el camino de los “vándalos” y no por el camino de los obedientes actores políticos que quieren hacer parte de este podrido Estado en las próximas elecciones.

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: