Cómo se fabrica un pelele: el caso del Presidente afgano Ashraf Ghani (y 2)

Publicado:

Noticias populares

 

Sentados frente a sus teclados en sus oficinas de Washington, durante dos décadas, los expertos con insignia de salón ayudaron a proporcionar la justificación política e intelectual para la continua ocupación militar de Afganistán. Los equipos de análisis que los emplearon parecían ver la guerra como una misión civilizadora neocolonial para promover la democracia y la ilustración entre un pueblo “atrasado”.

Fue en esta torre de marfil de universidades y equipos de análisis estadounidenses políticamente interconectados, durante sus 24 años en Estados Unidos, de 1977 a 2001, donde nació el político Ghani.

La poderosa Brookings Institution se encaprichó con Ghani. En un artículo del Washington Post de 2012, el director de investigación de política exterior del equipo de análisis, Michael E. O’Hanlon, de tendencia liberal-intervencionista, calificó a Ghani de “mago de la economía”. Pero la principal organización que ha promovido el ascenso de Ghani ha sido el Consejo Atlántico, el equipo de análisis de facto de la OTAN en Washington.

Las influencias y los patrocinadores de Ghani son claramente evidentes en su cuenta oficial de Twitter, donde el presidente afgano sólo sigue a 16 perfiles. Entre ellos, la OTAN, su Conferencia de Seguridad de Múnich y el Consejo Atlántico.

La colaboración de Ghani con el equipo de análisis se remonta a casi 20 años atrás. En abril de 2009, Ghani concedió una entrevista a Frederick Kempe, presidente y director general del Consejo Atlántico. Durante la entrevista, Kempe reveló que los dos hombres eran amigos y colegas desde 2003.

“Cuando llegué al Atlantic Council”, recordó Kempe, “creamos un consejo asesor internacional formado por presidentes y directores generales de empresas mundiales, así como por miembros del gabinete -ex miembros del gabinete de cierto renombre- de países clave. En aquel momento, no estaba tan decidido a que Afganistán estuviera representado en el consejo asesor internacional, porque no todos los países del sur de Asia están representados. Pero estaba decidido a tener a Ashraf Ghani”.

Kempe reveló posteriormente que Ghani no sólo era miembro del Consejo Asesor Internacional, sino que también formaba parte de un influyente grupo de trabajo del Consejo Atlántico denominado Grupo de Asesores Estratégicos. Además de Ghani, el comité incluía a ex altos funcionarios gubernamentales y militares occidentales, así como a dirigentes de importantes empresas estadounidenses y europeas.

Sin objetivos a largo plazo

Como miembro del Grupo de Asesores Estratégicos del Consejo Atlántico, Kempe dijo que él y Ghani ayudaron a dar forma a la estrategia del gobierno Obama para Afganistán. “Fue en este contexto en el que hablé por primera vez con Ashraf, y hablamos de que los objetivos a largo plazo no se conocían realmente. A pesar de todos los recursos que estábamos invirtiendo en Afganistán, los objetivos a largo plazo no estaban claros”, explicó Kempe.

En aquel momento, teníamos la idea de que debía haber un marco de diez años para Afganistán. Poco sabíamos que estábamos desarrollando una estrategia de campo. Pero de repente tuvimos un plan de Obama para dejar atrás esta estrategia de campo. Ghani publicó esta estrategia en el Atlantic Council en 2009, con el título “Un marco de diez años para Afganistán: ejecución del plan Obama… y más allá”.

En 2009, Ghani también fue candidato a las elecciones presidenciales afganas. Para ayudarle a dirigir su campaña, Ghani contrató al consultor político estadounidense James Carville, conocido por su papel de estratega en las campañas presidenciales demócratas de Bill Clinton, John Kerry y Hillary Clinton.

En su momento, el Financial Times describió favorablemente a Ghani como “el más occidental y tecnócrata de todos los candidatos a las elecciones afganas”. Pero el pueblo afgano no estaba tan convencido. Ghani fue finalmente aplastado en la carrera, quedando en un pésimo cuarto lugar con menos del 3% de los votos.

Cuando el amigo de Ghani, Kempe, le invitó a una entrevista en octubre de ese año, después de las elecciones, el presidente del Consejo Atlántico insistió: “Algunos dirían que hiciste una campaña fallida; yo diría que fue una campaña exitosa, pero no ganaste”. Kempe se deshizo en elogios hacia Ghani, describiéndolo como “uno de los funcionarios públicos más capaces del planeta” y “conceptualmente brillante”.

Kempe también señaló que el discurso de Ghani “debería hacer reflexionar a la administración Obama”, que se apoya en el Consejo Atlántico para ayudar a configurar sus políticas. “Antes de las elecciones, usted tenía doble nacionalidad estadounidense y afgana, pero uno de los sacrificios que hizo para presentarse a las elecciones fue renunciar a su nacionalidad estadounidense, por lo que me horroriza saber que entró aquí en Estados Unidos con un visado estadounidense-afgano”, añadió Kempe. “Así que el Consejo Atlántico va a trabajar en este asunto, ciertamente tenemos que rectificar esta situación”.

Ghani siguió colaborando estrechamente con el Consejo Atlántico en los años siguientes, realizando constantemente entrevistas y organizando actos con Kempe, en los que el presidente del equipo de análisis dijo en una ocasión: “En aras de una total transparencia, tengo que declarar que Ashraf es un amigo, un querido amigo”.

Hasta 2014, Ghani siguió siendo un miembro activo del Consejo Asesor Internacional del Consejo Atlántico, junto a numerosos ex jefes de Estado, el planificador imperialista estadounidense Zbigniew Brzezinski, el apóstol económico neoliberal Lawrence Summers, el multimillonario oligarca libanés-saudí Bahaa Hariri, el magnate derechista de los medios de comunicación Rupert Murdoch y los directores ejecutivos de Coca-Cola, Thomson Reuters, el Grupo Blackstone y Lockheed Martin.

Pero ese año, la suerte llamó a su puerta y Ghani vio su máxima ambición al alcance de la mano. Estaba a punto de convertirse en presidente de Afganistán, y de desempeñar el papel para el que las instituciones liberales estadounidenses de élite le habían entrenado durante décadas.

La historia de amor de Washington con el ‘reformista tecnócrata’

El primer dirigente de Afganistán después de los talibanes, Hamid Karzai, se señaló inicialmente como un fiel títere de Occidente. Sin embargo, al final de su gobierno en 2014, Karzai se había convertido en un “duro crítico” del gobierno de Estados Unidos, como dijo el Washington Post, “un aliado convertido en adversario en los 12 años de su presidencia.“

Karzai empezó a criticar abiertamente a las tropas de Estados Unidos y la OTAN por haber matado a decenas de miles de civiles. Estaba enfadado por la forma en que se le controlaba y buscaba más independencia, y se lamentaba: “Los afganos murieron en una guerra que no es suya”.

Washington y Bruselas tenían un verdadero problema. Habían invertido miles de millones de dólares a lo largo de una década en crear un nuevo gobierno a su imagen y semejanza en Afganistán, pero la marioneta que habían elegido empezaba a tirar demasiado de sus hilos.

Desde el punto de vista de los gobiernos de la OTAN, Ashraf Ghani era el sustituto perfecto de Karzai. Era la viva imagen de un tecnócrata leal, y sólo tenía un pequeño defecto: Los afganos lo odiaban. Cuando obtuvo menos del 3% de los votos en las elecciones de 2009, Ghani se presentó abiertamente como el candidato del consenso de Washington. Sólo contaba con el apoyo de unas pocas élites en Kabul.

Así que cuando llegó la carrera presidencial de 2014, Ghani y sus titiriteros occidentales adoptaron un enfoque diferente, vistiendo a Ghani con ropas tradicionales y salpicando sus discursos con un lenguaje nacionalista.

El New York Times insistió en que finalmente había dado en el clavo: “De tecnócrata a populista afgano, Ashraf Ghani se transforma”. El periódico relataba cómo Ashraf Ghani había pasado de ser un “intelectual prooccidental” que hablaba en “lenguaje tecnocrático (con frases como ‘procesos consultivos’ y ‘marcos de cooperación’)” a una mala copia de “populistas que hacen tratos con sus enemigos, se ganan el apoyo de sus rivales y apelan al orgullo nacional afgano”.

Aunque esta estrategia de “cambio de marca” permitió a Ghani quedar en segundo lugar, fue derrotado ampliamente en la primera vuelta de las elecciones de 2014. Su rival, Abdullah Abdullah, obtuvo el 45% de los votos frente al 32% de Ghani. Eso fue casi un millón de votos menos.

Sin embargo, en la segunda vuelta de junio, las tornas cambiaron repentinamente. Los resultados se retrasaron, y cuando se finalizaron tres semanas después, mostraron que Ghani había ganado por un asombroso 56,4% frente al 43,6% de Abdullah.

Abdullah afirmó que Ghani había robado las elecciones mediante un fraude generalizado. Sus acusaciones no eran ni mucho menos infundadas, ya que había pruebas sustanciales de irregularidades sistemáticas.

Para resolver la disputa entre Ghani y Abdullah, el gobierno de Obama envió al Secretario de Estado John Kerry a Kabul.

La mediación de Kerry dio lugar a la creación de un gobierno de unidad nacional en el que el presidente Ghani había aceptado, al menos inicialmente, compartir el poder con Abdullah, que ocuparía un papel de nueva creación, cuyo nombre reflejaba de forma transparente la agenda neoliberal de Washington: Director General, o “CEO de Afganistán”.

El secretario de Estado estadounidense John Kerry negociando con los candidatos presidenciales afganos Abdullah Abdullah (izquierda) y Ashraf Ghani (derecha) en julio de 2014.

Un informe publicado en diciembre por los observadores electorales de la Unión Europea concluyó que las elecciones de junio estuvieron efectivamente marcadas por el fraude generalizado. Más de dos millones de votos, más de una cuarta parte del total de votos emitidos, procedían de colegios electorales con claras irregularidades.

No estaba claro si Ghani había ganado realmente la segunda vuelta. Pero había llegado a la meta, y eso era lo único que importaba. Fue presidente. Y sus jefes en Washington se apresuraron a barrer el escándalo bajo la alfombra.

El Washington oficial alaba a Ghani a pesar del fraude y las meteduras de pata

Las elecciones aparentemente amañadas de 2014 apenas habían empañado la imagen de Ashraf Ghani en los medios occidentales. La BBC lo caracterizó con tres términos: “reformista”, “tecnócrata” e “incorruptible”. Estas palabras se convertirían en las descripciones favoritas de la prensa de un presidente que finalmente abandonó su país con el rabo entre las piernas y 169 millones de dólares robados.

The New Yorker, por ejemplo, describió a Ghani como “incorruptible”, y lo aclamó como un “tecnócrata visionario que piensa a veinte años vista”.

En marzo de 2015, Ghani voló a Washington para su último momento de gloria. Tras pronunciar un discurso ante una sesión conjunta del Congreso de Estados Unidos, el nuevo presidente afgano fue celebrado como un héroe que desvelaría la magia del libre mercado y salvaría a Afganistán de una vez por todas.

Los equipos de análisis y sus amigos de la prensa rebosaban de entusiasmo por Ghani. En agosto de ese año, el director de programas de la organización para el cambio de régimen financiada por el gobierno estadounidense, Jed Ober, publicó un artículo en Foreign Policy que reflejaba el amor de Washington por su hombre en Kabul.

Cuando Ashraf Ghani fue elegido Presidente de Afganistán, muchos en la comunidad internacional se alegraron. Sin duda, un antiguo funcionario del Banco Mundial con reputación de reformista era el hombre ideal para resolver los problemas más graves de Afganistán y restaurar la posición del país en la escena internacional. No había mejor candidato para introducir a Afganistán en una nueva era de buen gobierno y comenzar a ampliar los derechos y libertades que con demasiada frecuencia se han negado a muchos de los ciudadanos del país.

Sin inmutarse por las denuncias documentadas de fraude electoral, el Consejo Atlántico honró a Ghani en 2015 con su “Premio al Liderazgo Internacional”, celebrando su “desinteresado y valiente compromiso con la democracia y la dignidad humana”. El Consejo Atlántico señaló con entusiasmo que Ghani “aceptó personalmente el premio, que le fue entregado por la ex Secretaria de Estado Madeleine Albright el 25 de marzo en Washington, D.C., ante una audiencia de dirigentes, embajadores y generales de la OTAN”.

Albright, que había defendido públicamente la matanza de más de medio millón de niños iraquíes a causa de las sanciones estadounidenses, aplaudió a Ghani como un “brillante economista” y dijo que “ha dado esperanza al pueblo afgano y al mundo”.

La niña es artista en Nueva York

La ceremonia oficial del Consejo Atlántico tuvo lugar más tarde, en abril, pero Ghani no pudo asistir, y su hija Mariam recibió el premio en su nombre. Nacida y criada en Estados Unidos, Mariam Ghani es una artista afincada en Nueva York que encarna a la perfección todas las características de una hipster radlib que vive en un lujoso loft de Brooklyn. La cuenta personal de Instagram de Mariam presenta una combinación de arte contemporáneo minimalista y expresiones políticas seudo-radicales.

Con un estatus de élite dentro de la comunidad de activistas por el cambio de régimen de la “izquierda”, Mariam Ghani participó en 2017 en una mesa redonda en la Universidad de Nueva York titulada “Arte y refugiados: confrontación del conflicto con elementos visuales”, junto a la ilustradora belicista Molly Crabapple. Crabapple es miembro de la New America Foundation, una entidad financiada por el Departamento de Estado de Estados Unidos, en la que está apadrinada por el multimillonario y ex director general de Google Eric Schmidt. Ella y Mariam Ghani también han aparecido en una recopilación de artistas de 2019.

En la ceremonia del Consejo Atlántico de 2015 en Washington, D.C., mientras Mariam Ghani aceptaba orgullosa el máximo honor del equipo de análisis militarista de la OTAN para su padre, sonreía junto a otros tres galardonados: un alto general estadounidense, el director general de Lockheed Martin y el cantante de country de extrema derecha Toby Keith, que se había hecho famoso por gritar amenazas musicales ultranacionalistas contra árabes y musulmanes, prometiendo “meterles una bota en el culo” porque “así es el estilo americano”.

La comercialización del Presidente Ghani por parte del Consejo Atlántico se intensificó tras la ceremonia. En junio de 2015, el equipo de análisis publicó un post en su blog “New Atlanticist” titulado “FMI: Ghani ha demostrado que Afganistán está abierto a los negocios”. En él, el máximo responsable del Fondo Monetario Internacional en Afganistán, el jefe de la misión Paul Ross, se congratulaba de que Ghani había “señalado al mundo que Afganistán está abierto a los negocios y que la nueva administración está comprometida con nuevas reformas”.

El burócrata comenzó su intervención diciendo que el FMI era “optimista sobre el largo plazo” bajo el liderazgo de Ghani. De hecho, Ghani y su régimen títere tenían una especie de puerta giratoria con el Consejo Atlántico. Su embajador en Emiratos Árabes Unidos, Javid Ahmad, también era un miembro de alto nivel del grupo de expertos. Ahmad aprovechó su sinecura para publicar artículos de opinión en los principales medios de comunicación que describían a su jefe como un reformista moderado que pretendía “restaurar el debate civil en la política afgana”.

Foreign Policy había prestado a Ahmad un espacio en su revista para publicar un anuncio de campaña poco disimulado para Ghani en junio de 2014. El artículo cantaba sus alabanzas como “una alternativa intelectual, pro-occidental y altamente educada al viejo sistema de corrupción y señores de la guerra de Afganistán”.

En ese momento, Ahmad era coordinador del programa de Asia en el German Marshall Fund of the United States, un grupo de presión de la Guerra Fría financiado por los gobiernos occidentales. Al parecer, los editores de Foreign Policy no se dieron cuenta de que el artículo propagandístico de Ahmad incluía pasajes casi copiados al pie de la letra de la biografía oficial de Ghani.

En la cumbre de la OTAN de 2018, el Consejo Atlántico había organizado otra entrevista aduladora con Ghani. Alabando sus supuestos “esfuerzos de reforma”, el presidente afgano había insistido en que “el sector de la seguridad está experimentando una transformación, como parte de los esfuerzos contra la corrupción”. Y añadió: “Hay un cambio generacional en nuestras fuerzas de seguridad, y en el país en su conjunto, que creo que representa realmente una transformación”.

Estas afirmaciones jactanciosas no han envejecido bien.

El periodista que realizó la entrevista fue Kevin Baron, editor del sitio web Defense One, respaldado por la industria armamentística. Aunque la corrupción sistémica y la naturaleza ineficiente y brutal del ejército afgano eran bien conocidas, Baron no recogió estas observaciones.

En esta ocasión, Ghani rindió homenaje al equipo de análisis que le ha servido de fábrica de propaganda personal durante tanto tiempo. Al rendir homenaje al Director General del Consejo Atlántico, Fred Kempe, Ghani dijo: “Ha sido un gran amigo. Siento una gran admiración tanto por su erudición como por su gestión.

El idilio del Consejo Atlántico con Ghani continuó hasta el funesto final de su presidencia.

En 2019, Ghani fue invitado de honor en la Conferencia de Seguridad de Múnich (MSC), apoyada por el Consejo Atlántico y patrocinada por el gobierno alemán. Allí, el plutocrático presidente afgano pronunció un discurso que haría sonrojar hasta al más cínico pseudopopulista, declarando: “La paz debe centrarse en los ciudadanos, no en las élites”.

El Consejo Atlántico recibió a Ghani por última vez en junio de 2020, en un acto patrocinado por el Instituto de la Paz de Estados Unidos, vinculado a la CIA, y el Rockefeller Brothers Fund. Tras los elogios de Kempe como “voz líder de la democracia, la libertad y la inclusión”, el ex director de la CIA, David Petraeus, elogió a Ghani, señalando “el privilegio que ha supuesto trabajar con [él] como dirigente en Afganistán”.

Tras el atraco, el Consejo Atlántico da media vuelta

Sólo cuando Ghani robó abiertamente y huyó de su país en desgracia en agosto de 2021, el Consejo Atlántico se volvió finalmente contra él. Tras casi dos décadas de promoción, relaciones estrechas y admiración por él, el grupo de expertos reconoció finalmente que era un “sinvergüenza desbocado”.

Fue un giro dramático, de un equipo de análisis que conocía a Ghani mejor que cualquier otra institución de Washington. Pero también se hizo eco de los intentos desesperados por salvar la cara de muchas instituciones de élite estadounidenses que habían convertido a Ghani en su sicario económico neoliberal.

Hasta los infames últimos días de Ghani, Washington mantuvo su fe en él

La ilusión de Ashraf Ghani como genio tecnócrata continuó hasta el final de su desastroso mandato.

El 25 de junio, unas semanas antes de la caída de su gobierno, Ghani se reunió con Joe Biden en la Casa Blanca, donde el presidente estadounidense aseguró a su homólogo afgano el apoyo inquebrantable de Washington. “Vamos a estar a su lado”, dijo Biden. “Y vamos a hacer todo lo posible para que tengas las herramientas que necesitas”.

Un mes después, el 23 de julio, Biden repitió a Ghani en una llamada telefónica que Washington seguiría apoyándole. Pero sin los miles de tropas de la OTAN que protegían su seudo-régimen, los talibanes avanzaron rápidamente, y todo se derrumbó como un castillo de naipes en pocos días.

El 15 de agosto, Ghani huyó del país con bolsas de dinero robado. Fue una refutación surrealista de la narrativa, repetida hasta la saciedad por la prensa, de que Ghani era, como todavía decía Reuters en 2019, “incorruptible y erudito”.

Las élites de Washington no podían creer lo que estaba ocurriendo, negando lo que veían con sus propios ojos. Incluso el legendario activista progresista contra la corrupción, Ralph Nader, lo negó, refiriéndose a Ghani en términos cariñosos como un “ex ciudadano estadounidense incorruptible”.

Pocas personalidades han resumido mejor la podredumbre moral y política de los 20 años de guerra de Estados Unidos en Afganistán que Ashraf Ghani. Pero su historial no debe considerarse un ejemplo aislado.

Son el Washington oficial, su aparato de equipos de análisis y su ejército de turiferarios mediáticos los que han convertido a Ghani en lo que es. Este es un hecho que él mismo reconoció en una entrevista de junio de 2020 con el Atlantic Council, cuando dijo: “Permítanme primero rendir homenaje al pueblo estadounidense, a las administraciones estadounidenses, al Congreso de Estados Unidos y, en particular, al contribuyente estadounidense por sus sacrificios en sangre y dinero”.

Ben Norton https://thegrayzone.com/2021/09/02/afghanistan-ashraf-ghani-corrupt/

Fuente: mpr21.info

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Edward Snowden recomienda usar la red Tor

El pasado martes, el oficial jefe de información de ExpressVPN, Daniel Gericke, admitió elaborar una programación que permitió al Gobierno de Emiratos Árabes Unidos 'hackear' los iPhones de miles de personas.

Le puede interesar: