El recuerdo de Ka Oris vivirá para siempre

Publicado:

Noticias populares

Comité Central Partido Comunista de Filipinas 
2 de noviembre de 2021

El Comité Central del Partido Comunista de Filipinas (CPP) y el Comando Operativo Nacional del Nuevo Ejército del Pueblo (NPA) rinden el más alto homenaje y dan el más firme saludo rojo a Ka Oris (Camarada Jorge Madlos), antiguo portavoz del NPA. Ka Oris, junto con su ayudante médico, Ka Pika, fueron asesinados a sangre fría el 29 de octubre de 2021 cuando se dirigían a su revisión médica habitual y a buscar tratamiento médico. Ka Oris tenía 74 años.

Todo el Partido, todas las fuerzas revolucionarias y los amigos del movimiento revolucionario están profundamente entristecidos por la muerte de Ka Oris. El Partido, el Nuevo Ejército Popular y todo el movimiento revolucionario han perdido a un importante cuadro y dirigente. Pero el enemigo no tiene nada que celebrar con su asesinato. Mucho antes de ser asesinado, Ka Oris ya había inspirado, formado y desarrollado a miles de sucesores. Su martirio inspira aún más a la generación actual y a las siguientes a continuar la revolución democrática del pueblo a través de la guerra popular prolongada. El Comité Central hace llegar su más sentido pésame a Ka Maria Malaya, esposa de Ka Oris, a sus hijos, así como a su familia y a los amigos de Ka Pika. El pueblo filipino está profundamente entristecido por sus muertes. Las amplias masas, especialmente los innumerables campesinos y lumad con los que Ka Oris se encontró personalmente en más de cinco décadas de servicio revolucionario, sienten una profunda pérdida con la muerte de Ka Oris, pero al mismo tiempo, están enfurecidos por cómo fue asesinado por los cobardes y deshonrosos fascistas.

Condenamos enérgicamente a las Fuerzas Armadas de Filipinas (AFP), en particular a la 4ª División de Infantería, por llevar a cabo el asesinato de Ka Oris y Ka Pika y las posteriores mentiras propagadas por los oficiales militares para encubrir su crimen. Ka Oris y su ayudante iban a bordo de una motocicleta y atravesaban la carretera desde el centro de la ciudad de Impasug-ong, en la provincia de Bukidnon, en dirección a la carretera nacional, cuando fueron emboscados por soldados pertenecientes a la 403ª Brigada de Infantería.

La AFP podría haberlos detenido fácilmente, ya que ambos estaban desarmados y no estaban en condiciones de presentar batalla. En cambio, los fascistas los remataron a balazos en una demostración descarada de su cobardía. No hay ningún honor en asesinar a un enemigo indefenso. La afirmación de que Ka Oris murió en un encuentro armado con una unidad del NPA es una gigantesca mentira apuntalada por un multimillonario bombardeo aéreo en una montaña cercana, escenificado para crear la impresión de una intensa batalla.

Sabemos que el complot para matar a Ka Oris fue dirigido personalmente por el propio tirano. Sin duda, la orden final de matar a Ka Oris la dio nada menos que Rodrigo Duterte. Duterte está obsesionado con asesinar a los líderes del Partido y del NPA en la creencia errónea de que podría acabar con la revolución matando a sus líderes. Por el contrario, la sangre de Ka Oris nutrirá aún más el terreno del que brotan y echan raíces los patriotas, los demócratas y los revolucionarios.

Ka Oris murió como un héroe, asesinado por los fascistas mientras luchaba por la causa de la liberación nacional y social. Hasta su último aliento, Ka Oris fue un verdadero cuadro y luchador comunista. Durante más de cinco décadas, dedicó su vida por completo y sin fisuras a la causa de todos los pueblos oprimidos y explotados para liberarlos del yugo del imperialismo, el feudalismo y el capitalismo burocrático.

Como joven activista estudiantil a principios de la década de 1970, se sintió impulsado por la causa de la democracia y la acción social, trabajando para sacar a la gente de la pobreza y el hambre. Ayudó a organizar a sus compañeros en el Campus Musuan de la Universidad Central de Mindanao en Maramag, Bukidnon. Estaba en su quinto año como estudiante de ingeniería agrícola cuando se declaró la ley marcial en 1972, lo que cristalizó su decisión de unirse a la revolución armada.

Se unió de joven al Nuevo Ejército del Pueblo y perteneció a uno de los primeros escuadrones de combatientes rojos que abrieron camino en Mindanao, sobre todo en el norte del país. Desempeñó un papel importante en el crecimiento del NPA durante las décadas de 1970 y 1980. De unos pocos escuadrones, el NPA creció hasta convertirse en varias compañías mientras realizaban trabajo de masas, trabajo militar y llevaban a cabo luchas antifeudales. El NPA luchó por los intereses de las masas campesinas y del pueblo Lumad (minorías étnicas) y se defendió de los agentes armados del Estado y de las grandes empresas capitalistas de tala y minería y de las plantaciones que se apoderaban de las granjas y las tierras ancestrales.

Ka Oris puso en práctica la línea del Partido de la revolución democrática del pueblo a través de la guerra popular prolongada y comprobó por sí mismo su corrección. El Partido y el NPA echaron raíces profundas y amplias en el campo. Surgieron innumerables formas de organizaciones revolucionarias de masas que sirvieron de base para establecer órganos de poder político que gobernaban y administraban los asuntos económicos, políticos, educativos, culturales y militares a nivel de aldea y superior. A pesar de las amenazas de la represión fascista, miles y miles se unieron al Partido para ayudar a dirigir la guerra popular.

Ka Oris fue capturado en 1987 tras el fracaso de las conversaciones de paz con el gobierno de Corazón Aquino. Fue encarcelado durante cinco años. Durante este tiempo, el NPA en Mindanao conoció el colmo de los errores de la regularización prematura y el insurreccionalismo, durante el cual los combatientes rojos del NPA se concentraron excesivamente en batallones desproporcionados a su extensión horizontal y en detrimento del sostenimiento y la expansión de la base de masas. En última instancia, el apoyo de las masas se contrajo y resultó insuficiente para sostener las victorias militares durante la última parte de la década de 1980 hasta 1990.

Ka Oris fue uno de los pilares más fuertes del Segundo Gran Movimiento de Rectificación que el Comité Central declaró en 1992 para reafirmar los principios ideológicos básicos marxista-leninistas-maoístas del Partido y su línea estratégica de la revolución democrática del pueblo mediante la guerra popular prolongada. Se mantuvo firme contra los revisionistas y los oportunistas de «izquierda», entre los que se encontraban antiguos cuadros de la Comisión de Mindanao que acabaron convirtiéndose en traidores a la causa revolucionaria. Siempre decía que no fue el enemigo el que casi diezmó al NPA en Mindanao en los años 80 y principios de los 90, sino las propias debilidades y malas decisiones del NPA.

A lo largo de las dos últimas décadas, Ka Oris y otros camaradas dirigieron el Partido, el NPA y las fuerzas revolucionarias en la región del noreste de Mindanao. La guerra popular se extendería por las cinco regiones de la isla de Mindanao mientras el NPA llevaba a cabo la línea de guerra de guerrillas intensiva y extensiva sobre la base de una base de masas cada vez más amplia y profunda.

En 2015, fue nombrado uno de los principales comandantes del Mando Operativo Nacional del NPA, en reconocimiento a su avanzada experiencia en el desarrollo de la guerra popular en la isla. En 2016, Ka Oris desempeñó un papel importante al reunir a un centenar de cuadros de todos los comités regionales del Partido en toda Filipinas para convocar el histórico II Congreso del CPP. Durante el congreso, Ka Oris fue elegido miembro del Comité Central, del Buró Político y del Comité Ejecutivo, y se le encomendó estar entre los cuadros principales de la Comisión Militar y la Comisión de Mindanao. También fue asignado como consultor del NDFP en las negociaciones de paz.

Como líder del Partido, Ka Oris estudió y aplicó firmemente el marxismo-leninismo-maoísmo. Pasaba tiempo leyendo y releyendo escritos militares clásicos, especialmente los de grandes líderes comunistas como Mao Zedong, Ho Chi Minh y Vo Nguyen Giap. Estudió meticulosamente la historia y las experiencias exitosas de la guerra popular en países semicoloniales y semifeudales. Siempre se inspiró en las épicas luchas de las clases oprimidas y explotadas a lo largo de la historia.

Dedicó tiempo y esfuerzo a la formación de los jóvenes cuadros y combatientes rojos en el arte y la ciencia de la guerra de guerrillas. Redactó manuales y cursos de formación para oficiales y hombres del NPA enriquecidos por las experiencias pasadas y nuevas en la realización de la guerra de guerrillas. Se empeñó en reunir a los cuadros del Partido en grandes y pequeñas reuniones, consultas y conferencias en las que escuchaba atentamente, discutía y debatía con los camaradas. Recorrió largas distancias de un frente guerrillero a otro, para observar de primera mano el trabajo de los comités del Partido y de las unidades del NPA. En los últimos años, se arriesgó a recorrer el archipiélago para inspirar e impartir sus conocimientos sobre la guerra popular. Siempre decía que ser capaz de reunir a los cuadros y evaluar su trabajo revolucionario en medio de intensas operaciones militares es una hazaña en sí misma.

Ka Oris era un firme defensor del medio ambiente. Una de las primeras manifestaciones que organizó como activista fue una acción de protesta contra una empresa maderera. Durante varias décadas, dirigió unidades del NPA que luchaban contra las grandes empresas compradoras burguesas que asolaban el medio ambiente. Se empeñó en hacer una declaración cada año durante el Día de la Tierra, especialmente en medio de la creciente crisis medioambiental provocada por la anarquía capitalista en la producción y su efecto destructivo e impacto en la ecología global. Defendió las acciones del NPA para inutilizar las máquinas y herramientas con las que las empresas madereras y mineras explotan y destruyen la tierra y las personas.

Ka Oris siempre ha desempeñado un papel destacado en el ámbito público. Fue asignado como uno de los representantes del Frente Democrático Nacional (NDF)-Mindanao en las negociaciones de paz con el gobierno de Corazón Aquino en 1986-1987. Fue portavoz del NDFP-Mindanao y posteriormente del Nuevo Ejército del Pueblo. Tomó el nombre de «Oris» de su tío y padre adoptivo, Mauricio Ravelo, que lo crió desde los 3 años. Recuerda que su primera entrevista como Ka Oris fue realizada por un reportero de Bombo Radyo en 1978.

Tras ejercer de portavoz, Ka Oris tuvo numerosos encuentros con periodistas. Hizo muchos amigos entre los reporteros y escritores, no sólo porque concedía entrevistas siempre que podía, sino sobre todo porque siempre fue cordial con los periodistas, incluso con los que daban a conocer su animosidad hacia la causa revolucionaria. Apoyó ardientemente la lucha por la libertad de prensa. Gracias a sus esfuerzos, no pocos periodistas vieron lo diferente que era el movimiento revolucionario de la imagen de «terroristas» que pintaban insistentemente los verdaderos terroristas: los reaccionarios fascistas. Involucró a los periodistas en debates con el objetivo de llegar al público y aclarar los puntos de vista del movimiento revolucionario. Los periodistas que tuvieron la oportunidad de participar en las conferencias de prensa organizadas por Ka Oris dieron fe de su carisma y humildad.

De hecho, a pesar de su estatura pública y organizativa, Ka Oris seguía siendo un revolucionario humilde que rehuía la vida fácil y elegía la vida difícil y ardua de un cuadro del Partido y de un guerrillero. Fue capaz de gestionar su condición de tener una vejiga urinaria permanentemente dañada (resultado de una infección no tratada en prisión) manteniendo un estilo de vida meticulosamente limpio y espartano. Se rió de las repetidas afirmaciones de los militares de que estaba enfermo y achacoso. En general, se mantuvo sano y fue capaz de marchar durante días y días, incluso recientemente. Los jóvenes combatientes rojos y los revolucionarios siempre se inspiran en Ka Oris, quien, a pesar de su estado de salud y su avanzada edad, siguió emprendiendo el difícil camino de la guerra popular.

Ka Oris era un hombre de familia por excelencia, profundamente dedicado a su esposa, Ka Maria Malaya, y a sus dos hijos. Como muchos revolucionarios, soportaron largos periodos de separación. Sentía un gran respeto por Ka Maria, que era una destacada dirigente del Partido.

Trataba a los camaradas con gran afecto, especialmente a los más jóvenes. Tenía un amor y una preocupación ilimitados por los camaradas y las masas. Se preocupaba de que todos estuvieran bien atendidos. Tenía un irónico sentido del humor que le hacía fácil desenvolverse. Ka Oris era un camarada querido por los combatientes rojos, por las masas campesinas, los Lumads y los trabajadores, así como por diversos sectores de las ciudades. Para muchos, era una figura paternal y cariñosa que se preocupaba por las grandes y pequeñas preocupaciones de los camaradas.

El amor de las amplias masas de obreros y campesinos por Ka Oris sólo tiene parangón con el odio a los grandes terratenientes, a los grandes compradores burgueses, a las empresas mineras, a las plantaciones, a los capitalistas burócratas, a los tiranos y dictadores, y a los terroristas fascistas que perpetúan el sistema opresor y explotador. Han utilizado toda su riqueza y recursos para demonizar y ennegrecer la imagen de Ka Oris. Los cobardes y deshonrosos fascistas se superan a sí mismos al celebrar su asesinato de Ka Oris. Sólo se engañan a sí mismos al pensar que el asesinato de Ka Oris pondrá fin a la revolución. Como dijo el propio Ka Oris, la revolución continuará porque es justa.

Al quitarle la vida, los fascistas sólo han conseguido inmortalizar a Ka Oris. Ahora vive para siempre en los corazones y las mentes del pueblo filipino como uno de sus héroes e iconos. Su indomable espíritu de resistencia revolucionaria sigue impregnando a la nueva generación de cuadros del Partido y a los jóvenes combatientes rojos. Servirá para inspirar a las futuras generaciones que continuarán la lucha por la auténtica libertad nacional y la liberación social, la tierra para los sin tierra y la industrialización nacional, y por la emancipación del pueblo de todas las formas de opresión y explotación.

¡Viva la memoria de Ka Oris! 
¡Llevad en alto la antorcha del marxismo-leninismo-maoísmo! 
¡Avanzad en la causa de la revolución democrática del pueblo! 
¡Llevad adelante la guerra popular hasta la victoria completa! 
¡Viva el Nuevo Ejército Popular! 
¡Viva el Partido Comunista de Filipinas! 
¡Viva el pueblo filipino!

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: