Estados Unidos pasa de la Audiencia Nacional en el caso del espionaje contra Assange

Publicado:

Noticias populares

Estados Unidos no ha respondido a los múltiples requerimientos de auxilio de la Audiencia Nacional en la investigación sobre una empresa española de seguridad que fue subcontratada por la CIA para espiar a Julian Assange, el fundador de WikiLeaks, cuando estaba refugiado en la embajada de Ecuador en Londres.

A pesar de la existencia de un tratado de asistencia judicial entre Estados Unidos y España, en virtud del cual ambos países se comprometen a ayudarse mutuamente en las investigaciones penales, ninguna solicitud española ha obtenido respuesta de Estados Unidos.

La CIA contrató con la empresa de seguridad española UC Global la instalación subrepticia de cámaras y micrófonos dentro de la embajada de Ecuador, incluso en el baño de mujeres, al que Assange acudía a veces para reunirse de manaera reservada. Eso viola las leyes españolas de defensa de la intimidad y la confidencialidad de las entrevistas profesionales con los abogados.

UC Global había sido contratada para proporcionar seguridad a la embajada por el Senain, el servicio de inteligencia ecuatoriano. Pero la información no estaba destinada al gobierno de Quito, sino a Estados Unidos.

La empresa grabó las conversaciones que Assange mantenía con todo tipo de personas, incluido, un congresista estadounidense. Los archivos fueron transferidos a la CIA a través de varias IP, una de ellas perteneciente a la Fundación Shadowserver, que utiliza a miembros de los servicios de inteligencia y de la policía para identificar bots, malware y vulnerabilidades de las redes informáticas.

En 2017 la CIA puso en marcha una operación encubierta para paralizar a WikiLeaks, incluídos planes para secuestrar a Assange. Funcionarios de la CIA, indignados por la publicación de documentos de la Central por parte de WikiLeaks, llegaron a discutir el asesinato de Assange, según antiguos funcionarios de inteligencia estadounidenses familiarizados con la operación de la CIA.

Que la CIA tuviera como objetivo al fundador de WikiLeaks -y organizara las escuchas de sus reuniones y conversaciones en la embajada- no es sorprendente, dado que en su primer discurso como director de la Central, Mike Pompeo definió públicamente a WikiLeaks como un “servicio de inteligencia no estatal hostil”.

La CIA comenzó a intervenir para apoyar los esfuerzos del Departamento de Justicia para extraditar a Assange a Estados Unidos con 18 acusaciones por publicar documentos clasificados, en violación de la Ley de Espionaje, aprobada para la Primera Guerra Mundial. La fiscalía lo calificaca como “una de las mayores filtraciones de información clasificada en la historia de Estados Unidos”.

Tras refugiarse en la embajada de Ecuador en Londres durante siete años, Assange fue expulsado cuando cambió el gobierno de Quito y la policía británica le detuvo.

Además de pantalla de la CIA, el propietario de la empresa UC Global, David Morales, fue oficial de las fuerzas especiales españolas y ordenó instalar escuchas en los extintores de la embajada. También ordenó descargar datos de los teléfonos móviles de los visitantes y hacer copias de las notas privadas de Assange. Planearon a robar el pañal de un bebé que se creía que era hijo de Assange, con el fin de realizar una prueba de ADN en las heces del bebé para establecer la paternidad.

Morales discutió con sus matones un plan para desbloquear las puertas de la embajada para facilitar el secuestro de Assange o incluso la posibilidad de envenenarle, según consta en el sumario de la Audiencia Nacional.

La policía española detuvo a Morales en septiembre de 2019 y registró su domicilio y sus oficinas, incautando ordenadores, servidores, teléfonos móviles y otros equipos. Posteriormente fue puesto en libertad bajo fianza y está a la espera de que finalice la investigación penal para ver si se le acusa formalmente.

El propósito de la vigilancia quedó claro cuando Morales reunió a su pequeño equipo después de un viaje a Estados Unidos, donde asistió a una feria de armas en Las Vegas. Morales les confesó que “nos hemos pasado al lado oscuro” y mencionó a la CIA. A cambio de la vigilancia de Assange, el servicio secreto de Estados Unidos aseguraría que la empresa obtendría lucrativos contratos en todo el mundo.

A la CIA se une el Mosad

Otro de los clientes de Morales en aquel momento era una de las mayores empresas de casinos del mundo, Las Vegas Sands, entonces propiedad de Sheldon Adelson, un mafioso multimillonario, que ya ha fallecido.

Morales recibió instrucciones de uno de los principales responsables de seguridad de Las Vegas Sands, Zohar Lahav, un estadounidense de origen israelí que había trabajado anteriormente como oficial de seguridad en el consulado de Israel en Miami. El objetivo era hacer llegar las imágenes de vigilancia -y otra información que UC Global había recopilado sobre Assange- a la CIA a través de Las Vegas Sands.

Las Vegas Sands tenía un contrato con la empresa española para proporcionar seguridad personal a Adelson cuando viajaba en su yate por el Mediterráneo. La seguridad estaba cubierta como parte del paquete de compensación de Adelson.

—https://news.yahoo.com/us-stonewalls-probe-into-security-firm-that-allegedly-spied-on-assange-for-cia-says-spanish-judge-191433247.html

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: