Ucrania: la sangre no va a llegar al río

Publicado:

Noticias populares

En Occidente discuten la conversación entre Putin y Biden. El clamor de la prensa occidental sobre una supuesta «invasión rusa» de Ucrania y las amenazas de bloquear el Nord Stream 2 no son en realidad más que palabrería. Pues resulta que Moscú no está muy interesado en Ucrania.

El debate entre ambos presidentes fue productivo y abarcó cuestiones de política internacional tan importantes que no se llegó a hablar del Nord Stream 2. Al menos eso es lo que dijo Yuri Ushakov, asesor del Jefe del Estado ruso.

Es interesante observar que inmediatamente después de la discusión en línea de los presidentes, se informó que el Congreso de Estados Unidos eliminó las sanciones contra Rusia y el Nord Stream 2 del presupuesto de defensa.

Es la posición conjunta de las cámaras alta y baja del Parlamento estadounidense. La decisión no se podía tomar después de la discusión entre los presidentes ruso y estadounidense, sino que se había preparado con antelación. Pero se retuvo hasta después de las negociaciones.

Esto demuestra que el gobierno de Biden comprendió la inestabilidad de su posición negociadora y trató de aumentar la presión sobre el Kremlin, diciendo que podría imponer sanciones si fuera necesario. Sin embargo, en lugar de sanciones reales, los congresistas y senadores incluyeron una “condena” bastante desdentada de las “actividades perjudiciales” de Rusia en el proyecto de presupuesto de defensa, donde hablan de “cualquier esfuerzo por utilizar los suministros de gas como arma para avanzar en su agenda geopolítica e influir negativamente en los aliados y socios europeos”.

Suena a intento de “salvar la cara”. Washington recurrió a una maniobra por la puerta trasera para evitar esa impresión ante el electorado estadounidense, que cada vez ve más a Biden como un pelele, especialmente en comparación con Putin.

El Nord Stream 2 como palanca antirrusa

Según la prensa estadounidense, la Casa Blanca ha decidido competir con Putin en “judo geopolítico”. El intento de utilizar el ambicioso proyecto Nord Stream 2 contra Moscú está provocando precisamente ese tipo de asociaciones.

Victoria Nuland, animadora del Maidan y actual subsecretaria de Estado, fue la primera en intervenir. “Creo que si el presidente Putin invade Ucrania, esperamos que el gasoducto se cierre”, dijo en una audiencia del Senado estadounidense.

El asistente del presidente estadounidense para la seguridad nacional, Jake Sullivan, se apresuró a salir al paso. “Occidente puede utilizarlo para presionar: si Vladimir Putin quiere que suministrar gas a través de ese gasoducto, entonces tal vez no debería arriesgarse a invadir Ucrania”, declaró en una rueda de prensa en Washington.

El diario estadounidense Financial Times, citando una fuente diplomática, informó de que Alemania también ha estado a punto de acordar la paralización de Nord Stream 2 en caso de una invasión de Ucrania. “Se podría llegar a un consenso de que si se produce una invasión de Ucrania, el Nord Stream 2 será inaceptable”.

Lo de la invasión sólo parecen saberlo los políticos y los medios de comunicación estadounidenses. La especulación masiva sobre la intervención rusa se parece en realidad a los preparativos para una provocación en el Donbass.

¿A quién le interesa una guerra en Ucrania?

Evidentemente, una escalada de las hostilidades en el Donbass en la que participen las tropas rusas beneficiará a Estados Unidos, ya que, en su opinión, proporcionará una razón de peso para que los europeos abandonen el Nord Stream 2. El actual régimen ucraniano también se beneficiará de la escalada.

El presidente Volodymyr Zelensky ya no parece un actor inseguro a la cabeza del Estado, sino un auténtico funcionario ucraniano. Ha perdido el apoyo de al menos dos tercios de su electorado. Su índice de popularidad se ha desplomado del 75 por cien en la segunda vuelta de las elecciones de 2019 al 25 por cien. Tiene que subir si quiere presentarse a un segundo mandato, y no hay nada mejor para él que una pequeña guerra victoriosa.

Declaraciones contundentes como la de declarar la guerra al oligarca Rinat Ajmetov o la de introducir un pasaporte económico ucraniano no funcionan: la primera entra en la categoría de miel para las abejas y la segunda es tan descabellada que muchos votantes simplemente no la verán venir.

Sin embargo, un ataque a gran escala contra las posiciones de las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk y, como mínimo, el establecimiento del control de Kiev sobre la frontera con Rusia, e idealmente la captura de Donetsk y Lugansk, podría dar resultados reales. Sin embargo, para que eso ocurra, hay que sacar a Rusia del proceso. Todos los expertos y políticos, incluso en Occidente, admiten que el ejército ucraniano es incapaz de lograr incluso una victoria local sobre Rusia.

Washington trata de dejar claro que la amenaza de desconectar el Nord Stream 2 haría que a Rusia le resultara demasiado costoso obligar a Ucrania a hacer las paces, como atestiguan las frases utilizadas constantemente por los políticos estadounidenses, como “Moscú pagará un precio inaceptable”. Sin embargo, para cualquiera que sepa hacer cuentas está claro que, incluso dejando de lado las catastróficas consecuencias políticas del abandono del Donbas, el daño causado por la eliminación del Nord Stream-2 será insignificante para Gazprom: el proyecto está totalmente amortizado incluso antes de empezar.

¿Quién necesita el Nord Stream 2?

En el caso del sensacional gasoducto, que se ha convertido en la más poderosa derrota geopolítica de Estados Unidos junto con Afganistán, la clave es entender que no se trata de un proyecto ruso, como gritan sus opositores, sino europeo. De hecho, Rusia es sólo el ejecutor, aunque ha asumido los riesgos de la propiedad del oleoducto. El proyecto es principalmente necesario para que los europeos obtengan recursos energéticos baratos.

Gazprom ha señalado que la construcción del Nord Stream 2 costó 9.500 millones de dólares, la mitad de los cuales fueron pagados por los inversores europeos en el proyecto. Así, la empresa rusa gastó menos de 5.000 millones de dólares de su propio dinero en el oleoducto. Pero los beneficios de Gazprom en 2021 compensan con creces esos costes. El coste medio anual de las exportaciones de gas a Europa este año será de unos 550 dólares por 1.000 metros cúbicos.

Esa cifra es más de tres veces superior a la de 2020, cuando la cifra era de 143 dólares por mil metros cúbicos, y más del doble que en 2019 y 2018, cuando los precios eran de 221 y 224 dólares respectivamente.

Los volúmenes de venta de gas ruso, por su parte, se mantuvieron más o menos igual. Esto significa que los beneficios de las ventas de gas de Gazprom, que fueron de 41.630 millones de dólares en 2019, se duplicarán al menos en 2021. Se trata de 40.000 millones de dólares adicionales o más, que se consiguen sin aumentar los costes de producción de gas. Si recordamos que el frenesí del mercado del gas en la Unión Europea fue causado en gran parte por la obstrucción de Estados Unidos al Nord Stream 2, es justo decir que el proyecto se ha amortizado al menos cuatro veces sólo en este año.

Moscú ha demostrado que puede prescindir del Nord Stream 2, pero también del sistema de transporte de gas ucraniano, al reducir el bombeo a través de él a casi cero. Así que el Donbas no debe preocuparse: Rusia no tendrá que pagar un precio inaceptable, Europa ya lo ha pagado todo. Y si, Dios no lo quiera, las tropas rusas tienen que interferir en el conflicto ucraniano para proteger a la población rusoparlante del Donbas, incluso una cancelación completa del Nord Stream 2 no será una pérdida sustancial para Moscú.

Vassily Tiomny https://ukraina.ru/exclusive/20211208/1032834992.html

spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Las técnicas novedosas de manipulación de masas: la ‘teoría del empujón’

Las unidades de cambio de comportamiento del gobierno británico las formaron especialistas en diversos campos académicos, fundamentalmente sicólogos, que pusieron en práctica la teoría del empujón (“nudge”), una doctrina en boga desde que la promocionara Cass Sunstein, cuya foto aparece en la portada. Dicha teoría ha pasado de ser una propuesta académica a una técnica de dominación política, es decir, forma parte de los órganos de gobierno y ha llegado para quedarse, más allá de la pandemia.