El British Medical Journal condena la censura que impone Facebook a las noticias sobre vacunas

Publicado:

Noticias populares

Si la pandemia no hubiera agotado nuestra capacidad de sorpresa, estaríamos francamente escandalizados. Pero ya nada nos resulta increíble, ni siquiera que Facebook esté censurando el artículo del British Medical Journal sobre la falsificación de los ensayos clínicos de la vacuna por Pfizer.

 

Las grandes empresas tecnológicas pretenden convertirse en árbitro de lo que es cierto y es mentira, por encima de las revistas científicas. El British Medical Journal ha protestado porque se le califique como un “blog de noticias”, pero sus quejas han caído en saco roto. Por encima de todo, Facebook y los monopolios digitales tienen que sostener una cadena de argumentos que hace aguas por todas partes.

El mensaje dirigido a Zuckerberg dice lo siguiente:

En septiembre, un antiguo empleado de Ventavia, una empresa de investigación por contrato que ayudó a llevar a cabo el principal ensayo de la vacuna covid-19 de Pfizer, comenzó a proporcionar al British Medical Journal docenas de documentos internos de la empresa, fotos, grabaciones de audio y correos electrónicos. Estos materiales revelaron una serie de malas prácticas de investigación en ensayos clínicos que se estaban llevando a cabo en Ventavia y que podrían afectar a la integridad de los datos y a la seguridad de los pacientes. También descubrimos que, a pesar de recibir una queja directa sobre estos problemas hace más de un año, la FDA no inspeccionó los centros de ensayo de Ventavia.

El British Medical Journal encargó a un periodista de investigación que escribiera la historia para nuestra revista. El artículo se publicó el 2 de noviembre, después de una revisión legal, una revisión externa por pares y sujeto a la habitual supervisión y revisión editorial de alto nivel del British Medical Journal.

A partir del 10 de noviembre los lectores empezaron a informar de diversos problemas al intentar compartir nuestro artículo. Algunos informaron de que no podían compartirlo. Muchos otros informaron de que sus publicaciones estaban marcadas con una advertencia de “Falta de contexto. Los verificadores de hechos independientes dicen que esta información podría confundir a la gente”. Quienes intentaban publicar el artículo fueron informados por Facebook de que las personas que comparten repetidamente “información falsa” podrían ver sus publicaciones desplazadas hacia abajo en la sección de noticias de Facebook. Los administradores de los grupos en los que se compartió el artículo recibieron mensajes de Facebook en los que se les informaba de que esas publicaciones eran “parcialmente falsas”.

Los lectores fueron dirigidos a una “verificación de hechos” realizada por un contratista de Facebook llamado Lead Stories.

Consideramos que la “verificación de hechos” realizada por Lead Stories es inexacta, incompetente e irresponsable.

No proporciona ninguna afirmación de hecho de que el artículo del British Medical Journal se haya equivocado.

Tiene un título sin sentido: “Verificación de hechos: El British Medical Journal no reveló informes descalificadores e ignoró los fallos en los ensayos de la vacuna covid-19 de Pfizer”.

El primer párrafo califica inexactamente al British Medical Journal de “blog de noticias”.

Contiene una captura de pantalla de nuestro artículo con un sello encima que dice “Flaws Reviewed”, a pesar de que el artículo de Lead Stories no identifica nada falso o erróneo en el artículo del British Medical Journal.

Publicó la historia en su sitio web bajo una url que contiene la frase “alerta de fraude”.

Nos hemos puesto en contacto con Lead Stories, pero se niegan a cambiar nada de su artículo o de las acciones que han llevado a Facebook a marcar nuestro artículo.

También nos hemos puesto en contacto directamente con Facebook, solicitando la retirada inmediata de la etiqueta “verificación de hechos” y de cualquier enlace al artículo de Lead Stories, permitiendo así a nuestros lectores compartir libremente el artículo en su plataforma.

También hay una preocupación más amplia que queremos plantear. Somos conscientes de que el British Medical Journal no es el único proveedor de información de alta calidad que se ha visto afectado por la incompetencia del régimen de comprobación de hechos de Meta. Por poner otro ejemplo, destacamos el trato dado por Instagram (también propiedad de Meta) a Cochrane, el proveedor internacional de revisiones sistemáticas de alta calidad de la evidencia médica. En lugar de invertir una parte de los sustanciales beneficios de Meta para ayudar a garantizar la exactitud de la información médica compartida a través de los medios sociales, aparentemente ha delegado la responsabilidad en personas incompetentes para llevar a cabo esta tarea crucial. La comprobación de los hechos ha sido un elemento básico del buen periodismo durante décadas. Lo que ha ocurrido en este caso debería preocupar a todos los que valoran y confían en fuentes como el British Medical Journal.

Esperamos que actúen con rapidez: específicamente para corregir el error relacionado con el artículo del British Medical Journal y para revisar los procesos que condujeron al error; y en general para reconsiderar su inversión y enfoque en la comprobación de hechos en general.

—https://www.bmj.com/content/375/bmj.n2635/rr-80

Fuente: mpr21.info
spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

El largo camino hacia la guerra en Ucrania

Wolfgang Ischinger, ex embajador en Estados Unidos y presidente del consejo de la fundación de la Conferencia de Seguridad de Múnich, publicó el 10 de agosto de 2022 el artículo “Germany’s Ukrainian Problem – Europe’s Largest Country Needs Time to Adjust to a Dangerous New World” (El problema ucraniano de Alemania: el país más grande de Europa necesita tiempo para adaptarse a un nuevo mundo peligroso) en “Foreign Affairs”, el boletín interno del Council on Foreign Relations (CFR).