‘O comes o calientas la comida’ (en Reino Unido hay más de 14 millones de pobres oficiales)

Publicado:

En un barrio de lujo en el oeste de Londres, un número creciente de personas está visitando un escaparate escondido entre una tienda de bicicletas y una cafetería que no cobra dinero y atiende exclusivamente a los menos afortunados.

Noticias populares

En un barrio de lujo en el oeste de Londres, un número creciente de personas está visitando un escaparate escondido entre una tienda de bicicletas y una cafetería que no cobra dinero y atiende exclusivamente a los menos afortunados.

Dad’s House es uno de los 2.200 bancos de alimentos de Reino Unido que sirven a británicos que luchan por cubrir sus necesidades básicas. Billy McGranaghan, su fundador, dice que “el futuro es sombrío” para las personas que frecuentan su tienda.

Los bancos de alimentos de Londres estaban ocupados antes de la pandemia. Pero ahora, mientras Reino Unido se prepara para un segundo invierno con coronavirus, el aumento de los precios de los alimentos, los mayores costos de la energía y los recortes en los beneficios del gobierno están ejerciendo una gran presión sobre los presupuestos familiares y obligando a legiones de personas a recurrir a la caridad.

Los bancos de alimentos de la capital han informado de un aumento repentino de visitas en las últimas semanas, con más y más profesionales que trabajan buscando ayuda con los comestibles, tras el final de un programa del gobierno que subsidió millones de empleos durante la pandemia y una reducción en los pagos de asistencia social para aquellos con ingresos más bajos.

McGranaghan, de 58 años, estima que desde mediados de septiembre ha agregado 70 destinatarios a su banco de alimentos, además de los 300 a 400 que ya se sirven cada semana. La variedad de los nuevos clientes es más amplia que nunca, dijo. “Ha sido una revelación, donde nunca hubieras pensado que esa persona usaría un banco de alimentos”, dijo. “Nunca han estado en esa posición”.

En Dad’s House se atiende a cientos de personas cada semana. McGranaghan dice que Dad’s House ha servido a maestros, diseñadores gráficos y periodistas durante la pandemia. Las personas tienden a acudir al banco de alimentos a través de referencias del gobierno local o después de buscar ayuda en línea.

Pero ahora los nuevos clientes tienden a ser más jóvenes y solteros. Y a pesar de un desempleo relativamente bajo y un número récord de puestos vacantes en todo el país, McGranaghan anticipa un “gran aumento” de asistentes durante los próximos meses. “Estamos viendo un aumento de nuevo […] por los precios de la electricidad, por el gas, por el fin de la licencia”, dijo.

Marie, de 63 años, que se niega a dar su apellido, llegó por primera vez a Dad’s House hace cuatro meses y ya está preocupada por su próxima factura de calefacción trimestral. Su esposo tiene problemas con la circulación sanguínea, dijo, por lo que mantener una casa cálida es esencial. En cuanto a la comida, no comemos mucho porque no nos permitimos la comida lujosa, es simplemente básico”, dice. “Son los precios de la energía los que nunca bajan, así que esa es la preocupación”.

Siete millas al este, en otro banco de alimentos de Londres, esperaban hasta 100 clientes en un servicio de cena. Los voluntarios prepararon sopa de calabaza. Robert Hunningher, de 42 años, convirtió parte de su negocio de catering, Humdingers, en un banco de alimentos en mayo del año pasado, atendiendo hasta 1.000 personas a la semana durante el confinamiento.

Dice que el número de visitantes se ha disparado hasta 250 por semana desde finales de septiembre. Ahora está apareciendo una amplia gama de personas, dijo, incluidos jóvenes profesionales, maestros de escuela y un jugador de tenis semiprofesional. “Incluso si tiene un trabajo, no hay esperanza porque no puede permitirse vivir aquí”, dijo Hunningher. “Todo está fuera del alcance de la mano y luego los precios están subiendo mucho”.

Gary Lemon, director de políticas de investigación de The Trussell Trust, que distribuye comestibles a aproximadamente dos tercios de los bancos de alimentos de Reino Unido, aunque no a Dad’s House o Humdingers, dice que muchos de sus miembros están “muy ocupados con más personas que necesitan venir a ellos por una comida de emergencia”.

“Esperan que esto continúe en las semanas previas a Navidad”, agregó Lemon.

La factura de la electricidad por las nubes

El aumento de los costos del combustible y los alimentos han hecho subir las facturas de los hogares de millones de británicos. Desde enero, los precios mayoristas del gas se han disparado un 423 por cien. Una combinación de factores explica el aumento, incluida una mayor demanda de Asia y exportaciones de gas ruso menores de lo esperado.

En respuesta, el regulador de energía de Reino Unido aumentó su precio máximo al consumidor (el máximo que los proveedores pueden cobrar a los clientes por unidad de energía) hasta en un 13 por cien a partir del 1 de octubre, lo que afecta a 15 millones de personas.

Jameson Keane, de 49 años, un artista que se preocupa por su madre, comenzó a venir a Dad’s House durante la pandemia. “Tengo un presupuesto limitado, alrededor de 100 libras (138 dólares) a la semana”, dice. “Mi dinero se consume muy rápido”.

Keane dijo que sus costos de energía son más altos que nunca, a pesar de usar cantidades similares de combustible. Estima que el dinero en su medidor de energía se está gastando aproximadamente “un tercio más rápido en las últimas dos semanas, especialmente el gas”.

Los precios más altos de la energía son un problema en toda Europa, pero los niveles relativamente bajos de gas almacenado en Gran Bretaña lo hacen particularmente expuesto a los mercados energéticos volátiles.

Muchos británicos se están preparando para facturas más altas en abril, cuando el regulador de energía vuelva a ajustar su límite de precios al consumidor.

‘O calentar la comida o comer’

Más de una década de austeridad gubernamental en Reino Unido ha erosionado los presupuestos para atención médica, vivienda y bienestar. Un abrumador informe de 2019 del Consejo de Derechos Humanos de la ONU culpó a los recortes de gastos por el “empobrecimiento sistemático de millones”.

Antes de la pandemia, alrededor de 14,5 millones de británicos, o el 22 por cien, vivían en la pobreza, según la propia medida del gobierno. La Fundación Joseph Rowntree, un grupo de expertos, espera que incluso más personas caigan en la pobreza a medida que disminuyen los beneficios de la pandemia.

Kadriye Ali está fuera del comedor social de Humdinger. Ha notado que la comida se encarece y comenzó a ir al banco de alimentos hace 10 meses.

A principios de octubre, el gobierno recortó el Crédito Universal, un beneficio reclamado por los desempleados o con bajos ingresos, a su nivel anterior a la pandemia. Más de 5,8 millones de personas perdieron 20 libras a la semana, sumando 1.040 libras al año.

McGranaghan dice que los recortes han obligado a algunos de sus clientes a tomar decisiones difíciles. “Comerán una ensalada en una fría noche de octubre en lugar de tener algo que podrían haber puesto en el horno”, dijo. “Esa es la realidad de perder 20 libras a la semana: es calentar o comer”.

Amina, una clienta del banco de alimentos que se negó a dar su nombre completo, dijo que el aumento temporal de los beneficios había sido un salvavidas para su familia de cinco. “Para mí es muy útil, 20 libras, tal vez para otro, alguien más no es nada, pero para mí es dinero, especialmente para la familia, si tienes hijos”, dijo. “Cuando estás acostumbrado a tener algo y te lo quitan, puedes sentir la diferencia”, agregó. “No sabemos cómo manejarnos, honestamente”.

El gobierno de Reino Unido también ha finalizado su programa de 69.000 millones de libras. En agosto redujo los pagos a los empresarios del 70 por cien del salario mensual de un trabajador al 60 por cien, antes de suspenderlos por completo a fines de septiembre.

Sabine Goodwin, coordinadora de Independent Food Aid Network, una organización que representa a más de 500 bancos de alimentos, incluida Dad’s House, dice que “existe un peligro real de que la demanda supere la capacidad de los bancos de alimentos para apoyar a las personas” este invierno. La dependencia del gobierno de las organizaciones benéficas para alimentar a su gente “no es moralmente aceptable ni sostenible”.

Los bancos de alimentos están sobrecargados

Los bancos de alimentos no son un fenómeno nuevo en la Gran Bretaña moderna. Entre 2010 y 2019 la cantidad de paquetes de alimentos de emergencia distribuidos por The Trussell Trust aumentó un 2.543 por cien, impulsado en parte por recortes en el sistema de seguridad social del país.

Pero los cuellos de botella de la cadena de suministro, la inflación de los precios de los alimentos y la escasez en los supermercados han limitado su capacidad para alimentar a los hogares en apuros a medida que la economía emerge de su recesión pandémica.

McGranaghan le dijo a CNN Business que esto pone a Dad’s House en un Catch-22. “Confiamos en que el público done alimentos, pero no tienen suficiente comida en los estantes para sus familias”, dijo. “Ahí es cuando las donaciones disminuyen y eso es una gran preocupación para todos los bancos de alimentos independientes”.

En el este de Londres, Hunningher dijo que los supermercados ya no le permiten comprar al por mayor porque están escasos de existencias. “Tengo que ir a lugares más caros”, dijo. “La pasta de 20 (peniques) en el (supermercado) de Tesco es fantástica y necesito siete cajas a la semana, no puedo”.

Mai Pedersen recibe una comida caliente del comedor social de Humdinger. Como muchos otros, estuvo trabajando hasta la pandemia, y luego atravesó tiempos difíciles y comenzó a acceder a comidas gratuitas.

Los supermercados están teniendo problemas para mantener sus estantes abastecidos porque a Reino Unido le faltan 100.000 camioneros, debido en parte al éxodo de trabajadores de la Unión Europea tras el Brexit. La pandemia también limitó el número de pruebas de certificación para los nuevos conductores de camiones comerciales. La escasez empeoró aún más en septiembre cuando las estaciones de servicio de todo el país se quedaron sin combustible tras una serie de compras de pánico.

FareShare, una organización benéfica que redistribuye los excedentes de alimentos del supermercado a organizaciones benéficas y grupos comunitarios, incluidos los bancos de alimentos, dice que sus 30 centros regionales se habían visto afectados por la escasez.

Lindsay Boswell, directora ejecutiva de FareShare, dice que normalmente recibe hasta 160 toneladas métricas de alimentos al día, pero la escasez de combustible reduce las entregas a menos de 100 toneladas métricas. “Hasta el 30 por cien de los alimentos que normalmente esperaríamos recibir en nuestros almacenes en un día promedio corre el riesgo de no llegarnos”, dice Boswell. “Y, por lo tanto, corre el riesgo de no llegar a las personas vulnerables a las que apoyamos”.

‘Estamos retrocediendo en el tiempo’

El aumento de la inflación en Reino Unido, combinado con un débil crecimiento económico, podría conducir a un período de “estanflación” que recuerda a la década de 1970, cuando los salarios no lograron mantener el ritmo del vertiginoso costo de vida.

A medida que los precios más altos de los comestibles erosionan el poder adquisitivo de los británicos, los bancos de alimentos se están preparando para recibir más visitantes y para gastar más ellos mismos.

Rajesh Makwana, director de Sufra, un banco de alimentos en el noroeste de Londres, dice que está “preparándose para una mayor demanda a medida que el costo de vida sigue aumentando”.

“Nuestros costos de alimentos ya son insosteniblemente altos, por lo que incluso un pequeño aumento sería doloroso”, agregó.

La inflación subió un 3,1 por cien en septiembre, según datos oficiales. Eso está por encima de la tasa objetivo del banco central del 2 por cien, pero muy por debajo del ritmo del 5 por cien que podría alcanzarse a principios del próximo año.

El gobierno planea aumentar el salario mínimo de 8,91 libras a 9,50 la hora en abril, pero el creciente costo de vida atenuará el aumento del poder adquisitivo de los británicos.

Geraldine Hurley, de 62 años, una jubilada del este de Londres, pasó junto a Humdingers cuando abrió su servicio de cena. “Mi café, siempre ha costado 5 libras el frasco, ahora está en Tesco’s por 5,75, dijo. “¿Qué tipo de aumento es ese?”

Aunque Hurley aplaude a los bancos de alimentos como Humdingers por dar un paso al frente para apoyar a su comunidad, está frustrada por su necesidad. “Realmente no deberíamos estar haciéndolo hoy en día”, dijo. “Estamos retrocediendo en el tiempo”.

Jimit Patel https://edition.cnn.com/interactive/2021/11/business/london-food-banks-cnnphotos/

Fuente: mpr21.info

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: