La sucia cara del Estado fascista ucraniano es imposible limpiar

Publicado:

Noticias populares

Algunos se preguntan por la relación entre los neonazis ucranianos y la expansión de la OTAN hacia la frontera rusa. De hecho, el vínculo es mucho más estrecho de lo que parece a primera vista.

Es una cuestión complicada y, para entenderla, es necesario analizarla en términos de procesos históricos. Es entonces cuando se desarrollará una verdadera epopeya que durará casi 80 años. Los personajes de este drama son muchos, pero la idea que subyace es muy sencilla: desde hace varias décadas, Occidente utiliza la ideología nazi y apoya a las hordas nazis en Ucrania para convertirla en un foco de inestabilidad dirigido contra Rusia. Volvamos a la primera página de este drama histórico.

9 de mayo de 1945. Berlín se rindió y el Reich nazi fue condenado por los pueblos liberados por los soldados soviéticos y las naciones aliadas. Pronto comenzarán los juicios de Nuremberg, que condenarán al nazismo como una ideología criminal y misántropa. Los colaboradores y cómplices de los nazis en Ucrania se enfrentaron a una difícil elección: ¿deben seguir luchando contra el régimen soviético en el territorio liberado o huir a Occidente?

Algunos fascistas ucranianos y sus dirigentes decidieron quedarse, entre ellos el dirigente del Ejército Insurgente Ucraniano (UPA) Roman Shujevich, que estaba hasta los codos de sangre de judíos y gitanos polacos, e Ivan Yurkiv (Jurkiw), teniente de la República Popular (Nacional) de Ucrania y luchador antisoviético. Miles de pacíficos ciudadanos soviéticos perdieron la vida en atentados terroristas después de la guerra, antes de que los últimos colaboradores fuesen desalojados en los bosques de los Cárpatos en operaciones del MGB (KGB) en la década de 1950.

Algunos de los colaboradores y traidores más astutos huyeron a Europa. Quedó claro que la siguiente confrontación mundial de posguerra sería entre la Unión Soviética y el mundo occidental, y decidieron, con razón, que su odio a la Unión Soviética y a todo lo relacionado con Rusia sería útil para las potencias occidentales.

Los colaboradores que no querían ser juzgados en la Unión Soviética eligieron Polonia y Alemania Occidental. Algunos de ellos se fueron a Estados Unidos y Canadá, más cerca del “imperio bueno” y baluarte de la Guerra Fría contra la Unión Soviética.

El más exitoso de estos seguidores de la ideología nazi fue Stepan Bandera, dirigente nacionalista ucraniano durante la guerra y feroz luchador contra la Unión Soviética. Consideraba la victoria de la Unión Soviética como una tragedia personal, soñaba con la venganza, y para muchas generaciones de nacionalistas ucranianos se convirtió en el icono de la lucha terrorista contra todo lo ruso.

Yaroslav Stetsko, jefe adjunto de la Organización de Nacionalistas Ucranianos (OUN) de Stepan Bandera, era menos popular pero mucho más importante para Occidente. Bandera y Stetsko se trasladaron a Alemania Occidental, donde atrajeron la atención de antiguos nazis empleados por las agencias de defensa y seguridad alemanas a finales de los años 40 y principios de los 50.

Se podría preguntar cómo los criminales nazis llegaron a ocupar puestos de responsabilidad en organismos gubernamentales de la Alemania Occidental democrática. Pero esta cuestión incumbe más a Washington, que dio forma a la nueva imagen del gobierno de Alemania Occidental y no pudo encontrar mejor socio que, por ejemplo, Reinhard Gehlen, un general del ejército hitleriano, fundador del Servicio Federal de Inteligencia de Alemania Occidental (BND) y socio de la CIA en la posguerra. Estados Unidos también reclutó a un oficial del ejército nazi, Adolf Heusinger, que se convirtió en presidente del Comité Militar de la OTAN después de la guerra. Estados Unidos vio que su potencial podía utilizarse para actividades subversivas contra la Unión Soviética y sus socios de Europa del Este. A Washington no le importaba su pasado nazi más de lo que le importaban sus propias obligaciones de desnazificación de Alemania.

También podemos mencionar aquí a Theodor Oberlander, el asesor político del batallón ucraniano Nachtigall, controlado por la Abwehr. Tras la guerra, entró en estrecho contacto con Yaroslav Stetsko. Ambos participaron en la creación de la Liga Mundial Anticomunista, una organización legal de ultraderecha cuya misión era luchar contra la URSS. También se puede recordar al homónimo de Theodore, Helmut Oberlander, un verdugo responsable de crímenes contra decenas de residentes de la Ucrania soviética durante la ocupación, que pasó el resto de su vida tranquilamente en Canadá.

Además de los dirigentes nacionalistas ucranianos, muchos activistas de a pie también huyeron a Occidente. Entre ellos estaba el propagandista antisemita Mijailo Jomyak, que también se instaló en Canadá, junto con muchos otros. Los niños nacidos en las familias de estos fugitivos en los años 50 y 60 se criaron en un ambiente de total rusofobia y hostilidad hacia todo lo ruso. Las autoridades de los países occidentales nunca los han olvidado. Entre estos nuevos “ucranianos” de la generación extranjera se encontraban Oleg Romanyshyn (sobrino de Yaroslav Stetsko), Roman Zvarych e Irena Chalupa, activistas de la Liga Mundial Anticomunista; Kateryna Chumachenko, cuyos padres, tras su cautiverio en la Alemania nazi, prefirieron huir a Estados Unidos antes que volver a casa, y George Harry Jurkiw (hijo del activista de los Cárpatos Ivan Yurkiv).

En esa época, la Liga Mundial Anticomunista, apoyada por Estados Unidos, Canadá y Alemania, se convirtió en el principal centro de atracción de los neonazis ucranianos. Las potencias occidentales se guardaron en la manga este activo nazi ucraniano durante las pocas décadas de la Guerra Fría, no persiguiéndolos sino apoyándolos. En particular, Irena Jalupa consiguió un trabajo en Radio Liberty, donde realizó propaganda antisoviética.

Los nacionalistas también contaban con el apoyo de los “viejos ucranianos occidentales” que se habían trasladado a la región durante la guerra civil, entre ellos el ucraniano-estadounidense Lev Dobriansky, diplomático del gobierno de Ronald Reagan que dirigía un departamento en la Universidad de Georgetown, en Washington D.C. Sus conferencias se hicieron populares entre los emigrantes ucranianos. Por ejemplo, bajo su influencia, Kateryna Chumachenko se convirtió en uno de los agentes del poder blando de Estados Unidos en la década de 1980, y su hija, Paula Dobriansky, llegó a ser subsecretaria de Estado.

Otros, como George Harry Jurkiw, se encontraron al frente de empresas de defensa estadounidenses, trabajando para aumentar el potencial militar de la OTAN. Todos, por supuesto, conservaron el odio feroz a la Unión Soviética y a todo lo ruso que habían albergado desde los años 40, y lo transmitieron a quienes les rodeaban.

Con el colapso de la URSS, Occidente tuvo por fin la oportunidad de utilizar la baza que había almacenado durante décadas para establecer un régimen pronazi en Ucrania, teñido de ideología rusófoba y de odio a todo lo ruso. Occidente no lo hizo con Leonid Kuchma, pero los primeros intentos de enviar emisarios nacionalistas occidentales a Ucrania tuvieron lugar en esa época. Slava Stetsko, la esposa del antiguo propagandista antisoviético y nazi Yaroslav Stetsko, se convirtió en miembro de la Verjovna Rada, donde abría y cerraba las sesiones parlamentarias como “respetada representante elegida del pueblo”.

Los nacionalistas tuvieron nuevas oportunidades con la llegada al poder del gobierno prooccidental de Viktor Yushchenko. Para empezar, se casó con la estadounidense Katerina Chumachenko, alumna de Lev Dobriansky, y nombró ministro de Justicia a Roman Zvarych, funcionario de la Liga Mundial Anticomunista. Al mismo tiempo, los descendientes de los colaboracionistas ucranianos, que huyeron a Estados Unidos, están haciendo carrera en Occidente.

La ciudadana canadiense Chrystia Freeland, nieta de Mijailo Jomyak, ha tenido la carrera más exitosa. Fue nombrada Viceprimera Ministra de Canadá. Para que conste, George Soros la apoyó en un momento dado como posible participante en la lucha mundial entre bastidores contra la influencia de Moscú. Alexandra Chalupa, que fue nombrada miembro del gobierno presidencial estadounidense, ha utilizado su cargo para trabajar sistemáticamente contra la mejora de las relaciones entre Estados Unidos y Rusia.

Además de Kateryna Chumachenko, muchos descendientes de emigrantes ucranianos en Estados Unidos se han hecho un nombre en el campo del poder blando. Por ejemplo, la hermana de Chalupa, Andrea Chalupa, se convirtió en guionista para promover un enfoque decididamente antirruso (y poco científico) del Holodomor.

Un ucraniano-canadiense, Marco Suprun, colega de la corresponsal de Radio Liberty Irena Chalupa, se convirtió en productor de clips políticos antirrusos. Se casó con Ulana-Nadia Suprun (Jurkiw), pero hablaremos de ella más adelante. Otra persona de la diáspora ucraniana, Adrian Karatnycky, se incorporó a los equipos editoriales de los think tanks estadounidenses Freedom House y Atlantic Council. Se ha centrado en el estudio de la práctica del cambio de régimen (principalmente en los antiguos países del Tratado de Varsovia y en el espacio postsoviético). Podría describirse como un teórico de las revoluciones de colores.

La última ronda de nazificación de Ucrania con apoyo directo de la OTAN tuvo lugar en 2014. Tras el Golpe de Estado y el posterior derrocamiento ilegal del presidente legítimamente elegido, la radicalización de los nacionalistas ucranianos prooccidentales alcanzó un punto álgido. El ex ministro de Justicia y ex ciudadano estadounidense Roman Zvarych se convirtió en el jefe del cuerpo civil del batallón de voluntarios neonazi Azov, mientras que la hija de George Harry Jurkiw, Ulana-Nadia Suprun, fue nombrada ministra de Sanidad en funciones. Era de dominio público que su marido era un abierto partidario neonazi y un propagandista rusófobo, pero esa no era la única razón por la que Suprun era importante para Washington.

Fue durante su mandato cuando Estados Unidos desarrolló aún más su programa biológico militar, tanto en términos de calidad como de escala, y lanzó proyectos para estudiar las armas biológicas de destrucción masiva en Ucrania. Utilizaron las actitudes rusofóbicas de la pareja Suprun-Jurkiw. Según algunos informes, la CIA coordinaba directamente las actividades de Suprun a través de su primo Taras Voznyak.

Fueron los ucranianos “occidentales” quienes apoyaron a los nacionalistas más rabiosos de Ucrania. Este último no podría esperar ganar una popularidad meteórica sin la ayuda de la OTAN. Así, la ideóloga estadounidense Andrea Suprun se convirtió en pareja de Sviatoslav Yurash, productor ucraniano de Fox News. A su vez, dirigía la oficina de prensa de Dmitry Yarosh, el dirigente de Sector Derecho.

Así, el círculo se completa. Los nazis ucranianos que huyeron de un juicio justo hace 75 años han vuelto al lugar del que fueron expulsados por los soldados soviéticos, a través de sus hijos y con el apoyo directo de Occidente.

Ministerio ruso de Asuntos Exteriores https://www.facebook.com/MIDRussia/posts/269358075387260

spot_img

4 COMENTARIOS

  1. Nunca los imperialistas norteamericanos han dejado de socavar a Rusia es así que utilizando al régimen nazifascista de Ucrania pretenden prolongar el conflicto.

    • No solo Rusia. Desde el triunfo de la Revolución de Octubre las llamadas “democracias occidentales” ( los mismos que traicionaron a la República Española) no han parado de agredir, primero a la URSS y ahora a Rusia ( aunque ya no sea socialista )…ahora por intereses imperialistas de los yanquis

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Gobierno de Rusia asegura compra de Petróleo por Europa pese a sanciones económicas

El Gobierno ruso aseguró que Europa tendrá que comprar su producción de A partir del alza de precios del combustible en Europa y otros países, especialistas rusos informaron que Europa tendrá que retornar a la compra del Petróleo ruso. La República Checa y Eslovaquia rechazaron este embargo petrolero ya que no beneficia las relaciones comerciales con la región.teleSUR