“¡Necesitamos matar más!”: Denuncian que Facebook dio el visto bueno a anuncios pagados con llamamientos a violencia y odio contra los rohinyás

Publicado:

Para probar los controles de la red social, el grupo de derechos humanos Global Witness envió a la plataforma ocho anuncios de pago para su aprobación, cada uno con diferentes versiones de discursos de odio contra los rohinyás, y denuncia que todos recibieron su visto bueno.

Noticias populares

Facebook (perteneciente a la compañía Meta, reconocida en Rusia como organización extremista y cuya actividad está prohibida en su territorio) no detectó discursos de odio flagrantes ni llamados a la violencia contra los rohinyás, a pesar de que se determinó que tales publicaciones fueron un factor clave en el genocidio perpetrado contra este grupo étnico de Myanmar, que huye de la persecución a los musulmanes iniciada por las autoridades birmanas en 2017 y calificada por la ONU como limpieza étnica, reza un informe compartido por AP.

 

De acuerdo a la agencia, se dio a conocer que el grupo de derechos humanos Global Witness envió a la plataforma ocho anuncios de pago para su aprobación, cada uno con diferentes versiones de discursos de odio contra los rohinyás. Facebook, por su parte, dio el visto bueno a todos ellos.

“¡La matanza actual de Kalar no es suficiente, necesitamos matar más!”, decía una de las publicaciones que, además, contenía un insulto utilizado en Myanmar para referirse a las personas de origen musulmán o de la India oriental.

“Son muy sucias. Las mujeres bengalíes/rohinyás tienen un nivel de vida muy bajo y mala higiene. No son atractivas”, rezaba otro de los anuncios.

Antes de que fueran pagados y publicados, el grupo retiró sus anuncios, pero pudo confirmar que los controles de la red social aún no detectan el discurso de odio y los llamados a la violencia en su plataforma, que en el pasado ya se utilizó para distribuir y amplificar propaganda militar en Myanmar.

Los expertos advierten que pese a las promesas de Facebook de tomarse en serio su papel en el genocidio, este tipo de anuncios continuaron publicándose, lo que significa que la red social no es capaz de garantizar la restricción a los discursos de odio que incitan al asesinato de rohinyás.

“Estas publicaciones son impactantes por lo que alientan y son una clara señal de que Facebook no ha cambiado ni hecho lo que dijeron que harían: regularse adecuadamente“, comunicó Ronan Lee, investigador del Instituto para Medios e Industrias Creativas en la Universidad de Loughborough, en Londres.

El incidente hizo saltar las alarmas también por el hecho de que Facebook asegure que los anuncios pagados pasan por una revisión “aún más estricta” que las publicaciones regulares gratuitas. Sin embargo, Meta se negó a revelar cuántos de sus moderadores de contenido dominan el idioma birmano y, por lo tanto, pueden detectar los discursos de odio en esa lengua.

“Admito que ocho no es un número muy alto. Pero creo que los hallazgos son realmente contundentes, que los ocho anuncios fueron aceptados para su publicación”, señaló Rosie Sharpe, activista de Global Witness. “Creo que de eso se puede concluir que es probable que la gran mayoría de los discursos de odio se aprueben”.

Los rohinyás son una minoría étnica musulmana que habita en la costa oeste de Myanmar, país predominantemente budista. Desde 2012, el grupo ha sido víctima de violencia étnica, lo que ha resultado en la muerte de decenas de miles de personas y en un éxodo masivo hacia otros países, especialmente a Bangladés, donde viven cerca de un millón de rohinyás en campos de refugiados.

A principios de diciembre del año pasado, los refugiados rohinyás de Myanmar en EE.UU. presentaron una demanda contra Facebook por más de 150.000 millones de dólares, alegando que la inacción de la red social ante el “discurso de odio” contribuyó al genocidio de miles de rohinyás en el país asiático.

Ya en 2018, Facebook reconoció que no había hecho lo suficiente para frenar los mensajes de odio en Myanmar a raíz de un informe independiente que encargó para conocer el impacto de sus acciones en los derechos humanos en ese país.

Facebook queda prohibido en Rusia

Este 21 de marzo, Rusia reconoció como extremistas las actividades de Facebook e Instagram, propiedad de la compañía Meta Platforms, y prohibió su uso en el territorio del país.

La medida se produjo después de que Meta decidiera cambiar sus reglas en cuanto a lenguaje de odio si ese está dirigido contra las tropas rusas que participan en la operación militar en Ucrania, confirmó a principios de este mes el portavoz de la compañía, Andy Stone.

“Como resultado de la invasión rusa de Ucrania, hemos permitido temporalmente formas de expresión política que normalmente violarían nuestras reglas, con un discurso violento como ‘muerte a los invasores rusos’“, señaló el vocero. “Todavía no permitiremos llamados creíbles a la violencia contra los civiles rusos”, resaltó.

El pasado 4 de marzo, Rusia también bloqueó el acceso a Facebook en su territorio, alegando como motivo la discriminación hacia medios de comunicación rusos por parte de esa plataforma. En particular, la red social cerró el acceso a medios como Zvezda, RIA Novosti, Sputnik y RT.

spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

A Roger Waters le cancelan dos conciertos por su apoyo a Rusia

Está claro que la libertad de expresión brilla por su ausencia cuando de se trata de opinar en contra de los gobiernos occidentales. Eso ha sido así siempre, pero ahora, con la guerra de Ucrania desatada, lo estamos comprobando de manera bastante más clara.